×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo funcionan las vacunas?

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas son muy importantes para la salud porque protegen no solo a las personas a las que se les inocula, sino a toda la comunidad en la que viven al lograr que ciertas enfermedades se erradiquen y dejen de ser causa de epidemias mortales

Publicidad

Indice

 

¿Para qué sirven las vacunas?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Las vacunas son una protección activa y duradera contra enfermedades muy graves que hasta hace unas décadas podían ser mortales, como la hepatitis B, la viruela, la difteria, etc. Asimismo, al haber menos personas susceptibles a la enfermedad, hay menor riesgo de contagio y extensión de la misma, con lo que se presentan menos casos cada vez, llegando a erradicarse algunas enfermedades de ciertas zonas (como la poliomielitis o la difteria, prácticamente inexistentes en Europa).

Cada país tiene su propio calendario vacunal, aunque todos recogen las principales enfermedades más contagiosas que disponen de vacuna: hepatitis B, meningitis C, poliomielitis, tos ferina, difteria, triple vírica (sarampión, rubéola y varicela), tétanos.

Sin embargo, la vacunación no es obligatoria, aunque no vacunar a un niño es una irresponsabilidad, ya que no solo ese niño no estará protegido frente a enfermedades muy graves, incapacitantes e incluso mortales, sino que, al ser a la vez muy contagiosas, podrá enfermar a personas que aún no hayan sido vacunadas y aumentar la prevalencia de esa enfermedad es esa área territorial.
 

¿Cómo funcionan las vacunas?

La primera vacuna fue descubierta en 1796 por Edward Jenner para combatir la viruela. Desde entonces, se han ido descubriendo muchas vacunas que protegen frente a enfermedades infecciosas.

Las vacunas se crean a partir de versiones atenuadas, débiles o inactivas de los virus o bacterias que causan determinadas enfermedades. Se somete a estos microbios vivos a unas condiciones de vida inadecuadas para ellos, de tal manera que pierdan su virulencia pero no su capacidad de provocar una respuesta inmunitaria en el organismo.

Cuando estos microbios son introducidos en el cuerpo, el sistema inmune comienza a trabajar creando anticuerpos específicos frente a la enfermedad que provocan. Una vez se han creado esos anticuerpos, permanecerán en el organismo para toda la vida (excepto en vacunas que requieren recuerdo cada cierto tiempo) y se activarán si la enfermedad real llega al cuerpo, haciendo que esa persone no la contraiga.

Tras recibir la vacuna, por medio de una inyección, ingiriéndola o intranasalmente, será el organismo  el que vaya a producir anticuerpos contra los gérmenes modificados que contiene. Son esos anticuerpos los que protegerán frente a esos agentes verdaderos causantes de la enfermedad, destruyéndolos y haciendo que uno no enferme. Es una forma de reaccionar aprendida ya que lo que va a proporcionar es inmunidad ante futuros encuentros con el microbio agresor.

Por ello, todas las vacunas son tan importantes pues son fundamentales para el cuidado de la salud de toda la comunidad porque son ellas las únicas encargadas de protegernos de numerosas enfermedades muy graves y evitar su propagación y contagio. Cuanta más gente haya vacunada, menos circularán esos gérmenes.


¿Cómo se obtienen las vacunas? ¿Son seguras?

Se obtienen inactivando o debilitando el microorganismo que causa la enfermedad para que, cuando se aplique a una persona, su cuerpo pueda producir defensas contra esa enfermedad que podrán protegerlo de padecerla.

Y sí, las vacunas son seguras, aunque hay que tener precauciones con algunas que serán además recordadas por los sanitarios al momento de la vacunación.


¿Por qué hay que vacunar a los más pequeños?

Los niños necesitan vacunas para protegerse especialmente de enfermedades peligrosas. Algunas de ellas, por ejemplo, pueden tener complicaciones graves o secuelas e incluso llegar a provocar la muerte. Es cierto, no obstante, que alguno de estos padecimientos son ahora bastante poco frecuentes. Sin embargo, es necesario seguir vacunando a toda la población para seguir manteniendo la seguridad en cuanto a sanidad se refiere para todos. Si dejamos de vacunar, los virus estarán más activos y habrá muchos más infectados.


¿Cuáles son las enfermedades que van a evitar las vacunas?

Las vacunas más comúnmente empleadas en nuestro país son la hepatitis B, la difteria, el tétanos, la tosferina, el polio, el meningococo C, el neumococo, el sarampión, la rubéola, la parotiditis (o paperas, nombre con el que comúnmente es conocido), el virus del papiloma humano, el rotavirus, el meningococo B, la hepatitis A y la gripe.


La vacuna de la gripe ¿qué sabemos sobre ella?

La gripe es una enfermedad respiratoria muy contagiosa producida por el virus de la gripe. Esta puede resultar más grave en los ancianos y en los niños y adultos incluidos en los grupos de riesgo de complicaciones. La complicación más frecuente es la neumonía, que puede ser provocada por el propio virus o por una sobreinfección bacteriana.

La vacuna de la gripe solamente debe utilizarse en bebés a partir de los seis meses de edad y no antes. También debe vacunarse de la gripe a los niños y resto de convivientes enfermos (ya sean niños o adultos). Las embarazadas deben vacunarse de la gripe si el embarazo transcurre durante la época gripal tanto para evitar complicaciones de esta enfermedad durante la gestación como para transferir defensas al feto.


¿Hay que vacunarse cada año de la gripe? ¿Por qué?

En España se recomienda la vacunación anual a los niños con enfermedades que les hagan más propensos a las complicaciones como el asma moderada o grave, la diabetes o algunas enfermedades renales, enfermedades del sistema inmunológico, neurológicas o prematuridad, etc.

El virus de la gripe tiene la propiedad de poder cambiar de año en año y, como consecuencia, nuestras defensas no son capaces de reconocerlo o solo parcialmente cada vez que vuelve y es por eso por lo que puede provocar la enfermedad en cada nueva temporada. Es fundamental vacunarse cada año. También es esa la razón por la que anualmente hay que fabricar una vacuna adaptada cada año a todos esos cambios que haya podido sufrir el virus.

Las vacunas de la gripe que hay en España son todas inyectables. Por norma general, es de una dosis anual, aunque en el caso de los niños si estos tienen menos de nueve años y es la primera vez que se vacunan de la gripe sí se recomiendan dos dosis en vez de una y separadas por un mes. La Asociación Española de Pediatría (AEP) es la que recomienda dosis completas de vacuna en todas las edades.


¿Embarazada y con gripe?

Las vacunas específicas de las mujeres embarazadas son la de la tos ferina y la de la gripe. Esta última, como ya veíamos, es una infección viral respiratoria que de manera anual se repite en el invierno y que padecen niños y mayores. Se trata de una infección leve y la recuperación resulta completa y sin secuelas, aunque se pasa por varios días de fiebre y síntomas catarrales.

La gripe no tiene por qué ser peligrosa en el embarazo. Sin embargo, existen diferentes personas que por su edad, su situación o su enfermedad son más propensas a sufrir complicaciones de la gripe y muchas de ellas además muy graves. Es en este grupo en el que aparecen las embarazadas.

Sabemos que la gestación en sí es un periodo en el que el padecimiento de la gripe da lugar a más complicaciones e ingresos hospitalarios en mujeres, por lo demás, sanas siendo la complicación más frecuente de nuevo la neumonía como pasa en los niños.

Resulta fundamental, por tanto, vacunarse. Además de la protección de la madre en un momento de especial riesgo, la vacunación durante el embarazo da defensas al futuro recién nacido. Su madre le está transmitiendo los anticuerpos que fabrique como consecuencia de su vacunación. Además, le proporcionará también una barrera de protección contra la gripe durante los primeros meses de vida. Finalmente, como es menos probable que la madre pase la enfermedad en dicha temporada gripal, se evitará también que ella sea la fuente de contagio para su hijo tras el parto.


Te puede interesar:

El calendario de embarazo y parto aporta información de utilidad a la mujer gestante tales como los meses del embarazo o la fecha prevista del nacimiento de su bebé.

Fuente:

Blog EnFamilia de la AEP: "Respuestas a preguntas frecuentes sobre vacunas", https://enfamilia.aeped.es/prevencion/respuestas-preguntas-frecuentes-sobre-vacunas

AEP EnFamilia, https://enfamilia.aeped.es/prevencion/embarazo-gripe

MINSALUD, https://www.minsalud.gov.co/salud/publica/Vacunacion/Paginas/Lo-que-debes-saber-sobre-vacunas.aspx

Fecha de actualización: 04-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.