¿Cuándo un bebé empieza a decir "mamá"?

¿Cuándo un bebé empieza a decir
comparte

Todas las nuevas madres desean que sus hijos digan la palabra mágica “mamá”, es más, que sea su primera palabra. Pero esto no siempre ocurre así ni tampoco tan rápido como se quisiera. Los bebés saben comunicarse casi desde su nacimiento, pero poner en práctica el lenguaje es mucho más complicado y requiere de tiempo. 

Los niños y las niñas llevan ritmos de desarrollo diferentes y es poco probable que comiencen a adquirir nuevas habilidades y capacidades a la vez, aunque por norma general lo hacen en una misma etapa. Pero no hay que pensar que el motivo de que un pequeño tarde más en decir sus primeras palabras sea grave ni un problema. Hasta alrededor de los 9 meses los bebés no son capaces de vocalizar palabras simples, antes de este momento solo chapurrean sonidos y balbucean intentando comunicarse con sus progenitores. 

 

 

El desarrollo del lenguaje en los pequeños se ve afectado por diversos factores como pueden ser el entorno en el que se esté criando, su herencia, la familia, la escolarización, etc. Asimismo, la estimulación por parte de sus progenitores va a ser un factor importante en este sentido, si se habla con el pequeño, se tienen conversaciones con el o se señalan objetos y repitiendo el nombre del mismo poco a poco podrán asimilar esta capacidad y comenzar a hablar. 

 

 

Aún si con estos estímulos el pequeño no termina de arrancar con sus primeras palabras no hay que desesperarse ya que pueden existir algunos motivos por los que todavía no es capaz de decir la ansiada palabra. 

¿Cómo se riñe a un bebé?

¿Cómo se riñe a un bebé?

Cuando un bebé es recién nacido no se le debe reñir jamás porque además de que no lo entiende está desarrollándose a pasos agigantados cada día y lo que hay que hacer es disfrutar de su presencia y de todo el amor que nos ofrece con su simple mirada.

 

 

1. Probablemente el pequeño aún no relacione la palabra “mamá” con su madre. Cuando se le quiere enseñar al menor alguna palabra se tiende a señalar el objeto y a repetir varias veces el nombre ayudándolo a relacionar la palabra con lo que está viendo. A la hora de enseñarle el concepto de mamá o papá en ocasiones no se hace de esta manera sino utilizando frases más complejas como “¿quieres a mamá?” o “dáselo a mamá”, pero estas oraciones no terminan de dejarle claro qué o quién es “mamá”. 

2. Existen niños que son pensadores visuales y necesitan otras formas para aprender la palabra. Muchos pequeños necesitan aprender de una manera más visual que auditiva teniendo que captar el concepto a través de la vista.  

3. El pequeño no es capaz de reproducir el sonido “m” para poder decir la palabra mamá. Puede darse el caso de que su falta de tonicidad labial le dificulte colocar los labios juntos para poder reproducir correctamente el sonido. 

 

 

Una de las mejores maneras formas que tienen los padres y las madres para ayudar a su bebé a hablar y a decir “mamá” es mediante juegos y pasando tiempo juntos en familia. Se puede llevar a cabo un juego en el que se sitúe al pequeño en un lugar algo apartado de donde no pueda salir por su cuenta y necesite a su madre, por ejemplo su cuna. La idea es que la mujer se esconda y que repita la palabra “mamá” varias veces hasta que el pequeño se dé cuenta de que le hace falta llamarla para que lo saquen de la cuna. Todo ello repitiéndolo varias veces conseguirá que con el tiempo aprenda a decir la palabra y a relacionarla con su madre. 

 

 

Para aquellos pequeños que necesiten una mayor estimulación visual para relacionar conceptos se puede enseñar vídeos o un álbum de fotos de la madre. Lo ideal es que en ambos casos la mujer salga con el aspecto que tiene en la actualidad. En los vídeos puede repetir varias veces la palabra “mamá” con diferentes entonaciones pero de manera natural. En el caso de realizar un álbum solo de la madre lo ideal es ponerse con el pequeño a verlo, repitiendo la palabra y haciendo pausas para que el niño o la niña tengan tiempo de asimilarlo e intentar decirlo. 

 

 

En aquellos casos en los que el menor tenga algún problema para pronunciar el sonido “m” lo aconsejable es llevar a cabo “juegos” en los que se haga un sonido muy exagerado. Por ejemplo, después de comer repetir mucho “mmmmm” para que el pequeño comience a intentar imitar a sus progenitores y que practique esta pronunciación. 

 

 

Como ya se menciona anteriormente las diferencias a la hora de desarrollar el idioma son completamente normales y no hay que angustiarse. Aun así, en el caso de que los progenitores tengan dudas pueden acudir al pediatra o al logopeda para obtener una valoración experta, aunque por lo general, en las revisiones normales de los pequeños se suelen tener en cuenta este tipo de cosas para descartar futuros problemas y detectar cualquier anomalía cuanto antes. 


Fuentes: 

    Red Cenit, Centros de Desarrollo Cognitivo, https://www.redcenit.com/como-ensenar-a-tu-hijo-a-decir-mama/ 

    Asociación Española de Pediatría, https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/lenguaje-en-nino

    Juana Lorente Aledo, logopeda, https://logopedaslacoruna.com/como-estimular-el-lenguaje-verbal-de-los-bebes-logopedas-la-coruna/  

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×