Curiosidades de las vacunas

Curiosidades de las vacunas
comparte

¿Sabes por qué el calendario de vacunación cambia de unas comunidades a otras? ¿Son iguales las vacunas en todos los países? ¿Cuáles son los síntomas de las reacciones a las vacunas? Estas y otras curiosidades sobre las vacunas quedarán totalmente resueltas tras leer este artículo

¿Por qué no son iguales todos los calendarios de vacunación?

El Dr. Manuel Merino, pediatra y miembro de la Asociación Española de Vacunología (AEV), nos explica el porqué de la diferencia entre los calendarios de vacunación de unas Comunidades Autónomas y otras:

En España, las competencias sobre los calendarios de vacunación están transferidas desde hace unos pocos años a las comunidades autónomas. Como consecuencia, los diferentes servicios de salud deciden y financian el calendario sistemático de vacunaciones que consideran más idóneo para los ciudadanos de su comunidad. Esta circunstancia es la causa de la variabilidad existente entre los calendarios oficiales de unas y otras CC. AA. y que fundamentalmente se materializa en pequeñas variaciones en cuanto a las edades concretas de administración de las vacunas, que inexplicablemente no se unifican.

Sin embargo, también hay algunas diferencias de contenido, hay comunidades que incluyen en sus calendarios vacunas que no son comunes al resto del país. Estos son los casos de la vacuna contra la tuberculosis (BCG) en el País Vasco, la de la hepatitis A en Cataluña y la vacuna neumocócica conjugada en Madrid, comunidad que junto con Navarra también vacuna a todos los niños contra la varicela a los 15 meses de edad, cuando en el resto únicamente se administra en la adolescencia a los que no hubieran pasado dicha enfermedad.

Esto produce que no haya unidad en el sistema de salud español. El papel del Ministerio de Sanidad y Consumo en este campo se circunscribe al de ser promotor del consenso a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, donde todas las CC. AA. están representadas,  y el de difundir recomendaciones, pero sin ninguna capacidad ejecutiva, pues el establecimiento y la financiación de estas medidas de Salud Pública no son de su competencia.


¿Esta diferencia puede afectar a la salud de un bebé?

El empleo de determinadas vacunas en una población provoca una disminución de la circulación de los gérmenes incluidos en ellas (éste es un efecto buscado) y en determinados casos, la sustitución por otros que no forman parte del preparado y que pasan a ocupar, llamémosle así, el hueco vacante (éste es un efecto no buscado, pero esperado).

Pues bien, hasta la fecha no se ha comprobado ningún efecto indirecto de este hecho en forma de perjuicio para los ciudadanos de una comunidad limítrofe que no estuviera utilizando dicha la vacuna o para los transeúntes. Sin embargo, lo que sí esta probado en ensayos clínicos es que la persona o la población que no recibe la vacuna obtiene menos protección contra la infección que se pretende prevenir, que la que sí la recibe (en el caso de vacunas que sólo se inoculan en ciertas comunidades). 

También -nos explica la Dra. Mª José Álvarez Pasquín, Subdirectora de la web de la AEV www.vacunas.org-  origina desconcierto tanto de los padres como de los profesionales al tener que adecuar los calendarios de vacunación cuando hay traslados de una comunidad a otras. Aunque lo ideal, sería un calendario consensuado para todo el mundo que evitaría discriminaciones en salud en el territorio nacional.


¿Qué ocurre en el resto de países?

Según la Dra. Álvarez Pasquín, España goza de uno de los mejores calendarios vacunales del mundo, no sólo por el número de vacunas incluidas sino por la financiación pública. Esto no es así en todos los países. Existe un calendario de mínimos de la Organización Mundial de la Salud, que por supuesto nuestro país cumple de forma sobrada, y el resto de países, además de este mínimo, lo adecuan a su presupuesto sanitario, existiendo diferencias básicamente si los países son de un entorno desarrollado o en vías de desarrollo.

En este sentido es importante destacar el papel de la Fundación Bill y Melinda Gates de suministrar el mínimo de vacunas para todos los países en un entorno de sostenibilidad y con la cooperación de numerosos países, entre otros el nuestro.

También la Asociación Española de Vacunología ha creado su apartado de Vacunas Solidarias con el fin de poder informar sobre este tipo de colaboraciones y actualmente está buscando financiación para poder dar respuesta a la solicitud de capacitación para el personal de la  Fundación "Crecimiento y Desarrollo”, una entidad sin fines de lucro que trabaja en Guamani, una zona urbano marginal del sur de Quito. Su objetivo consta de dos aspectos de salud brindando atención médica con especialistas a bajos costes y ofreciendo vacunación, con vacunas a precio de costo y educación sanitaria.


¿Qué síntomas provoca una reacción?

Las vacunas pueden provocar reacciones, la mayoría benignas, como fiebre, malestar general y erupción al cabo de 2 a 7-10 días, dependiendo de la vacuna; inflamación de los ganglios regionales en el caso de la vacuna de la tuberculosis (BCG) y dolores articulares en la vacuna de la rubéola. Además existen reacciones más tempranas, locales, consistentes en el dolor e hinchazón en el punto de la inoculación.

También hay personas que son alérgicas a ciertos componentes de las vacunas, por lo que deben tener un cuidado especial al vacunarse de algunas de ellas.


¿Pueden los Testigos de Jehová vacunarse?

Esta es una pregunta nada fácil de responder, ya que existe una fuerte polémica entre los críticos de esta religión y los que la profesan al respecto.

Según el acerbo popular, las vacunas estuvieron prohibidas entre los Testigos hasta 1954 por ser “instrumentos del diablo”. Esta creencia se basa en que hubo muchos Testigos que se negaron a vacunarse.

Pero los Testigos argumentan que esta decisión fue libre, y nunca obligada por los mandatarios. Puesto que muchos Testigos individuales continuaban rechazando las vacunas (al parecer, porque lo consideraban un requisito bíblico), el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová vio la necesidad de dejar el asunto claro. Esto se hizo en la revista La Atalaya en su número del 15 de diciembre de 1952 (edición en inglés): "El aceptar una vacuna es un asunto que debe resolver por sí mismo el individuo que se enfrenta a él. (...) Por tanto, toda la objeción a la vacuna parece carecer de argumentos bíblicos."  De esta manera, la decisión quedaba en manos de cada persona, pero dejando bien claro que no era un requisito para cumplir los preceptos de su religión.

Lo cierto es que los Testigos no fueron los únicos reacios a las vacunas. Al principio, muchas fueran las personas que se negaban a vacunarse y que veían un mal en ello. Por ejemplo, en 1913, la National Anti-Vaccination League (Liga nacional contra la vacunación) de Gran Bretaña publicó un folleto titulado “Is vaccination a Disastrous Delusion?” (¿Es la vacunación un engaño desastroso?). El folleto condenaba la práctica como "ultraje monstruoso e indefendible contra el sentido común y los derechos personales sagrados de cada humano, y especialmente de cada inglés." George Bernard Shaw, escritor irlandés ganador de un Premio Nobel, publicó declaraciones como las siguientes: “La vacunación obligatoria es un crimen y debería ser castigada como tal. (...) La vacuna mata más gente que la viruela.”

También los Amish fueron víctimas de sus propias creencias y tuvieron en Holanda un brote de polio de más de 200 personas en el año 1994 por no estar vacunados. A partir de entonces aceptaron exclusivamente recibir esta vacuna de forma inyectable.

Como puede verse, al igual que otros avances médicos en su momento (el transplante de órganos, la fecundación in vitro) tuvo sus críticos y sus defensores. Hoy en día, nadie duda de la eficacia de la vacuna ni se plantea el vacunar o no a sus hijos.
 


¿Para qué sirven las vacunas?

¿Para qué sirven las vacunas?

Todos los padres conocen la existencia del calendario de vacunación, en el que se especifican las vacunas que deben ponerse a los niños desde que nacen hasta los 14 años, pero muy pocas veces se conoce la enfermedad de la que defiende ni su utilidad concreta; incluso a veces, el calendario que proporciona el pediatra resulta ininteligible e imposible de descifrar. Conoce cada una de las vacunas que inyectarán a tu hijo a lo largo de su vida y para qué sirve


Fuentes: Dr. Manuel Merino Moína y Dra. Mª José Álvarez Pasquín, pediatras y miembros de la Asociación Española de Vacunología, www.vacunas.org.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×