• Buscar

Tu bebé a los tres meses

Tu bebé a los tres meses

A los 3 meses tu bebé te reconoce perfectamente y además ha formado un vínculo muy fuerte contigo. Poco a poco va adquiriendo más fuerza, duerme más tiempo sin despertarse y te permite descansar más y mejor. ¿Quieres conocer sus principales avances en este mes? ¿Sabes cómo estimularle para que su desarrollo sea mayor?

Publicidad

Indice

 

Desarrollo físico a los 3 meses

Paulatinamente, tu bebé va adquiriendo más fuerza en su cuello y puede levantar la cabeza durante algunos minutos; se va haciendo menos “frágil”. Su perímetro craneal ha ido creciendo desde el embarazo y a los 3 meses mide unos 40 cm.

Además, estás de enhorabuena, ya que algunos bebés comienzan a dormir toda la noche, puede que se despierte una vez algún día, pero en líneas generales te contamos que ¡al fin podrás descansar! Desafortunadamente, para algunos padres esta etapa se extiende hasta los 6 meses o hasta el año (o incluso más) y el bebé seguirá despertándose, aunque lo habtual es que duerma como mínimo 6 horas por la noche.

Su oído se ha refinado mucho debido al desarrollo de su cerebro y por esta razón esta etapa es ideal para comenzar a leerle. No importa qué es lo que leas, lo que importa es la tonalidad con que le hablas, las variaciones de tu voz, las diversas expresiones y la cadencia del lenguaje. No te desanimes si ves que tu bebé no presta atención y se dispersa con alguna otra cosa; ejercita primero lo que quiera hacer.


Habilidades del bebé de 3 meses

Ya se ha familiarizado con su propio cuerpo, mirando y moviendo sus dedos. Es su primera lección de causa y efecto. Posee un repertorio de respuestas para ti: te sonríe, mueve la boca cuando le hablas, asiente, da pequeños chillidos, aúlla y lanza besitos. Incluso puede tirarte del pelo y tocarte la cara si te acercas mucho. Para ayudarle a conocer su cuerpo, muéstrale sus dedos para que los estudie. Contéstale con respuestas teatrales y grandes aspavientos. Recompensa sus intentos de comunicarse contigo con abrazos, besos y exclamaciones de satisfacción.

Sujeta su cabeza con firmeza cuando se sienta o está de pie, o mientras está tumbado boca abajo, pero no demasiado tiempo. También, cuando está tumbado boca abajo, es capaz de sujetarla al mismo nivel que el resto del cuerpo. Anímale a que intente coger algún peluche, sobre todo cuando esté tumbado boca abajo. Enséñale equilibrio: sujétale de pie durante unos segundos, con tus manos alrededor de su pecho.

Empieza a descubrir sus manos, las mantiene abiertas y las mira. Sujetará un sonajero que le pongas en la mano unos cuantos segundos.

Gira la cabeza cuando oye tu voz y sonríe porque se alegra de verte. Expresa su alegría ante ti agitando sus manos y pataleando. Mantén el contacto visual mientras le das de comer –para el bebé es lo más que le des de comer y a la vez le muestres atención. Responde positivamente a sus ocurrencias.

Empieza a pronunciar sonidos simples de vocales, como “oh”, “ah” y “uh”. Posee todo un repertorio de gritos fácilmente reconocibles para expresar cómo se siente: hambriento, cansado, frustrado, enfadado, impaciente o simplemente con ganas de estar solo. Imita cualquier sonido que hagas.

Articulo relacionado: El primer mes de tu bebé


Piensa un poco más en ti

Ahora que el peque ya está más crecido, es hora de que empieces a ser un poco más egoísta y pienses en tu salud y, por qué no, en tu belleza. Si sigues dando de mamar a tu hijo, es muy importante que continúes con una alimentación adecuada, que beneficiará no sólo al niño, sino también a tu recuperación.

También es bueno que dejes algún ratito al niño con su padre u otro familiar y dediques tiempo a relajarte, salir con tus amigas, ir de compras o a la peluquería. Es muy importante que te sientas a gusto con tu físico y te veas guapa, ya que lo más probable es que el embarazo y el parto aún se noten en tu aspecto exterior.


Alimentación del bebé con 3 meses

Las tomas se van espaciando poco a poco y van disminuyendo. Ahora hace alrededor de unas 5 tomas de pecho de 150-180 ml de leche.

No obstante, cada bebé es un mundo y mientras que algunos hacen 5 tomas cada 3 o 4 horas, otras pueden seguir haciendo hasta 8 tomas cada 2 o 3 horas. 

Lo importante es que alimentes a tu bebé a demanda, si es posible con lactancia materna ya que es lo mejor para su nutrición y salud, y que estés atento a sus señales de hambre. 

En torno a los 3 meses puede sufrir la crisis de lactancia de los 3 meses. En esta edad el niño crece más rápido y demanda más alimento, sin embargo la producción de leche, que funciona por oferta y demanda, aún no se ha adaptado a las nuevas necesidades. Requerirá de unos días para hacerlo, pero mientras se produce el cambio, el bebé se muestra molesto, irritable y parece que rechaza el pecho, lo que hace que la madre piense que tiene poca leche y abandone o introduzca biberón. 

Además, a esta edad el niño ya domina la técnica del amamantamiento y succiona de manera más eficaz, esto es, extrae más leche en menos tiempo, por lo que vacía el pecho más rápidamente.

Otro de los factores a tener en cuenta para entender este periodo es el que tiene que ver con el desarrollo de los sentidos del bebé. A partir de los tres meses es cuando estos, la vista, el olfato, el tacto, el oído… evolucionan rápidamente, lo que les permite percibir mejor lo que ocurre a su alrededor. Cualquier acontecimiento, un ruido o un movimiento, despertará su curiosidad y les distraerá con mayor facilidad, aunque estén comiendo. Además con el tiempo adquieren más potencia al llorar, lo que es confundido habitualmente, por los padres, con una demanda de alimento.  

Lo único que debes hacer es tener paciencia, no abandonar y ponerle más al pecho para que puedas producir más. En unos días se solucionará todo. 

El sueño del bebé

Por regla general los niños ya están acostumbrados a este nuevo mundo y han adoptado unas rutinas que les permiten dormir más horas de noche que de día. Duermen unas 16 horas diarias, repartidas en 12 por la noche y otras 4 de día. Las horas nocturnas no las duermen del tirón puesto que aún deben comer 2 o 3 veces de noche.

Si todavía no ha adoptado unos hábitos, sigue estos consejos:

- Haz siempre lo mismo antes de acostarlo: baño, cena, nana.

- Antes de meterlo en la cuna, intenta tranquilizarlo con caricias, nanas, abrazos... 

- Si está dormido, no lo despiertes para comer, a no ser que esté bajo de peso o tenga algún otro problema, ya no hace falta. 


Juegos estimulantes para bebés de 3 meses

Muéstrale pequeños juguetes con diferentes texturas y explícale al bebé en voz alta qué tacto tienen.

Recita rimas infantiles y juega a palmas palmitas.

Practica muchos juegos sencillos y físicos, como suaves sacudidas, flexiones de rodillas, tirones de brazos y cosquillas en los pies.

Cuando se tumbe boca abajo en el suelo, túmbate en idéntica posición frente a él: así favorecerás el control de su cabeza.

Anímale a que intente alcanzar objetos blandos.

Báñate con él y anímale a salpicar y patalear. Haz que sea consciente de sus manos golpeando con ellas en el agua. ¿Quieres ver un video de estimulación?
 

 


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 07-07-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×