El crecimiento del niño: Los percentiles

El crecimiento del niño: Los percentiles
comparte

Para valorar la talla de un niño se precisan estándares de referencia, con los que compararla. Estos valores son diferentes para cada población y época en que se han establecido.

Así, disponemos de valores de la normalidad actuales y de población española (“Estándares Españoles de Crecimiento 2010”). Unos de estos estándares se llaman percentiles.

 

¿Qué son los percentiles?

 

Los percentiles son valores numéricos que definen los límites de la normalidad, máximo, media y mínimo, de la talla, para cada edad y sexo.

 

Los percentiles se hallan por una fórmula matemática, variable según del que se trate. Los más utilizados son el 97 o máximo, el 3 o mínimo, y el 50 o valor medio.

 

Cada percentil tiene su valor para cada edad.

 

Este valor se representa en una gráfica de coordenadas, donde se sitúa la edad reflejada en años en el eje horizontal y la talla en centímetros en la coordenada vertical. Así uniendo ambos la edad y talla del niño, podemos representar el valor de un percentil mediante un punto. La unión de cada punto por un trazo, nos dará la línea de cada percentil desde los 0 a los 18 años.
 

La obediencia a cada edad, del bebé al niño

La obediencia a cada edad, del bebé al niño

Los límites son necesarios para el crecimiento del niño. Les protegen y les enseñan a frustrarse, con lo que aprenden que no todo se consigue ni todo se puede hacer, porque hay cosas que no son correctas. Sin embargo los niños no nacen con un código de normas bajo el brazo que les dicte la forma de comportarse en este mundo al que acaban de llegar. El aprendizaje de estas reglas pasa necesariamente por la obediencia a una autoridad. Para esto los primeros años de la vida de un niño son fundamentales

 

La utilidad de las gráficas para ver cómo crece nuestro hijo

 

Las gráficas son útiles para ver cómo va desarrollándose nuestro niño. Para ello es importante ver cómo evoluciona alrededor del mismo percentil y utilizar tablas de percentiles actuales y de nuestra población, que reflejan los límites de normalidad: mínimo, máximo y media para cada edad.

 

El que un niño esté por debajo de la media no significa algo anormal. Como tampoco tiene porque serlo que un niño crezca siempre por el límite inferior de la normalidad. El crecimiento regular de un niño es bastante tranquilizador, aunque si es muy bajito conviene ser estudiado. Aunque hay que tener en cuenta también que la talla del niño se debe referir no solo a la población sino a la familia.

 

La talla proyectada es la que un niño alcanzaría si finalizara el crecimiento en el percentil actual.

 

Los controles periódicos del crecimiento

 

Es importante controlar periódicamente a los niños para comprobar que el incremento de talla, de peso, de índice de masa corporal, así como el desarrollo sexual, son los adecuados para los percentiles de la normalidad de cada región o país.

 

Dr. Manuel Ruiz-Echarri.
Hospital de Día Quirón. Zaragoza.
Tf 976 57 90 00
www.ruiz-echarripediatria.es
@EcharriRuiz
www.portalpediatrico24h.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×