• Buscar
Publicidad

¿Qué hacer si el bebé tiene convulsiones febriles?

¿Qué hacer si el bebé tiene convulsiones febriles?

La mayoría de padres se sabe enfrentar a una fiebre normal de sus hijos. La cosa se complica cuando aparecen las convulsiones febriles, siendo más habituales en niños de uno a dos años. Esta situación, aunque no sea grave, se puede convertir en verdadera angustia para los padres, por eso, os mostramos lo que se debe hacer. 

Publicidad

Indice

 

Causas de las convulsiones febriles

Para comenzar, una convulsión febril en niños pequeños está causada por picos de fiebre alta. Durante estas convulsiones, los niños suelen perder la conciencia y se estremecen moviendo las extremidades en ambos lados del cuerpo. Igualmente, aunque sea menos común, el niño se puede volver rígido o tener contracciones en una sola parte del cuerpo. Lo más normal es que duren un minuto o dos, pero pueden ser breves, de apenas unos segundos, o extenderse hasta quince minutos. Ocurren en el primer día en fiebres que hayan sido suscitadas por catarros, gastroenteritis o infecciones de oído.

La principal causa se debe a que la temperatura se sistematiza en un centro que se encuentra en el cerebro. En los más pequeños, este centro todavía no está desarrollado del todo y, cuando su temperatura aumenta de forma brusca, el cerebro todavía no sabe reaccionar y, como resultado, se producen las convulsiones febriles. 

 

Síntomas de las convulsiones febriles

- El niño pierde la consciencia

- Empieza a sacudir su cuerpo, sobre todo sus extremidades

- Existe contracción muscular repentina

- El niño puede llorar

- Puede ser que se orine o vomite

- En ocasiones, los niños en esos momentos son incapaces de respirar y, en consecuencia, empiezan a ponerse morados

 

¿Cómo se debe actuar en estos casos?

Es importante que durante estas crisis tengáis en cuenta:

- No dejar al pequeño solo en ningún momento

- No impedir los movimientos convulsivos de tu hijo

- Lo mejor que puedes hacer es colocar a tu hijo en el suelo en una zona segura

- Si el pequeño vomita o acumula saliva en la boca, debes voltearlo hacia un lado o boca abajo para que su respiración no se vea obstaculizada

- Asimismo, no le metas nada en la boca para que no se muerda la lengua, puesto que la probabilidad de lesiones aumenta

- Si lleva ropa de vestir ajustada, aflójala, aunque es mejor retirar la ropa de cintura para arriba

- A la vez, intenta que la fiebre disminuya aplicándole paños mojados de agua tibia. Presta atención sobre todo a las zonas de la frente y el cuello

- Mantén la calma y, cuando haya pasado la convulsión, adminístrale el antitérmico habitual

- Debéis acudir a urgencias para explicarle al médico lo acontecido

Por último, no te asustes si tu hijo manifiesta frecuentemente convulsiones febriles. En estos casos, el médico le recetará algún medicamento específico para evitar el riesgo de una nueva convulsión. Si se vuelve a repetir, no os preocupéis porque estas convulsiones no causan ningún daño al niño. 


Glosario

Convulsión febril

Definición:

La fiebre muy alta puede desencadenar convulsiones, sobre todo en niños pequeños.

Síntomas:

Los ojos se voltean, las extremidades se quedan rígidas, sufre espasmos y contracciones musculares...

Tratamiento:

Hay que conseguir bajar la fiebre mediante antipiréticos y tratar la causa de la temperatura tan elevada.

Convulsión febril

Definición:

Las convulsiones febriles en infantes o niños pequeños son convulsiones causadas por fiebre. Durante las convulsiones febriles, los niños a menudo pierden la conciencia y se extremecen, moviendo las extremidades en ambos lados del cuerpo. Menos comúnmente, el niño se vuelve rígido o tiene contracciones en una sóla parte del cuerpo. La mayoría de las convulsiones febriles duran un minuto o dos, aunque algunas pueden ser tan breves como algunos segundos y otras pueden durar por más de 15 minutos.

Tratamiento:

Se debe colocar al niño en una superficie rígida tal como el suelo o una mesa, sujetándole para que no se caiga. Retirar la ropa de la cabeza, cuello y abdomen dejándole con ropa ligera. Colocarle en un ambiente fresco y aireado. No darle nada de beber. Aplicar compresas de agua fría en la frente o refrescarle el cuerpo con una esponja o darle un baño de agua tibia. Si la fiebre es muy alta, darle un antipirético. Al acabar las convulsiones, ponedle en la posición lateral de seguridad. Llamar al médico.

Fecha de actualización: 07-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×