×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo ayudar a mi bebé en su desarrollo?

¿Cómo ayudar a mi bebé en su desarrollo?

Cuando un bebé llega al mundo el cerebro está todavía en las fases iniciales de su maduración y la mayor parte del desarrollo del mismo se llevará a cabo una vez que el bebé ya haya nacido y es el momento donde los padres tenemos como tarea ayudarlos a que se desarrolle de una manera sana, equilibrada, adaptada al medio y responsable.

Publicidad

En los primeros años de vida de nuestro pequeño aún no se desarrolla la parte racional del cerebro, por lo que las emociones y los instintos dominarán sus actos, es por eso que los bebés piden las cosas en el momento que ellos lo quieren sin poder esperar, ya que sus peticiones son las necesarias para poder sobrevivir, como por ejemplo el comer.


En niños con mayor edad se hacen presentes los berrinches, la forma inmadura de expresar su ira o enojo sin poder controlar. Y como bien dijimos, no es más que una muestra de la inmadurez del cerebro racional.


Sabemos que las actitudes anteriores son normales, sin embargo, no por eso debemos permitirlas, es importante entender por qué actúan así y enseñarles alternativas para expresar sus sentimientos de otra manera pues de no ser así el bebé podría crecer con dificultades para entender, controlar y reflexionar acerca de sus propias emociones.


Existen algunas maneras para ayudar a tu bebé y estimular su desarrollo cerebral:

No te puedes perder ...

Y tambien:


1. Interacción:


“Sacar-Devolver”, esta es una estrategia de desarrollo temprano donde si un bebé balbucea contigo tú contestas, o si te da algo respondes con un “gracias”.


2. Control del nivel de estrés:


Es importante que las personas que se encarguen del cuidado de los niños estén alerta sobre el tipo de ambiente en el que este se desarrolla, hay que ofrecerle consuelo cuando se encuentra disgustado y así ayudarlos a calmar sus emociones. Existen familias donde la violencia, la negligencia y el abuso se hacen presentes, lo que genera un “estrés tóxico” y puede causar problemas de salud e incluso retrasos en el desarrollo de los niños.


3. Responder con atención y sintonía:


La relación que se construye entre el bebé y su cuidador es sumamente importante para su desarrollo físico, emocional e intelectual, ellos necesitan sentirse seguros, protegidos y cuidados por un adulto.


Los padres o cuidadores que son indiferentes para aquello que el niño cuenta pueden causar la aparición de dificultades sociales, emocionales y de comportamiento, lo que causaría problemas en el desarrollo tanto físico como emocional del pequeño.


4. Juego:


El jugar diario es una actividad importante para el niño pues lo ayudará a su desarrollo cerebral, fortaleciendo sus habilidades motoras, de equilibrio y de visión. La actividad física del niño debe ser de 60 a 90 minutos diarios.


Si el juego es al aire libre tenemos otro punto a nuestro favor pues, además de trabajar con su desarrollo de habilidades motoras, también eliminamos el estrés de las familias.


5. Dieta Balanceada:


Una dieta pobre en nutrimentos puede impactar negativamente en el desarrollo del pequeño.


La leche materna es excelente desde el punto de vista nutritivo ya que esta da justo lo que el pequeño necesita. Sin embargo, cuando comenzamos la introducción de alimentos sólidos es importante que estos sean variados para que estén llenas las necesidades nutricionales de tu pequeño.


Como padres debemos estar al pendiente de nuestros hijos, conociendo poco a poco sus necesidades y su ritmo de desarrollo, pues recordemos que en esa situación no existen tiempos exactos, cada pequeño se desarrolla y crece a su tiempo. Sin embargo, con algunas actividades podemos ayudar a que su desarrollo sea dé la mejor manera.


Fecha de actualización: 06-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.