Estimulación para el desarrollo del bebé

Estimulación para el desarrollo del bebé
comparte

La estimulación desde los primeros días de vida de un niño, le servirán para favorecer el desarrollo de su cerebro, a través de ejercicios, estímulos y actividades que podrás llevar a cabo desde casa.
 

No te puedes perder ...

Recién nacido


Su mente reacciona a tu voz moviendo los ojos y girando la cabeza, te mirará y te conocerá, se calmará cuando le hables suavemente, y se alterará cuando grites. También es capaz de reconocer un objeto que le hayas mostrado y escondido y que le vuelvas a mostrar en dos segundos y medio.


Durante los primeros días sus ojos permanecen cerrados la mayoría del tiempo, pero pronto se abrirán durante más rato. Ve con claridad a una distancia de 20-25 cm y lo hace en blanco y negro. Reconoce luces entre las sombras pero le falta nitidez. Con tres semanas identifica el rostro de su madre.


Su movilidad aún es muy escasa, tan sólo puede girar la cabeza y al final del primer mes, lo más que hará será levantarla un par de centímetros cuando esté tumbado boca abajo. Los bebés nacen con el “reflejo de agarrar”: cerrará los puños con fuerza y agarrará cualquier cosa que se ponga en su mano. Si se asusta, extenderá sus brazos, dedos y piernas para protegerse.


Juegos estimulantes


- Estimula sus sentidos con canciones y hablándole. Sujétale a una distancia a la que pueda verte: 20-25 cm es lo ideal.


- Mueve los dedos, o algún juguete de colorines, en su campo de visión para que sus ojos y su cabeza puedan seguir los movimientos. Cuelga un móvil sobre su cuna.


- Dobla y estira suavemente sus rodillas y piernas cada vez que le cambies el pañal; esto le animará a estirar su cuerpo.


- Coloca un espejo, o un dibujo nítido de un rostro, en su cuna para que pueda verlo cuando esté tumbado.


- Ponle un rato cada día tumbado en una mantita en el suelo o en su parque. Ponle también boca abajo, de forma que al levantar la cabeza vea figuras. Esto le fortalecerá el cuello.

 

Tres meses


Empieza a familiarizarse con su cuerpo, empezando por sus manitas. Abre y cierra los dedos, es su primera lección de causa y efecto. Se comunica contigo de mil formas diferentes: te sonríe, mueve la boca cuando le hablas, asiente, da pequeños chillidos, aúlla y lanza besitos. Incluso puede tirarte del pelo y tocarte la cara si te acercas mucho.


Ya puede sujetar su cabeza con firmeza cuando se sienta o está de pie, o mientras está tumbado boca abajo, pero no demasiado tiempo.


Empieza a pronunciar sonidos simples de vocales, como “oh”, “ah” y “uh”. Posee todo un repertorio de gritos fácilmente reconocibles para expresar cómo se siente: hambriento, cansado, frustrado, solo, enfadado, impaciente o simplemente con ganas de estar solo. Imita cualquier sonido que haga.


Juegos estimulantes


- Muéstrale pequeños juguetes con diferentes texturas y explícale al bebé en voz alta qué tacto tienen.


- Recita rimas infantiles y juega a palmas palmitas.


- Practica muchos juegos sencillos y físicos, como suaves sacudidas, flexiones de rodillas, tirones de brazos y cosquillas en los pies.


- Cuando se tumbe boca abajo en el suelo, túmbate en idéntica posición frente a él: así favorecerás el control de su cabeza.


- Anímale a que intente alcanzar objetos blandos que sitúes cerca de él colocándole tumbado boca abajo.


- Báñate con él y anímale a salpicar y patalear. Haz que sea consciente de sus manos golpeando con ellas en el agua.


Te puede interesar:
La tabla del peso del bebé, elaborada por la OMS, permite al pediatra evaluar de manera precisa y rápida cómo se está desarrollando un bebé en comparación con otros de su misma edad.


Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 02-02-2011

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>