Bebés con gripe

Bebés con gripe
comparte

Los resfriados son bastante comunes, sobre todo en los meses más fríos, por ello no es de extrañar que un bebé contraiga una gripe. Además, la famosa vacuna de la gripe no se puede administrar antes de los 6 meses, por lo que hay que prestar especial atención a los más pequeños. 

La gripe es una enfermedad de índole respiratoria que está provocada por un virus muy contagioso. Este se transmite con facilidad por vía aérea o por contacto con objetos o personas contaminadas. Además, los niños y las niñas pequeñas son un factor más potente a la hora de propagar el virus tienen una carga viral mayor que los adultos y expulsan el virus durante más tiempo. Aunque es una enfermedad común y que no suele suponer ningún problema en los menores de 5 años y, más aún en los menores de 2 años, hay que tener especial cuidado ya que puede llegar a causar complicaciones graves.

 

Los primeros indicios de que un bebé está contagiado de gripe son la congestión nasal o el moqueo y la secreción nasal, clara al principio y poco a poco irá haciéndose más espesa y tornando a verdosa o amarillenta. Además, se irán sumando otras señales como los estornudos, la tos, posible fiebre, pérdida del apetito, irritabilidad, problemas para mamar o beber del biberón a causa de la congestión nasal y encontrar dificultad para dormir.

 

Al no poder vacunar a los más pequeños la estrategia que se sigue es la de vacunar al resto de la familia para crear un entorno familiar libre de virus y prevenir el contagio. Crear este círculo de protección alrededor del bebé es importante, sobre todo, para proteger a aquellos niños que padecen enfermedades de riesgo como asma, diabetes o enfermedades respiratorias, renales, cardíacas, neurológicas, etc. y pueden sufrir alguna complicación.

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Complicaciones en los bebés engendrados mediante reproducción asistida

Hasta hace poco, se pensaba que el aumento de los partos prematuros y de los bebés con bajo peso al nacer estaba directamente relacionado con las técnicas de reproducción asistida –o al menos con el hecho de que la mayoría de estos tratamientos dan lugar a embarazos múltiples y se llevan a cabo en mujeres mayores de 40 años. Sin embargo, recientes investigaciones de un grupo de científicos noruegos apuntan a otra causa: la infertilidad de los padres y no las técnicas en sí

 

A partir de los 6 meses ya está autorizada la vacunación contra la gripe en los niños y niñas, tanto en los sanos como en aquellos que padezcan alguna enfermedad. La primera vacuna si se administra en menores de 9 años debe aplicarse de dos dosis separadas por un mes para poder protegerlos. Asimismo, se puede proteger al bebé antes de que nazca. La vacunación frente a la gripe de la madre durante el embarazo aporta beneficios al bebé también. Además de proteger a la madre frente a este virus y sus posibles consecuencias durante los 9 meses de gestación, así se transmiten anticuerpos al bebé a través de la placenta que le aportarán inmunidad durante los primeros meses de su vida.

 

Existen dos tipos de vacunas contra la gripe que han demostrado una seguridad bastante similar y alta. La vacuna tetravalente incluye cuatro cepas de la gripe, dos de tipo A y dos de tipo B. Por otro lado, la vacuna trivalente tiene tres cepas, dos de tipo A y una de tipo B. Pero ¿qué es eso de tipo A y tipo B?

 

Resulta que, según la Organización Mundial de la Salud, hay cuatro tipos de virus de gripe estacional: A, B, C y D. Los A y B son los más frecuentes y son los causantes de las epidemias estacionales, por ello son los que incluyen las vacunas comunes contra la gripe. El tipo C son menos frecuentes y solo causan infecciones leves y, por otro lado, el tipo D solo afecta al ganado, por lo que las personas no deben preocuparse por este.

 

Para la prevención ante el contagio de la gripe por un bebé se pueden tomar varias medidas, además de la vacuna que es la más eficaz. Seguir unas pautas higiénicas también ayuda a controlar y evitar en mayor medida contraer la enfermedad.

 

1.Lavarse las manos frecuentemente y hacerlo siempre antes de tocar o coger al menor.

2.Limpiar a menudo los juguetes, los objetos o las superficies con las que suela tener contacto el niño. Esto es especialmente importante si ya ha habido algún enfermo en el entorno del bebé.

3.Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo y tirarlo inmediatamente después de utilizarlo.

4.Mantener al bebé alejado de aquellas personas que puedan estar contagiadas o ya estén padeciendo este trastorno respiratorio.

5.En el caso de que la madre sea quien esté sufriendo la enfermedad y todavía esté amamantando al bebé se recomienda que extraiga la leche y que sea otra persona quien alimente al bebé con un biberón.

 

Hay que tener presente que una vez que el bebé haya sido contagio por un virus de la gripe se volverá inmune a este, pero es normal que sufra varios resfriados al año ya que existen muchos virus que pueden provocar esta enfermedad. De igual forma, en estos casos es recomendable acudir siempre al pediatra para que le haga una revisión al bebé y valore su diagnóstico y tratamiento final.


Fuentes:

Clínica Mayo, https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/common-cold-in-babies/symptoms-causes/syc-20351651

Asociación Española de Pediatría (AEPED), https://enfamilia.aeped.es/prevencion/gripe-en-bebes-como-protegerlos y https://enfamilia.aeped.es/prevencion/vacuna-tetravalente-frente-gripe

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×