×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad se debe bajar la piel del prepucio a los bebés?

¿A qué edad se debe bajar la piel del prepucio a los bebés?

Aunque pueda parecer una buena idea retraer la piel del prepucio del bebé a la hora del baño, esto puede resultar contraproducente si la piel se fuerza. Se debe bajar la piel del prepucio de manera suave, sin forzarla, esto es una buena medida de higiene.

 

Publicidad

Mi bebé tiene la piel del prepucio muy pegada

 

Aunque los primeros años de vida los padres deban encargarse de lavar el pene del bebé con jabón neutro en cada baño, la maniobra puede resultar complicada. Cuando los niños nacen, casi todos tienen la piel tan pegada al pene que es imposible desplazarla, ni un poco. Esto es un mecanismo corporal que evita las infecciones y protege el glande. No se debe forzar la piel del niño y se debe evitar dar tirones, aunque debemos procurar limpiar bien los restos de orina que le pueden quedar al niño en el pene.

 

Aunque en muy pocos casos se le baja la piel al año, a la mayoría de los niños les empieza a bajar la piel a los 3 o 4 años. Es aquí cuando la piel del prepucio se vuelve más fina y elástica. Todo esto dependerá del niño y de su desarrollo ya que algunos niños tardan más y otros tardan menos.

 

El proceso de despegue de la piel del prepucio del pene ocurre de manera natural, cuando a los bebés se les quita el pañal empiezan a manipularse el pene. Sobre todo, empiezan a estirar el prepucio hacia afuera y esto elimina adherencias prepuciales.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Hasta los 3 años los pediatras no suelen fijarse mucho en el pene del bebé, por lo que no debería resultarte tampoco a ti un motivo de preocupación.

 

¿Por qué no debo forzar la piel del prepucio de mi bebé?

 

Hoy en día existen soluciones si a tu bebé no se le baja la piel del prepucio. Forzando la piel solo conseguirás hacerle daño y hasta puedes ocasionarle problemas mayores.

Soluciones como cremas con corticoides que usadas durante un breve periodo de tiempo hacen que la piel del prepucio se ablande lo suficiente como para poder bajarla.

Por lo tanto, no es necesario bajarle la piel del prepucio al niño a la fuerza, se pueden conseguir los mismos resultados esperando al proceso natural o con la ayuda de crema si fuese necesario.

Forzar la piel del bebé puede ocasionar gritas que posteriormente se convertirán en cicatrices, estas le pueden ocasionar dolor y con ello problemas para bajar de forma natural la piel del prepucio.

 

Mi hijo tiene fimosis, ¿necesita tratamiento?

 

La fimosis es cuando el prepucio impide que quede al descubierto por completo el glande. Se estima que el 95% de los recién nacidos la tienen, el 80% de los bebés de 6 meses, el 50% de los bebés de un año y el 10% a los 3 años. Esto puede extenderse hasta que son más mayores; afecta al 8% de los niños de entre 6 y 7 años y sólo al 2% de los varones de 16 a 18 años.

 

Los pediatras suelen recomendar la operación de fimosis cuando la situación no se ha resuelto de manera natural entre los 3 y 4 años y las otras terapias han fallado. Si cuando la piel del niño es más fina y flexible la retracción del pene se realiza con dificultad es cuando se actuará.

 

Si la fimosis no está causándole problemas al niño (infecciones de orina, dolor, etc.) el pediatra seguramente te recomendará que esperes a que el niño tenga entre 5 y 7 años para operarle. Esto es porque estará esperando a ver si se resuelve de manera natural. Si se necesita la intervención se realizará normalmente con anestesia local.

 

La cirugía está indicada cuando:

 

-existe un fracaso en el uso de las pomadas de corticoides tópicas

-el niño tiene infecciones de orina continuamente

-se forma el globo prepucial, el prepucio se hincha como un globo al llenarse de orina justo antes de salir

-tiene infecciones del glande o del prepucio de manera recurrente

 

Tras una operación de fimosis, el niño puede tener molestias como mínimo durante una semana (como norma general entre 7 y 10 días, aunque puede extenderse a 3 semanas). Las recomendaciones tras la operación de fimosis son:

 

-mantener el vendaje limpio, cambiarlo cada vez que tenga que orinar. En el caso de que sea un bebé y utilice pañal, se deberá cambiar el vendaje cada vez que se quite el pañal.

-usar vaselina para evitar que se le pegue la venda y que la retirada le resulte dolorosa.

 

Es muy raro que existan problemas tras la operación, pero se debe acudir al médico cuando:

 

-el bebé o niño no orina con normalidad entre 6 y 8 horas después de haber sido operado

-el sangrado del pene no se detiene

-si hay supuración amarilla durante más de una semana

-si el enrojecimiento empeora pasados los 3 y 5 días

 

Es normal que tras la operación te pueda parecer que la punta del pene la tenga en carne viva o tenga un color amarillento. Esto es normal y se desaparecerá en entre 3 y 5 días.

 

Mi bebé tiene fimosis, pero no quiero operarle

 

Si decides que no quieres operar a tu hijo a pesar de los beneficios que aporta la circuncisión (como el menor riesgo de infección de VIH y otro tipo de infecciones de transmisión sexual o de las vías urinarias, menor riesgo de cáncer de pene, etc.) tendrás que saber que puede conllevar no operarle:

 

-cuando se inicie en la vida sexual podrá tener coitos dolorosos

-puede ocasionarle infecciones de pene

-infecciones de orina

-dificultades a la hora de orinar puede ser dolor o o retenciones agudas de repetición

-adherencias balanoprepuciales

-parafimosis, cuando el prepucio no puede ir hacia delante y cubrir el glande

-en muy raras ocasiones (1 de cada 100.000 no circuncidados) puede ocasionar cáncer de pene

 

Si decides no operar al niño tendrás que consultar con el pediatra cuál es el mejor método de limpieza del pene del niño. En ningún caso se debe forzar el prepucio ya que podría retraerse del todo.

 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.