¿Por qué los bebés humanos no andan al nacer?

¿Por qué los bebés humanos no andan al nacer?
comparte

Comparados a otros animales, los humanos tardamos bastante en aprender a andar. O eso puede parecer; lo cierto es que empezamos a andar en el mismo punto de maduración, pero por causas evolutivas llegamos a ese punto más tarde

Una jirafa puede ponerse en pie y andar apenas una hora después de haber nacido. Un babuino puede agarrarse por sí mismo a su madre mientras ella trepa y salta por los árboles. Los cachorros de león empiezan a andar a los 15 días de su nacimiento ¿Por qué los humanos tardamos casi 12 meses en empezar a dar nuestros primeros pasos?

 

La hipótesis es que, cuando nuestros lejanos ancestros empezaron a andar (hace unos 5-7 millones de años), la postura bípeda y más erguida suponía una ventaja: usaba menos energía, permitía mayor visibilidad…Permitía así a nuestros ancestros cubrir mayores distancias con más facilidad.

 

Con esta nueva postura erguida, la pelvis tuvo que cambiar de forma, lo que se tradujo en una ligera disminución del canal de parto en el caso de las mujeres. De acuerdo a diversos antropólogos, de aquí vienen nuestras habilidades motoras más retrasadas en nuestra primera etapa vital.

 

Como ya os contamos en el post sobre la exterogestación, los humanos nacemos con cerebros muy inmaduros, con una capacidad cerebral aún poco desarrollada. De ahí que salgamos al mundo con los huesos craneales sin fusionar, para permitir al cerebro seguir creciendo. Y es que, para alcanzar el nivel de maduración óptimo (que desarrollamos una vez nacidos), tendríamos que permanecer más tiempo en la gestación en el útero materno. Pero esto no es posible por una cuestión física: nuestra cabeza no podría entonces pasar por el canal de parto.

 

Este menor desarrollo cerebral en el momento de nacimiento, comparado con otras especies animales, es lo que explica que, por ejemplo, los caballos, que pasan 11-12 meses en el útero, estén andando a los pocos minutos de haber nacido mientras nosotros tenemos que esperar un año desde entonces para haber alcanzado el tamaño y desarrollo cerebral necesarios para coordinar nuestros pasos.

 

Así que, en comparación con otros animales, en el momento del nacimiento, a los humanos aún nos queda bastante maduración por hacer.

 

Primeros pasos en el mismo punto de maduración, pero en diferente momento

 

Un estudio de la Universidad de Lund (Suecia) demostró que, esencialmente, todos los mamíferos empezamos a andar en el mismo momento de desarrollo cerebral. La diferencia es que nosotros alcanzamos ese punto unos 12 meses después de nacer y otros mamíferos, con gestaciones más “completas”, como los elefantes, apenas unos minutos u horas después del parto.

 

Además, otros estudios añaden otro matiz: nuestra forma de andar bípeda y nuestro tipo de pisada suponen otro pequeño factor que nos retrasa un poco más en el aprendizaje de cómo andar.

 

Así que, con todo, en contexto no tardamos tanto en aprender a andar; lo que ocurre es que nacemos un poco menos preparados.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar