Cuándo involucrar al niño en la Navidad

Cuándo involucrar al niño en la Navidad
comparte

Es muy probable que tu bebé no disfrutara de sus primeras Navidades, ya que con un año o menos, no era capaz de darse cuenta de lo que ocurría a su alrededor. Con tener cubiertas sus necesidades básicas era feliz. Sin embargo, tu pequeño ya tiene más de 2 años, ¿será esta vez diferente?

A partir de los 2 años, tu hijo ya puede sentirse integrado en las fiestas y participar de muchas de las tradiciones que se celebran, aunque aún no sea capaz de entender el sentido abstracto de las mismas. Verás cómo este año está mucho más emocionado que vosotros y se involucra más en todas las actividades navideñas.


Este cambio se debe tanto a su evolución mental (ya es capaz de desarrollar el juego simbólico), como a sus progresos motrices.


Por lo tanto, ya es un buen momento para que comience a tomar parte de las celebraciones y para que le expliques alguna de las cosas más básicas: la importancia de estar con la familia en estas fechas, la solidaridad que debe primar en las fiestas, la alegría… Es probable también que te haga muchas peguntas sobre el porqué de todo: de la celebración de la Navidad, de los árboles y demás adornos, de los regalos, de los belenes… Aunque te resulte muy difícil contestar a alguna de sus preguntas, debes responderle siempre lo más sinceramente posible (menos en lo que a los regalos se refiere, ¡claro!) y en un lenguaje apropiado a su edad.


¿Le hablo de los Reyes Magos?

No te puedes perder ...


Hasta ahora, tu hijo veía que el 25 de diciembre o el 6 de enero había regalos en casa y se emocionaba al abrirlos y descubrir los juguetes que contenían (muchas veces, su emoción era mayor con el papel de regalo que con el propio presente). Para él no había diferencia entre estos días y su cumpleaños.


No obstante, este año ya puedes hablarle de los Reyes Magos o de Papá Noel (o de ambos, según sea la tradición en tu casa). Contarle quiénes son, por qué traen regalos a los niños, cómo entran en casa, por qué les dejáis leche y dulces… No entenderá muy bien todo lo que le cuentes y el año que viene volverá a hacerte mil preguntas. Sin embargo, ya sentirá la emoción de acostarse para esperar los regalos, preguntará por ellos y disfrutará yendo a la cabalgata a conocerlos.


Eso sí, una vez instaures una tradición, debes conservarla igual todos los años. No es conveniente que un año le traiga los regalos Papá Noel, otro los Reyes Magos, otro el Olentzero… Para que tu hijo se crea este “engaño”, debe tener continuidad. Así, además, podrás jugar con la carta de “pórtate bien o los Reyes te traerán carbón”, que tan bien funciona con todos los niños.
 

Consejos para una feliz Navidad


- Tu hijo ya tiene edad suficiente como para que puedas alterar por unos días sus rutinas y así pueda asistir a las cenas de Nochebuena y Nochevieja, acostarse y despertarse más tarde, comer más dulces de lo normal, etc. Ahora bien, recuérdale que son días especiales y que cuando reanude el cole, todo volverá a la normalidad. Eso sí, prepárate para que esté más mimoso, alterado y caprichoso de lo normal. Tómatelo con paciencia y entiende que son días llenos de emociones y cambios, es normal que su estado de ánimo y su comportamiento se vean alterados. Pero cuando todo acabe, se debe volver a la rutina, las obligaciones y las regañinas.


- Aún es muy pequeño para aguantar todo el día, si le ves cansado o demasiado nervioso, quizá sea una buena idea que le retires a otra habitación a dormir la siesta.


- Seguro que estás más emocionado que él pensando en la alegría que le va a hacer sentarse en las rodillas de Baltasar. Pero es muy probable que tu pequeño se eche a llorar en cuanto se vea encima de ese desconocido. No le obligues a quedarse allí, si aún no quiere, tiempo habrá de que disfrute de los Reyes Magos.


- Involúcrale todo lo posible en todas las actividades: que te ayude a decorar el árbol y el resto de la casa, a comprar la comida de Navidad, a preparar las uvas… Así podrás ir explicándole en qué consiste cada tradición a la vez que aprende a ser responsable y a ayudar en las tareas de la casa.


- Cuidado con los objetos de decoración, las luces, el belén, las aglomeraciones… Según algunos estudios, la Navidad es una de las épocas en las que más accidentes caseros se registran.


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>