Enseñar al bebé a ponerse de pie

Enseñar al bebé a ponerse de pie
comparte

La mayoría de los padres se preocupa cuando sus hijos cumplen un año y aún no han comenzado a andar ni a ponerse de pie. Cada niño va a su ritmo y hay que esperar a que su sistema neurológico y su musculatura estén preparados. No obstante, puedes ayudar a estimular a tu hijo para que su aprendizaje sea más fácil y llevadero, pero siempre sin forzarle. 

Lo más común es que, según su evolución psicomotriz, los niños sean capaces de mantenerse de pie sin apoyo entre los 11 y los 16 meses. Previamente, han tenido que aprender a mantenerse sentados y a sentarse sin apoyo entre los 8 y los 12 meses.


Lo cierto es que cada bebé es un mundo, unos son capaces de adelantarse y otros son un poco más lentos, pero esto no significa que sean más torpes. Todo depende de la maduración de su sistema neurológico y de que la musculatura de espalda, piernas y glúteos se fortalezca –a partir del sexto mes se empiezan a desarrollar muy rápido–. Es decir, todo depende de su físico, peso, estatura, estímulos recibidos y el entorno.


Por otro lado, el niño pasa por una serie de etapas hasta que el pequeño logra ponerse de pie. Al nacer, suele estar estirado boca arriba todo el tiempo, sin embargo, pronto aprenderá a darse la vuelta y ponerse boca abajo para el gateo. Un aspecto importante es que en ese momento tiene que aprender a controlar su cabecita, puesto que es el inicio de su desarrollo del equilibrio.


En otras palabras, cuando sepa ponerse boca abajo por sí mismo, empezará a saber colocar los brazos hacia delante, lo que le ayudará a moverse. Al principio empezará a moverse como un gusanito, pero poco a poco tomará el control de las piernas, que se desarrollarán de forma muy rápida, contribuyendo a que gatee.

La OMS descarta que el virus zika pase a través de la leche materna

La OMS descarta que el virus zika pase a través de la leche materna

Desde que comenzaron las alertas por el virus Zika y su implicación en malformaciones fetales, muchas son las dudas que han surgido en torno a este virus no peligroso para adultos pero sí para el desarrollo de los fetos cuando se contagia una mujer embarazada. Ahora, la OMS ha descartado que este virus se contagie al bebé a través de la leche materna.


El siguiente paso será que consiga sentarse y, para ello, necesita haber adquirido fuerza en brazos y abdominales. En ese momento también habrá logrado la fuerza necesaria para mantenerse de pie. Como apoyo utilizará muebles y paredes. Este proceso psicomotriz es esencial para que poco a poco vaya dando sus primeros pasos. Ten cuidado en esta etapa con los picos de la mesa.


Consejos para enseñar al bebé a ponerse de pie


- Para enseñar a tu hijo a ponerse de pie es muy importante que durante el aprendizaje siempre emplees palabras de apoyo y ánimo para que se vea capaz de conseguir su objetivo.


- Haz que se ponga de pie colocando su juguete favorito sobre cualquier superficie a su alcance para que el pequeño lo intente coger.


- Celebra sus logros.


- Si el bebé se cae, no te asustes ni exageres para que no coja miedo. Levántale y, si no se ha hecho daño, sonríe y sigue como si nada hubiera pasado. 


- Cuando el bebé vaya cogiendo confianza permaneciendo de pie, agárrale de la manita para intentar que dé sus primeros pasos.


- Para tener éxito, estas actividades se tienen que realizar cuando el niño esté relajado y no tenga hambre ni sueño. Y, por supuesto, nunca forzarle ni obligarle. Todo hay que hacerlo a su ritmo. Se trata de estimular nada más. 

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×