Microglosia, anguiloglosia y otros defectos en la lengua del bebé

Microglosia, anguiloglosia y otros defectos en la lengua del bebé
comparte

Algunos bebés nacen con pequeños defectos en la lengua que, muchas veces, no provocan grandes problemas, aunque sí pueden afectar a su alimentación en la lactancia o a su manera de hablar al crecer.

Microglosia


Es una anomalía congénita extraña que se caracteriza por una lengua anormalmente pequeña. Normalmente va asociado a otros síndromes o defectos del desarrollo, aunque también puede darse como un caso aislado que no implique ningún otro problema. Produce dificultades severas del habla y no permite alimentarse con algunos tipos de alimentos.


Si causa problemas al bebé se puede recurrir a la cirugía para intentar mejorar las funciones del habla y la alimentación. En ocasiones hará falta también acudir a un logopeda.


Macroglosia


Es una anomalía más común que la anterior e implica un aumento del tamaño de la lengua, que puede ser congénita o adquirida.


Al no caber la lengua en la cavidad bucal, se asoma al exterior, dificultando la fonación y la deglución, además de proyectar los incisivos hacia adelante.


Las causas principales de este defecto son enfermedades como el Síndrome de Beckwith-Wiedemann o el Síndrome de Down, la diabetes o el síndrome de neoplasia endocrina múltiple.

No te puedes perder ...


En ocasiones se da una macroglosia relativa, que implica que la lengua es normal en tamaño pero parece exageradamente grande con respecto al resto de rasgos faciales. Puede surgir por diversas razones, como la postura habitual de la lengua, quistes o tumores en la misma, hipertrofia de adenoides, etc.


En este caso tampoco se suele tratar, aunque se puede apoyar en el logopeda para hablar bien. Si el caso es muy grave y afecta a la vida del niño, se puede recurrir a una glosectomía, una operación quirúrgica para reducir la lengua.


Aglosia


Es un defecto congénito muy raro ya que implica la ausencia completa de la lengua. Normalmente va asociada a otros defectos del desarrollo graves causados durante el desarrollo embrionario, como la falta de dedos.


Si una persona padece aglosia, pierde la capacidad de hablar y de comunicarse con los demás a través del habla.


Anquiloglosia


Este problema aparece cuando la parte de abajo de la lengua está demasiado pegada al piso de la boca. Esto hace que la lengua no se pueda sacar mucho, lo que dificulta su movilidad y puede causar problemas al succionar o al pronunciar ciertos fonemas.


También denominada frenillo lingual corto ya que las personas que padecen anquiloglosia tienen el frenillo lingual demasiado corto y grueso.


Se desconoce la causa de este problema, aunque se piensa que puede ser hereditario.

En los recién nacidos la anquiloglosia puede causar problemas para iniciar o mantener la succión del pezón, por lo que se cansa enseguida de comer, pero rápidamente vuelve a llorar porque tiene hambre. Esto provoca poco aumento de peso o pérdida de peso, problemas en los pezones y grietas, actitud irritable del bebé, etc.


La anquiloglosia o frenillo lingual corto no se trata ni se corrige quirúrgicamente a no ser que cause muchos problemas, en cuyo caso se puede operar para cortar el frenillo y así dar más libertad a la lengua (frenotomía).


No obstante, generalmente lo que se hace es ayudar a la madre con la lactancia para conseguir que sea un éxito mediante posturas diferentes, el uso de pezoneras, etc.


En muchos casos el problema disminuye al crecer la lengua, aunque también hay niños que tienen dificultades para pronunciar ciertos sonidos al crecer, como la “r”, por lo que pueden necesitar un logopeda.


No obstante, también hay bebés con anquiloglosia que maman perfectamente y no presentan ningún problema en ningún momento de su vida, simplemente sacan la lengua un poco menos de lo normal de la boca. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>