¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?

¿Cómo saber si mi bebé aún tiene hambre?
comparte

Casi todas las madres primerizas siempre tienen la incertidumbre en saber por qué motivo llora el bebé y si el bebé se queda con hambre, pero esto es muy normal mientras se va dando el proceso de entender al bebé.

Durante las primeras semanas es importante que desde el hospital se vaya acercando al bebé al pecho de la madre durante la primera hora de nacido, al menos de 8 a 12 veces durante las primeras 24 horas. Esto ayudará a tener suficiente leche.

 

La primera leche (calostro) está cargada de anticuerpos que ayudan al bebé a protegerse de las enfermedades. La leche materna es el alimento perfecto para las necesidades del niño, aun cuando en los primeros días parezca que no es suficiente. Al principio, el estomago del niño es muy pequeño (solo del tamaño de una canica) y se llena con 1 o 2 cucharaditas, por eso el niño no necesita mucho.

 

Hace unos años no había demasiado problema a la hora de alimentar a los bebés porque existía una regla que servía para todos los niños: darles de comer cada tres horas. Esta regla ya no sirve. Se les daba cada tres horas porque la mayoría tomaban leche artificial y coincidía que la digestión de un biberón de leche de fórmula tiende a durar ese tiempo y no pedían antes.

 

Como mencionábamos al inicio las primeras semanas después del parto son de aprendizaje para la madre y el bebé. Es muy importante que observes los signos en que tu bebé te informa que ya tomó suficiente leche.

No te puedes perder ...

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda que durante los primeros 6 meses de vida, siempre que sea posible, el bebé se alimente de leche materna exclusivamente. Las primeras semanas la alimentación se hará a demanda, es decir, se le pondrá al pecho siempre que el bebé lo reclame. A medida que crezca, las tomas se irán regulando y tanto la madre como el bebé se acostumbrarán a mamar a la misma hora y el mismo tiempo.

 

 

Tomar del pecho materno o biberón

 

La leche materna se digiere en una hora y media (90 minutos) y lo normal en un bebé amamantado es que haga más tomas que los niños de biberón.


El tiempo en los niños de leche materna no hay que tenerlo en cuenta, porque cuando maman no siempre se llenan, a diferencia del biberón donde los padres controlan el tiempo y la cantidad que toman, pero con el pecho no, se dice que hay que darles de comer a demanda, cuando pidan.


Un especialista en lactancia te podrá indicar si tienes suficiente leche, y darte información de otras maneras de hacer sentir mejor a tu bebé.

 

Cómo saber si el bebé tiene hambre

 

Observar a tu bebé te puede ayudar a interpretar las señales de hambre del bebé.

Los gestos del bebé, si mueve o no la boca, protesta o no, etc., pueden servirnos para saber si tiene deseo de comer. En caso de duda, hay que acercarle al pecho. Si se echa a llorar y no quiere, es que no tenía hambre.


Es posible que lo que quiera sean cariños o cosquillas, que juegues con él. Es imposible hacer comer a un niño que no tiene hambre: no mamará.

 

También algo que nos dice si está bien alimentado o está pasando hambre y es el peso del bebé. Presta mucha atención a su peso, si es un bebé que está gordito, por mucho que llore, no está pasando hambre. No por verlo gordito pienses que no debe comer, recuerda que la alimentación es fundamental para su desarrollo. En cambio, si pierde peso, por muy tranquilo que lo veamos, está desnutrido. Los niños que pierden mucho peso no lloran de hambre, porque están demasiado débiles para llorar.

 

En las primeras semanas, después de los 3-4 días de vida, un bebé que come lo suficiente defecará varias veces al día, heces amarillas y líquidas y la orina será clara y abundante, casi una por toma. Cacas verdes, escasas o pipí escaso en un bebé que no gana bien de peso pueden indicar que está comiendo poco. Y el pipí del bebé no debe ser naranja ni rojo a partir del 4º día de vida.

 

Los bebés alimentados con pecho suelen hacer mayor número de cacas. Es normal incluso que las hagan tras cada toma (6-8 al día). Esto se debe al llamado reflejo gastro-cólico, que vamos perdiendo a medida que crecemos. Las deposiciones en estos niños suelen ser de color amarillo-verdoso o amarillo-mostaza, con poco olor y poca consistencia; generalmente líquidas o semilíquidas con grumitos.

 

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de leche para la lactancia artificial que arroja como resultado una recomendación de cuánta leche debería tomar un bebé según su edad. Se trata sólo de una recomendación ya que los últimos estudios científicos sugieren que los bebés se alimenten a demanda.


Fuente:

Una Adaptación del Modelo Comercial para la Lactancia Materna

Organización Mundial de la Salud

Fecha de actualización: 11-09-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>