×
  • Buscar
Publicidad

Lactancia materna y calor: consejos para dar el pecho en verano

Lactancia materna y calor: consejos para dar el pecho en verano

El aumento de las temperaturas característico del verano tiene efectos físicos en todo el mundo. Pero ¿cómo afecta el calor en la lactancia materna? ¿y cómo podemos sobrellevarlo para mantener una lactancia óptima?

Publicidad

Indice

 

Dar el pecho en verano

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta respecto al verano con pequeños lactantes es que el metabolismo de los bebés es más rápido que el de los adultos, lo que implica un mayor riesgo de deshidratación. Por eso, los especialistas recomiendan dar el pecho a demanda y acortar el tiempo entre tomas. Como explica la doctora Cristina Bonjoch, especialista de la Unidad de Pediatría del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona a TopDoctors, “el niño suele pedirlo cuando lo necesita, y en verano más a menudo, con llanto”. También puedes observar otros síntomas de que tu bebé esté sediento, como la reducción de orina u orina más concentrada (de aspecto más oscuro y olor más fuerte), que tu bebé de cabeceos, que saque a menudo la lengua, el sudor frío o una mayor debilidad.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Por otro lado, si estás dando pecho, el aumento de la temperatura corporal, que ocasiona una mayor transpiración, puede derivar en una disminución de la leche. De ahí la importancia de beber mínimo entre 2 y 3 litros de agua y zumos naturales al día, buscar sitios frescos para las tomas y llevar tejidos livianos. Además, el doctor Gonzalo Oliván, pediatra en el Centro de Pediatría y Adopción Internacional de Zaragoza, recomienda poner una gasa fina entre mamá y bebé para reducir el aumento de la temperatura por contacto directo. Tampoco debes olvidar beber agua durante la toma, así que asegúrate de tener siempre agua a mano cuando vayas a dar el pecho. Además, acompaña la ingesta de líquidos con una alimentación rica en frutas y verduras y asegúrate de realizar 5 comidas diarias con un aporte mínimo de 1800 kilocalorías, como recomienda el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría.

Si vas a visitar un país en el que el tipo de comida es muy diferente, no te preocupes de que el sabor de los nuevos alimentos pueda afectar a tu lactancia. Esto es algo muy positivo para el bebé ya que estás acostumbrando su paladar a nuevos sabores de cara a la introducción de la alimentación complementaria.

 

¿Se puede dar agua al bebé durante la lactancia?

Si el bebé tiene menos de 6 meses y toma el pecho a demanda, no necesita agua, ya que la hidratación le es aportada por la leche materna (con un 88% de agua). Si, a partir de los 6 meses, ya ha empezado a ingerir otros alimentos, puedes ofrecerle agua en un vaso de vez en cuando. Como recuerda el doctor Oliván, “si se le ofrece el pecho antes de las papillas o purés, tal y como se recomienda durante el primer año, probablemente no necesitará agua y no la querrá. A medida que se va haciendo grande y toma más cantidad de alimentos sólidos, generalmente beberá el agua que se le ofrece”.

 

Extracción y almacenamiento de la leche en verano

Con las altas temperaturas, que pueden contaminar la leche, es necesario extremar las precauciones de higiene y conservación. Se debe limpiar bien la zona del pezón, el sacaleches y los recipientes de almacenamiento. La leche puede ser refrigerada hasta 8 días entre 0 y 4ºC y congelada hasta dos semanas. Si te extraes la leche fuera de casa, la AEP recuerda que la leche materna extraída aguanta de 4-6 horas sin refrigerar si la temperatura ambiente es de 25-30ºC. Por encima de los 30ºC, la leche no debe permanecer fuera de la nevera más de 4 horas.

 

¿Se puede hacer Top-less mientras se está lactando?

Si quieres hacer topless en la playa o la piscina durante el periodo de lactancia de tu bebé, no existe ninguna contraindicación para ello. Debes, no obstante, evitar las horas de más radiación (de 11 a 16 horas) y utilizar protector solar. No hay riesgo de que la crema pase a la leche a través de la piel, pero sí debes prestar atención a limpiar bien el pecho antes de que el bebé mame.
 

¿Qué tipo de ropa usar en verano para la lactancia?

Aunque seguramente no te vayas a olvidar de meter en tu maleta sujetadores o camisetas especiales de lactancia, también te pueden valer prendas que se abotonen por delante. Los vestidos cortos son muy fresquitos para verano y pueden ser grandes aliados a la hora de amamantar a los bebés.

 

Me voy de viaje a otro país

Si te vas de viaje a otro país, preocúpate por conocer sus costumbres en cuanto a la lactancia materna. No todos los países protegen de la misma manera los derechos de las madres lactantes. Es importante, sobre todo, informarse sobre las normas que se deben seguir en cuanto a la lactancia materna en público en ese país.

Además, si te vas de viaje intenta no estresarte. Muchas familias planifican las vacaciones de verano con un sinfín de actividades que pueden hacer que la madre se vea desbordada y el bebé estresado (ya que son especialmente sensible a los cambios de ánimo y a las rutinas).

Recuerda que el cuerpo responde al estrés con adrenalina, lo que bloquea la producción de oxitocina (hormona encargada de la producción de leche materna). Esto impide que el proceso de amamantar fluya de manera natural y puede afectar a la lactancia materna. Es por esto es importante que, si te vas de vacaciones (o si te quedas en casa), vivas la lactancia de forma relajada y alejándote de las situaciones que puedan alterarla. Para unas vacaciones durante la lactancia no hay nada mejor que descansar y disfrutar, adaptándote a las circunstancias que supone la llegada de un bebé y, sobre todo, respetando los ritmos y la personalidad de los más pequeños.
 

Otros aspectos a tener en cuenta

- Intenta tomártelo con calma durante los primeros meses de lactancia, especialmente el primero.

- En los viajes largos en coche, para y busca una posición cómoda y fresca para los dos en las tomas. Aunque el viaje se alargue.

- En tren o avión, es recomendable que lleves en bebé en brazos (con un cinturón especial) para que le puedas dar el pecho en cualquier momento.

- Evita que al bebé le lleguen corrientes directas de aire del ventilador o aire acondicionado.


Fuente: Dr. Gonzalo Oliván Gonzalvo y Dra. Cristina Bonjoch, miembros de TopDoctors

Fecha de actualización: 29-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.