• Buscar
Publicidad

¿Qué significan los diferentes colores de las heces de un bebé?

¿Qué significan los diferentes colores de las heces de un bebé?

Según la edad del bebé y el tipo de alimentación que lleve sus deposiciones serán de un color u otro. Por eso, si un día sus cacas son de un color o textura diferente es probable que te asustes pensando que le pasa algo. Sin embargo, no debes preocuparte ya que no siempre tienen por qué ser iguales. Te explicamos qué significa cada uno de los colores que pueden presentar sus heces y cuándo hay que preocuparse.

Publicidad

Indice

 

Heces de color negro y pegajosas en el recién nacido

Esto es lo que se conoce como meconio y son las primeras deposiciones que echa el bebé tras el nacimiento. Es normal que sean negruzcas y pegajosas, parecidas al alquitrán. No debes alarmarte, es un signo de buena salud que las expulse en las primeras 48 horas.

Tienen este color y textura porque están formadas por los restos de líquido amniótico y otras sustancias que el bebé ha tragado mientras estaba en el útero.

 

Heces amarillas y con semillas

Es el aspecto normal de las cacas de un bebé alimentado con leche materna. Su olor es suave y pueden ser expulsadas de manera explosiva, con lo que hay que tener cuidado el cambiarle. Tienen un color amarillo mostaza y es habitual que presenten unos grumos parecidos a semillas. Son blandas, casi líquidas.

Lo normal mientras esté alimentado al pecho es que evacúe unas 5 o 6 veces al día.

 

Heces de color amarillo pálido y más espesas

Así son las caquitas de los bebés alimentados con leche de fórmula. Son más espesas porque no se digiere igual de bien que la leche materna. Su olor es más fuerte.

Los bebés alimentados solo con leche de fórmula normalmente hacen menos veces caca al día y pueden padecer estreñimiento.

 

Heces de color marrón verdoso

Son las primeras cacas que hacen los bebés al empezar a consumir sólidos. Durante los primeros meses, color puede variar según lo que haya comido, sobre todo al introducir nuevos alimentos. Así, si come zanahorias puede ser más naranja. Estos se debe a que su aparato digestivo tiene que acostumbrarse a los nuevos alimentos. A medida que su dieta se estabilice, las cacas se harán más iguales, siempre de un tono marrón.

También se vuelven mucho más olorosas y la textura se unifica, siendo normal que expulse las heces más espesas, en forma de bola.

 

Heces acuosas y blandas

Si el bebé hace caca más a menudo de lo normal, muy líquida y sale de forma explosiva, significa que sufre diarrea. La diarrea en sí no es una enfermedad grave pero puede causar deshidratación. Es importante que el bebé se mantenga hidratado mientras dure el episodio y, si es muy pequeño, debes acudir al pediatra en seguida para que valore el tratamiento más adecuado.

 

Heces secas, marrones y duras

Las heces duras en forma de bolita, que al bebé le cuesta expulsar, suelen ser síntoma de estreñimiento.

Si el bebé está alimentado con leche de fórmula, y el estreñimiento dura mucho tiempo, consulta con el pediatra para que te recomiende algún suplemento que le ayude.

Si ya toma alimentos sólidos, aumenta la ingesta de líquidos y de alimentos con fibra para mejorar el tránsito intestinal.

 

Heces verdes brillantes y espumosas

Estas caquitas son habituales en bebés alimentados con leche materna que no vacían el pecho, por lo que reciben la leche de la primera fase de la toma, más líquida y con menos grasa. Así, ingieren demasiada lactosa (el azúcar natural de la leche materna).

Para evitar que pase esto es importante que le tengas en el mismo pecho todo el tiempo que sea necesario hasta que vacíe el pecho.

 

Heces con vetas rojas

Las vetas rojas son restes de sangre que suelen indicar que el bebé tiene un pequeño desgarro o fisura anal, frecuente en niños que padecen estreñimiento habitualmente.

Consulta a tu pediatra para que evalúe si la herida es grande o no, pero normalmente se pasa solo cuando se resuelve el estreñimiento.


Heces negras

Las caquitas negras y espesas, fuera del meconio, pueden ser un síntoma de algo grave ya que podrían ser así por contener sangre que entró en el tracto gastrointestinal superior, por lo que hay que acudir al médico de inmediato.

 

Heces blancas

Las deposiciones de color blanco y calcáreas pueden ser señal de carencia de bilis, es decir, problemas en el hígado o la vesícula.

Si es así, acude al pediatra para que evalúe a tu hijo.
 

Entonces, ¿cuándo debo acudir al médico?

- Las heces son espumosas

- Son negras

- Son grasientas y emiten un olor rancio e intenso

- Contienen moco

- Tienen restos de sangre roja o la cantidad de sangre en las heces es abundante

- Tiene diarrea de color verde (paso rápido de la bilis)


Glosario

Bilis

Definición:

La bilis es una sustancia líquida alcalina amarillenta producida por el hígado. Interviene en los procesos de digestión funcionando como emulsionante de los ácidos grasos (es decir, las convierten en gotitas muy pequeñas que pueden ser atacadas con más facilidad por los jugos digestivos). Contiene sales biliares, proteínas, colesterol y hormonas.

Síntomas:

El colesterol contenido en la bilis puede acumularse en masas en la vesícula biliar, formando cálculos biliares. En ausencia de bilis, las grasas no se digieren y se excretan en las heces. En este caso, las heces carecen de su color marrón característico y, en cambio, son blancas o grises, con aspecto grasiento. Esto causa problemas significativos en la parte distal del intestino ya que normalmente todas las grasas son absorbidas antes en el tracto gastrointestinal.

Tratamiento:

Depende de los problemas asociados a estos trastornos.

Fuente:

AEP

Fecha de actualización: 26-05-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×