Síntomas y tratamiento de la hepatoesplenomegalia

Síntomas y tratamiento de la hepatoesplenomegalia
comparte

La hepatoesplenomegalia es la inflamación del hígado y del bazo. Las causas de esta enfermedad son muchas y, dependiendo de la misma, habrá que recurrir a unos tratamientos o a otros.

La hepatosplenomegalia no siempre da síntomas, por lo que muchas veces es un problema que se detecta en la consulta del pediatra al palpar el tórax y notar que el hígado sobresale de la zona en la que suele estar, lo que implica que está más grande de lo que debería.

 

El tamaño normal del hígado se basa en valores establecidos mediante percusión, es decir, dando ligeros golpes. El tamaño se delimita midiendo la distancia entre el borde superior, que se establece mediante percusión, y el inferior, determinado por palpación. En general se estima que valores superiores a 3,5 cm en neonatos y a 2 cm en niños son indicativos de hepatomegalia.

 

En el 30% de los neonatos, el 10 % de los niños y el 5% de los adolescentes sanos, el bazo se palpa 1-2 cm por debajo del reborde costal izquierdo. Así que se dice que existe esplenomegalia cuando el bazo se palpa 2 cm o más por debajo del reborde costal izquierdo y su consistencia es dura, con textura anormal.

 

Las causas principales de la hepatosplenomegalia son:

 

No te puedes perder ...

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Síntomas y tratamiento de la pancreatitis

Se define como pancreatitis a la inflamación del páncreas causado por la liberación y activación de enzimas de la digestión en el propio órgano, en lugar de los intestinos. Esta patología suele remitir rápidamente, sin dejar lesiones permanentes, pero hay que saber reconocer los síntomas para evitar ciertas complicaciones.

• Inflamación: Las infecciones causadas por virus, bacterias, hongos y parásitos inducen hepatomegalia secundaria, igual que los tóxicos, las radiaciones y las enfermedades autoinmunes.

 

• Depósito excesivo: En el hígado puede almacenarse un exceso de glucógeno (glucogenosis, diabetes mellitus), grasa (esteatosis), metales (cobre en la enfermedad de Wilson) y proteínas anormales (déficit de alfa-1-antitripsina).

 

• Infiltración celular: Puede existir infiltración celular por tumores hepáticos, metástasis o quistes parasitarios.

 

Congestión del flujo sanguíneo: Se produce si hay una obstrucción suprahepática (por insuficiencia cardíaca congestiva, pericarditis) o intrahepática (cirrosis, enfermedad venosa oclusiva en trasplantes de médula).

 

Obstrucción biliar: Atresia biliar, quiste de colédoco, colelitiasis.

 

Según la causa el niño podrá presentar otros síntomas como fiebre, dolor abdominal, etc.


¿Cómo se trata la hepatosplenomegalia?


El tratamiento está encaminado a tratar la causa subyacente. Por ejemplo, si hay una infección, habrá que recetar los fármacos adecuados para acabar con la bacteria o microorganismo causante, menos en el caso de los virus. Si hay una obstrucción biliar, se debe eliminar.


En los lactantes con atresia biliar extrahepática se debe realizar una operación antes de los 2 meses de edad para mejorar la supervivencia del pequeño.


El trasplante hepático estará indicado en aquellas situaciones de insuficiencia hepática, cirrosis o tumores no resecables.


En la esplenomegalia masiva, o cuando esta se produce por una mononucleosis infecciosa o una hepatitis, se debe aconsejar evitar excesiva actividad física y deportes de contacto ya que puede haber una rotura.


En algunas enfermedades hematológicas es necesaria la realización de esplenectomía, es decir, extirpar el bazo, pero debe retrasarse lo más posible por el mayor riesgo de sepsis grave en los niños menores de 5 años.


Previamente a la esplenectomía han de administrarse vacunas frente a Haemophilus influenzae, neumococo y meningococo.


Te puede interesar:
La calculadora de peso de bebés permite realizar un seguimiento de cómo se está desarrollando un bebé en relación a otros de su misma edad.


Fecha de actualización: 07-12-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>