×
  • Buscar
Publicidad

Infección urinaria en niños

Infección urinaria en niños

Este tipo de infección es más frecuente en la infancia que en cualquier otra etapa de la vida, y mucho más en niñas que en niños. Los principales síntomas varían con la edad, así como el tratamiento

Publicidad

Indice

 

 

Causas de las infecciones urinarias en niños

La causa principal de cualquier infección es la colonización de un órgano por determinadas bacterias. Estas bacterias suelen estar en la zona del ano, pero en ocasiones ascienden por la uretra hacia la vejiga o los riñones, provocando una infección y la nefrotoxicidad.

Existen determinados problemas que pueden favorecer la subida de bacterias hacia la vejiga, algunos de ellos congénitos:

- Reflujo vesicoureteral: es un defecto de nacimiento que provoca que la orina vuelva de nuevo hacia los uréteres y los riñones. Puede causar pielonefritis (infección urinaria alta) frecuentes al llegar los desechos de la orina a los riñones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Mielomeningocele: una lesión de la médula espinal que dificulta el vaciado de la vejiga.

- Anomalías congénitas de las vías urinarias: duplicación de las vías urinarias, riñones ectópicos, extrofia de vejiga, etc.

- Falta de higiene o higiene defectuosa.

- Exposición excesiva a la humedad y al frío del área genital.

- Asimismo, la edad y el sexo también influyen, ya que las infecciones son más comunes en las niñas, sobre todo a partir de los 3 años, cuando comienzan a controlar los esfínteres.

 

Principales síntomas de las infecciones urinarias

La sintomatología de estas enfermedades varía con la edad.

- Recién nacido: es más difícil descubrir la causa a esta edad ya que los síntomas pueden ser muy inespecíficos, y el pequeño aún no es capaz de mostrar lo que le molesta. Suele darse baja ganancia de peso, ausencia de movimientos, temperatura baja, pérdida del apetito, ictericia…

- De 6 meses a 2 años: fiebre, inapetencia, vómitos… Si los riñones también están afectados, además el pequeño tendrá escalofríos, náuseas, dolor abdominal y dolor de espalda.

- Más de 2 años: escozor al orinar, ganas frecuentes de miccionar, sangre en la orina, fiebre, orina turbia o de mal olor…
 

Tratamiento para las infecciones urinarias

El principal tratamiento es el suministro de antibióticos para curar la infección y combatir las bacterias causantes de la misma. El tratamiento debe comenzarse lo antes posible para evitar complicaciones (especialmente, que afecte a los riñones que aún están en desarrollo).

Si hablamos de recién nacidos o menores de 6 meses, es posible que tengan que estar hospitalizados unos días para suministrar los antibióticos por vía intravenosa.

Asimismo, necesitará abundantes líquidos para eliminar las bacterias por la orina y limpiar tanto la uretra como la vejiga.
 

¿Se pueden prevenir las infecciones urinarias?

Hay niños más propensos a contraer este tipo de infecciones, tanto que pueden llegar a sufrirla hasta 4-5 veces al año. Para evitar esta enfermedad se debe:

- Enseñarle a ir al baño siempre que tenga ganas, no debe aguantarse.

- Evita los baños largos. Es mejor siempre una ducha.

- Procurar que beba muchos líquidos a diario (en especial, agua).

- Cambiarle el pañal frecuentemente para que las bacterias no permanezcan mucho tiempo en contacto con su piel.

- La ropa interior mejor de algodón y suelta.

- Limpiarle siempre de delante hacia atrás y enséñale a hacerlo él cuando empiece a dejar los pañales.


Fuente: Blog EnFamilia de la AEP: "Infección de orina", https://enfamilia.aeped.es/temas-salud/infeccion-orina

Fecha de actualización: 04-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.