¿Por qué los bebés no pueden beber agua?

¿Por qué los bebés no pueden beber agua?
comparte

Durante los primeros 6 meses de vida el bebé solo se alimenta de leche, ya sea materna o de fórmula, y, en este tiempo, no hay que ofrecerle agua al bebé por mucho calor que haga. ¿Por qué no hace falta que los bebés beban agua? ¿Puede ser malo darles agua antes de esta edad?

El mejor alimento para un bebé recién nacido, y hasta los 6 meses de vida, es la leche materna. Esta les aporta todos los nutrientes que necesita, además de mantenerlos hidratados ya que la leche está compuesta por un 88% de agua, por lo que, mientras los bebés son alimentados al pecho, no necesitan agua, solo leche. Y en los meses de más calor, lo que hay que hacer es ofrecerles el pecho más a menudo, no hace falta darles agua para evitar la deshidratación.


En cuanto a los bebés que son alimentados con leche de fórmula, sí toman agua, solo que lo hacen mezclada con la leche en polvo. En este caso, es importante, antes de los 4 meses, ofrecerle agua hervida para evitar infecciones en el bebé o comprar agua mineral baja en sodio ya que los riñones del bebé aún muy inmaduros y tienen dificultad para la excreción de sodio. Además, no es conveniente darles agua sola ya que no les aporta ningún nutriente y puede hacer que se sientan llenos, lo que disminuirá las tomas de leche y puede afectar a su crecimiento. Es decir, el agua en bebés pequeños puede causarles malnutrición o desnutrición. Los niños tienen que ingerir alimentos altamente nutritivos y con calorías para poder crecer y engordar, pero si les ofrecemos agua, no obtendrán ningún nutriente necesario y comerán menos de los alimentos que sí necesitan.


Además, según especialistas del Centro Pediátrico de Johns Hopkins (Estados Unidos), dar agua a los bebés menores de 6 meses puede hacer que desarrollen una enfermedad llamada hiperhidratación cuyos síntomas principales son irritabilidad, somnolencia, baja temperatura corporal, edema en la cara e incluso convulsiones. Si ofrecemos mucha agua al bebé, puede orinar demasiado, lo que le puede hacer perder electrolitos y sodio necesarios para el funcionamiento del organismo. Esto ocurre cuando se le da al bebé mucha agua o cuando se usa demasiada agua al mezclar la leche de fórmula (por eso siempre hay que seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a cantidad de leche por ml).


Por otra parte, si no se siguen las recomendaciones de seguridad al dar agua al bebé, sobre todo en países con deficiencias higiénicas, se pueden contagiar de diarreas graves. Por eso la OMS recomienda dar solo el pecho a los bebés pequeños, especialmente en ciertos lugares del mundo. Los bebés no necesitan agua para calmar su sed, con la leche materna tienen más que suficiente.


Por eso, durante los meses de calor es normal que el niño pida pecho más a menudo y haga tomas muy cortitas ya que nota más sed y necesita hidratarse más a menudo por medio de la leche materna.


En cuanto a los bebés que se alimentan solo con biberones, tampoco debes darles más agua en verano ya que la composición de leche y agua debe ser la indicada y no varía haga más o menos calor. Simplemente, puedes ofrecerle el biberón a demanda para que pueda calmar su sed.


Pero, en cuanto empiece la alimentación complementaria, debes empezar a ofrecerle agua ya que tomará menos cantidad de leche y, por lo tanto, de agua, con lo que hay que empezar a completar con agua sola, preferiblemente hervida o mineral hasta los 12 meses. No obstante, no te preocupes si bebe poca agua ya que muchos alimentos de los que se introducen al principio también aportan agua, como las frutas y las verduras, y sigue bebiendo mucha leche, por lo que no va a deshidratarse. Si le ofreces agua y no la quiere, no le fuerces.


Fuentes:

Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/features/qa/breastfeeding/es/

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×