×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas en niños de insolación

Síntomas en niños de insolación

Todos en algún momento hemos escuchado que si nuestro hijo se acalora demasiado puede sufrir insolación, pero ¿qué es la insolación? ¿Cómo saber si mi hijo esta insolado? ¿Qué debo hacer si mi hijo tiene insolación?

Publicidad

La insolación ocurre cuando la temperatura de una persona sube mucho más de lo normal. En pocas palabras, sube la temperatura del cuerpo y se bloquea la capacidad de enfriarse. Recordemos que los niños son incapaces de regular su temperatura corporal, por lo tanto no pueden hacer que descienda hasta mantenerse. Por esta razón los bebes y niños son los más propensos a la insolación.         

 

Un niño puede sufrir insolación por diversas causas, por ejemplo, si está al aire libre durante mucho tiempo con un clima muy caluroso, sin hidratación continua, o está en el mismo ambiente pero muy tapado, lo cual también puede ocasionarle insolación. También ir en un automóvil con las ventanas cerradas y sin aire fresco, o dejarlo en un automóvil estacionado, son cosas que nunca deberías hacer, ya que lo pondría en peligro fácilmente.

 

La realidad es que la insolación puede suceder en pocos minutos en un automóvil o al aire libre. Por esa razón debes estar pendiente del comportamiento y estado de tu hijo.

 

Estos son algunos síntomas de insolación en niños:

No te puedes perder ...

Y tambien:


- Temperatura corporal elevada (40º o más)

 

- Piel seca y caliente, roja pero sin transpiración

 

- Dolor de cabeza

 

- Náuseas y vómitos

 

- Mareo

 

- Aletargamiento o fatiga

 

- Desorientación, agitación o confusión

 

- Latidos del corazón rápidos

 

- Convulsiones

 

- Alucinaciones

 

Esto es lo que debes hacer si tu hijo presenta estos síntomas:

 

Debes bajar su temperatura interna lo más rápido posible, pasa una toallita o un trapo sumergido en agua fresca por su cuerpo y abanícalo, ofrecerle agua o bebidas isotónicas en pequeños sorbos. Si pasados 10 o 15 minutos permanece decaído, confuso o delira, su temperatura corporal sigue siendo elevada y su respiración rápida, es posible que se trate de un golpe de calor.

 

Actuar con rapidez es de suma importancia porque un niño que sufre un golpe de calor intenso puede perder el conocimiento fácilmente. 

 

La insolación, como la mayoría de las enfermedades, pueden evitarse, solo debe seguir estos consejos:

 

En días de mucho calor:

 

- Intenta pasar el mayor tiempo posible en casa.

 

- Si están en casa, usad ventiladores.

 

- De ser posible, estad por momentos en ambientes con aire acondicionado frío, en casa o en los lugares públicos que lo posean.

 

- Es aconsejable salir al aire libre por la mañana o en la tarde.

 

- Evitar que transiten y jueguen expuestos al sol, menos aún en horario de 12 a 2 pm.

 

- Proponer actividades tranquilas y evitar juegos intensos.

 

- No es conveniente realizar ejercicios físicos intensos.

 

- Viste a los niños con ropa liviana preferentemente de algodón, de colores claros, y usad gorras.

 

- A los lactantes hay que ofrecerles el pecho con más frecuencia y los niños deben tomar agua muy seguido a pesar de no tener sed.

 

- Durante las actividades al aire libre que los niños descansen con frecuencia y refresquen su cuerpo con agua.

 

- Si su hijo va a realizar actividad deportiva, que tome líquidos suficientes antes, durante y después de realizar el mismo, que se proteja del sol con ropa adecuada, que tenga períodos de descanso adecuados y que ante el menor síntoma busque asistencia médica.

 

- Nunca dejar a un niño solo en un automóvil y no realizar viajes prolongados sin tomar medidas preventivas.

 

Es muy importante que nuestros niños puedan disfrutar del sol y las actividades al aire libre. Pero debemos tener cuidado con la exposición al sol para que esta no se convierta en un riesgo para la salud de nuestros pequeños.


Fecha de actualización: 05-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.