• Buscar
Publicidad

¿Cuáles son los primeros recuerdos de un bebé?

¿Cuáles son los primeros recuerdos de un bebé?

Aunque está demostrado que la memoria de un bebé comienza a desarrollarse en el último trimestre de embarazo, la mayoría de personas no guarda ningún recuerdo de sus primeros años de vida. No obstante, todas las vivencias se almacenan en nuestra mente, por eso es fundamental que sus primeros años sean muy felices y positivos. 

Publicidad

Índice

 

¿Cómo funciona la memoria de un bebé?

Ninguna persona es capaz de recordar el momento de su nacimiento o sus primeros meses de vida. ¿Por qué no recordamos nada de bebés? ¿Es que los bebés no tienen memoria?

Recientes estudios han permitido demostrar que los bebés sí tienen memoria desde que nacen, lo que pasa es que sus funciones son limitadas. De hecho, las neuronas encargadas de la memoria comienzan a formarse en el último trimestre de embarazo. Por lo tanto, la memoria de un bebé funciona desde que nacen, así, enseguida son capaces de reconocer las caras de sus familiares cercanos o una canción que les cantes a menudo.

Es lo que los expertos llaman “memoria útil”, es decir, aquella que le ayuda a sobrevivir y a adaptarse a las rutinas. Es una memoria de muy corta duración e inconsciente ya que no sabe cuándo lo ha percibido con anterioridad.

A medida que el bebé crece esta memoria se va desarrollando a la vez que lo hace su cerebro y es capaz de ir almacenando más recuerdos.

A pesar de ello, la falta de maduración completa del cerebro y la incapacidad de hablar hace que no se almacenen recuerdos a largo plazo hasta los 3 años. Por eso, nuestros primeros recuerdos suelen ser de esta edad.
 

¿Por qué no recordamos nada de bebés?

Esto es culpa de un fenómeno denominado “amnesia infantil”, definida como la incapacidad que tenemos los adultos de recordar nada sucedido antes de los 3 años, más o menos.

Algunos investigadores sostienen que esto ocurre porque, durante los primeros años, el cerebro está ocupado creando neuronas. Esto permitirá que nuestras capacidades de adultos sean mayores, pero a cambio perderemos los recuerdos de esos años.

Los investigadores usaron ratones jóvenes y viejos en sus estudios y descubrieron que disminuyendo la neurogénesis después de la formación de la memoria en ratones jóvenes el olvido, que normalmente ocurre a esta edad, no ocurrió. Esto sugiere que hay un vínculo directo entre la reducción del crecimiento de las neuronas y el aumento de los recuerdos.

Otras teorías psicológicas, en cambio, sugieren que es el desarrollo verbal lo que produce la amnesia infantil.
 

Articulo relacionado: Maternidad y relación de pareja

¿Qué recuerdos empezamos a grabar en la memoria?

Eso no significa que las vivencias que tengamos antes de esta edad no se guarden en algún lado de nuestra mente. De hecho, casi todos tenemos recuerdos difusos de antes de esta edad que salen a la luz en sueños, pesadillas, situaciones extremas… 

Incluso si, desgraciadamente, se vive una situación traumática, es posible que el niño la recuerde a pesar de tener menos de 3 años.

La buena noticia es que está comprobado que los bebés tienen una especial capacidad para fijar las vivencias positivas y rememorarlas con frecuencia, haciéndoles tener una sensación feliz de esos primeros años de su vida. Por eso, para su posterior desarrollo y felicidad, es fundamental que le otorgues recuerdos positivos en estos primeros años de vida, aunque no vaya a recordarlos como tal. Excursiones en familia, risas, cuentos antes de dormir, abrazos y besos, comidas, viajes… intenta que su día a día esté lleno de momentos positivos para otorgarle una memoria feliz.

Así, sus primeros recuerdos serán esos momentos juntos en familia. 


Fuentes:

Sheena A. Josselyn and Paul W. Frankland, "Infantile amnesia: A neurogenic hypothesis", Learn.Mem. 2012 19: 423-433

Fecha de actualización: 31-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×