La fiebre de los tres días

La fiebre de los tres días
comparte

De repente un día tu bebé presenta 40 de fiebre, pero su aspecto no parece indicar que esté enfermo. Está contento, juega normalmente, no ha perdido el apetito y su estado general es el habitual. ¿Qué le ocurre? Si esa fiebre le dura unos 3 días y tras ese tiempo le sale un sarpullido por su cuerpo, seguramente se trate del llamado exantema súbito o sexta enfermedad, que si bien es bastante común entre los lactantes, resulta no menos angustioso para sus padres.

Los síntomas más característicos y llamativos de esta enfermedad, también conocida como fiebre de los tres días o roséola, abarcan, como mencionábamos, una repentina subida de la fiebre hasta los 40 grados, durante un periodo de 3 a 5 días. Inmediatamente después, la temperatura experimenta una importante bajada, hasta que la fiebre desaparece, y surge una erupción cutánea por el tronco del pequeño, que puede llegar a extenderse por las extremidades o el cuello.

 

Este exantema se manifiesta en forma de pequeñas manchas o llaguitas abultadas, de un color rosa pálido, semejantes a las que brotan con otras enfermedades comunes, como el sarampión o la rubeola, razón por la cual son fácilmente confundibles. Este sarpullido no molesta ni produce picor y no dura más de uno o dos días, pero ayudarán al pediatra a identificar la patología.

 

Su origen está en una infección vírica (herpes virus), siendo más frecuente al final del invierno y en primavera. Por lo general la fiebre de los tres días afecta a niños entre los 3 meses y los 3 años, aunque como siempre, cuanto más pequeños, más vulnerables serán. Se trata además de una enfermedad muy contagiosa que se transmite por las vías respiratorias, a través de la saliva, por los estornudos, tosas, etc. Conviene, por ello, extremar las precauciones y las medidas de higiene cuando hay niños muy pequeños cerca y mantener al niño enfermo alejado de otros por un periodo aproximado de 7 días.

No te puedes perder ...

Prevención de las enfermedades comunes de los lactantes

Prevención de las enfermedades comunes de los lactantes

Durante los últimos años, la incidencia de enfermedades alérgicas se ha incrementado notablemente, de forma especial en los países más desarrollados. De hecho, entre el 10% y el 20% de los niños europeos sufren eccemas en la piel debido al estilo de vida occidental. Incluso se ha llegado a afirmar que en el año 2020, la mitad de la población de los países europeos podría padecer alergia.

 

¿Cómo se cura?

Al ser una enfermedad vírica no tiene un tratamiento específico. Igualmente esta enfermedad tiene el inconveniente de que no puede diagnosticarse hasta que no aparece el sarpullido (inocuo) y la fiebre ha remitido, por lo tanto el tratamiento en este caso se reduce a aliviar al niño de los síntomas, tratando la fiebre con antitérmicos como paracetamol o ibuprofeno, bajando su temperatura corporal con baños de agua tibia y ofreciéndole mucho líquido para evitar la deshidratación.

 

A pesar de no ser una enfermedad grave, debemos vigilar la aparición de posibles convulsiones febriles, especialmente en aquellos niños con predisposición, o de otros síntomas.

 

Del mismo modo se recomienda acudir al pediatra si la fiebre no desciende con tratamiento.


Te puede interesar:
El cálculo de percentiles es una de las revisiones que realiza el pediatra en las visitas de los bebés para comprobar si están creciendo de manera correcta.


Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Exantema súbito", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/exantema-subito

Imagen: freedigitalphotos.net

Fecha de actualización: 02-04-2013

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>