×
  • Buscar
Publicidad

¿Hasta qué edad se puede hacer colecho?

¿Hasta qué edad se puede hacer colecho?

El colecho o compartir la cama padres y niños es una decisión personal que deben tomar las familias en función de lo que mejor consideren. Algunos pediatras afirman que la edad óptima de hacerlo es hasta los cinco años pero otros opinan que dependerá de lo que el niño necesite.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el colecho?

El colecho consiste en que el bebé y los padres duerman en la misma cama. Hay diferentes teorías y opiniones enfrentadas sobre esta práctica y sobre la edad adecuada para dejar que el niño duerma solo.  

Algunas posturas que lo defienden afirman que dormir con los niños favorece la lactancia materna y fortalece los vínculos entre los papás y el niño. Aseguran que proporciona al niño sensación de protección y que los padres se sienten más seguros al saber que el bebé está tan cerca de ellos.

En cambio, las voces en contra advierten de que este hábito puede ser perjudicial para el bebé por el riesgo de asfixia, puede provocar problemas en la relación de los padres o puede crear cierta dependencia en los pequeños.

En cualquier caso, es una decisión personal que los padres deben tomar según lo que mejor consideren para el bien del niño y de ellos mismos. Cada familia tiene sus propias ideas y convicciones y lo mejor es que tomen sus propias decisiones.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Edad para dejar el colecho

Si bien, cuando los padres deciden que lo mejor es compartir la cama con su bebé, muchas veces les surge la duda de hasta cuándo se podrá o habrá que mantener esa costumbre.

La mayoría de expertos recomiendan que, aunque no sea en la misma cama, hasta los siete meses el bebé duerma en la misma habitación que los padres para que puedan tenerle cerca en caso de que le ocurra algo o se ponga a llorar. Además, será más cómodo para la madre no tener que estar cambiando de habitación cada vez que haya que darle una toma.

A partir de los 7 meses los bebés inician el proceso de dormir toda la noche aunque la mitad de los niños no lo hacen hasta los 2 años, y el resto lo hace entre los dos y los cinco años.

Algunos de los pediatras que apoyan la técnica del colecho consideran que los niños deben dormir con sus padres hasta los 5 años, a no ser que el pequeño quiera irse a su propia habitación antes. Hasta esta edad los pequeños pueden sufrir ansiedad ante la idea de separarse de los padres, algo que se puede solucionar de manera eficaz durmiendo todos juntos. Hasta que no entiendan que no corren ningún peligro por estar en su propia habitación y que los padres acudirán cuando sea necesario, no conseguirán dormir ellos solos.

En realidad, no hay una edad óptima para pasar a los niños de la cama de los padres a su propia habitación. Es una decisión que se debe tomar en familia y deben ser los padres los que tomen la iniciativa en función de cómo vean a su hijo.

Lo fundamental es que todos los miembros estén de acuerdo y se sientan cómodos a la hora de dormir juntos o separados.

No existe una edad concreta para iniciar el cambio, el momento ideal será cuando el niño esté preparado para hacerlo. Cada niño es un mundo y reacciona de una manera diferente a la hora de irse a dormir, así que es fundamental tener en cuenta cada caso particular. Aun así entre los 7 y 8 años los niños empiezan a ser más independientes y generalmente será en este momento cuando reclamen de manera definitiva su propio espacio.


Fecha de actualización: 18-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.