×
  • Buscar
Publicidad

Consejos para sobrevivir a su primer viaje en avión

Consejos para sobrevivir a su primer viaje en avión

Afrontar el primer viaje en avión con un niño pequeño es fuente de estrés y preocupaciones de los padres. ¿Llorará todo el viaje? ¿Gritará y pataleará? Aquí van algunos consejos para viajar sin miedo en avión con tus hijos.

Publicidad

Has sido pasajero de avión y seguro que tenías pánico cuando veías que cerca de tu asiento había un niño pequeño. De repente te imaginabas tu vuelo como unas horas de gritos agudos y que te atornillarían los oídos. Pero ahora eres padre, y eres tú el que lleva al pequeño contigo ¿qué pasará?

En primer lugar, seamos realistas. ¿Cuántos vuelos han sido una tortura por un llanto incesante o gritos de algún pequeño? Seguro que ninguno. A lo sumo habrás pasado un rato, tampoco tan largo, escuchando a algún niño llorar o gritar. Nada del otro mundo. Y algo que, aunque no sea agradable, es momentáneo.

Lo peor es que el miedo a que su hijo se ponga a gritar, llorar o patalear en un recinto cerrado y lleno de personas durante horas paraliza a algunos padres para viajar con sus hijos. Pero no debe ser así.

Vamos a ver algunos consejos para afrontar un vuelo con tu pequeño:

- La organización es clave. Deja todo listo para el vuelo de una manera ordenada y accesible para estresarte menos. La documentación suya y tuya, el entretenimiento para el vuelo, snacks (que pasen el control de seguridad).

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Lleva comida contigo. El hambre o el aburrimiento suelen ser las causas por las que los niños empiezan a gritar o llorar. El reglamento de seguridad de los aviones incluye los alimentos de niños como excepción a las normas de alimentos en el avión.

- Incluye algún juego o juguete para el vuelo. Los cuadernos de dibujo son ideales en estas ocasiones. Les permite jugar en silencio y concentrarse en una tarea.

- Ayúdale a dormir. Ya sea con su mantita favorita, su peluche de dormir o cantándole una nana, anímale a descansar durante el vuelo. Tendrás un rato de tranquilidad y descanso también para ti y a la llegada al destino tu hijo estará lleno de energía para explorar contigo. La técnica de hacerte el dormido suele funcionar para conseguir que tu hijo se duerma también.

- Si tu bebé es pequeño, no te preocupes. Pasará la mayoría del vuelo durmiendo y cuando llore no tendrás más que consolarle, cambiarle o darle comida, como siempre.

- Habla con tu hijo sobre qué debe esperar, cómo vuelan los aviones, qué es el aterrizaje y el despegue, dónde van las maletas, las colas que hay que hacer y por qué… Lo más probable es que tu hijo esté fascinado por todo así que incentiva su curiosidad.

- No pospongas un viaje por miedo a volar con tu hijo. Enséñale desde una edad temprana la experiencia de viajar y no limites vuestras experiencias familiares por el miedo. Tanto tú como tu hijo iréis aprendiendo sobre la marcha.

- Si muestran miedo, muéstrales tú seguridad. Dales la mano, cuéntale chistes o historias, dile que mire qué tranquilo va todo el mundo…Puedes incluso ponerle la tarde previa al vuelo una película en la que los protagonistas vuelen en avión y decirle que vosotros vais a hacer como en la película, así le dará menos miedo.

- Pide ayuda a los asistentes de vuelo. Explícales que es la primera vez que viajas con tu hijo. Ellos viven experiencias así a diario, seguro que tienen buenos consejos para ti.

- Pasea con tu hijo por el pasillo del avión para que lo vea, estire las piernas… 


Fecha de actualización: 25-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.