Consecuencias de los bebés prematuros

Consecuencias de los bebés prematuros
comparte

El bebé prematuro es aquel que nace antes de que se completen las 37 semanas de gestación. Debido a esta prematuridad, puede desarrollar diversas complicaciones.

No te puedes perder ...

Bebés prematuros antes y después

Bebés prematuros antes y después

Los bebés prematuros son todos aquellos que nacen antes de la semana 37 de embarazo, momento en el que se considera que el bebé está a término y preparado para nacer. Sin embargo, la tasa de supervivencia y las consecuencias de nacer antes de tiempo varían mucho según la edad gestacional del bebé, su peso y su madurez.

Tener un bebé prematuro es una situación estresante, más aún cuando es muy pequeño e inmaduro. Posiblemente todo haya sucedido muy rápido y no estuvierais preparados, por lo cual no os ha sido fácil adaptaros y aceptar la realidad. Es importante que sepáis que todos estos sentimientos son absolutamente esperables y así es como lo expresa la inmensa mayoría de los padres de un bebé prematuro. Por lo tanto, es bueno que podáis manifestar vuestras dudas y su ansiedad sin temor o vergüenza, tanto con sus familiares y amigos, como con los profesionales que atienden a vuestro bebé.

El niño prematuro nace inmaduro anatómica y fisiológicamente, lo cual le hace más sensible al agente externo y más vulnerable a las infecciones y enfermedades. El bebé prematuro sufre hipotermia con más facilidad y puede necesitar más ayuda para alimentarse que los niños nacidos a término.

Los bebés que nacen prematuramente tienen un alto riesgo de sufrir unas series de complicaciones. Estas son las complicaciones más comunes que se observan inmediatamente después del nacimiento. A pesar de que muchas de estas complicaciones pueden ser diagnosticadas y tratadas, a menudo pueden conducir a problemas de larga duración mientras el bebé crece.

Una de las consecuencias de que un bebé sea prematuro es que el desarrollo de muchos de sus órganos aún no han terminado su madurez y, posiblemente, pueda bajar su temperatura fácilmente causando una hipotermia y poniendo en riesgo su vida.

La alimentación también puede verse afectada pues recordemos que sus reflejos tanto de succión como de deglución no están del todo desarrollados, por lo que puede traer dificultades para alimentarse.

Hay muchos casos de bebés prematuros que comienzan a respirar de manera automática al nacer, sin embargo, existen muchos otros que no lo logran y necesitan reanimación cardiopulmonar, por lo que tendrán que mantenerse en la incubadora por algún tiempo mientras sus pulmones maduran y pueden lograr respirar y mantenerse respirando por sí solos. En muchas ocasiones, los bebés prematuros que requieren tratamiento continuo con oxígeno suplementario desarrollan fluido en los pulmones, cicatrices y daño pulmonar y, en muchas ocasiones, la mayoría de estos niños desarrollan enfermedad pulmonar crónica que se parece al asma.

Las infecciones son un tema de cuidado en los bebés prematuros pues son frecuentes en ellos ya que su sistema inmune aun no está completamente desarrollado y corren mayor riesgo al contraer alguna de ellas poniendo en riesgo hasta la vida del bebé.

En cuanto a su cerebro los bebes prematuros pueden sufrir lesiones en este órgano debido a la falta de oxígeno provocando así parálisis cerebral, retraso en el desarrollo o problemas de aprendizaje. También puede haber hemorragias que suelen ocurrir en los primeros tres días de vida y, por lo general, se diagnostican con un examen de ultrasonido. La mayoría de las hemorragias cerebrales son leves y se resuelven sin o con pocos problemas a largo plazo.

Los ojos de los bebés prematuros no están preparados para el mundo exterior lo que puede provocar deficiencias visuales debido a la retinopatía de la prematuridad (ROP) La mayoría de los casos son leves y se curan solos con poca o ninguna pérdida de la visión. En casos más graves, el oftalmólogo puede tratar los vasos anormales con un láser o con crioterapia (congelación) para proteger a la retina y preservar la visión. Alrededor del 90 por ciento de los lactantes con ROP están en la categoría más leve y no requieren tratamiento. Sin embargo, los lactantes con casos más graves pueden desarrollar deficiencias visuales o incluso ceguera.

Como consecuencias a largo plazo, o en fases posteriores de la vida, podemos mencionar que por lo descrito anteriormente los bebés prematuros tienen el riesgo de desarrollar discapacidades que los acompañarán toda la vida, pero es importante mencionar que el grado de estas discapacidades dependerá en muchos casos de la prematuridad del bebé, la atención que haya recibido en el momento del nacimiento así como después de este, los cuidados que se recibieron en el parto y los periodos y medidas que se hayan tomado inmediatamente después de este, y los días, semanas o meses que sigan después de ese momento. Entre las consecuencias más comunes esta el retardo cognitivo y es común que estos niños se retrasen en el desarrollo cognitivo en el momento del inicio escolar, es común que los niños prematuros tengan algún problema de aprendizaje. Así mismo, también pueden presentarse problemas de comportamiento o psicológicos pues los prematuros son más proclives a tener ciertos problemas de comportamiento o psicológicos como puede ser el déficit de atención/ hiperactividad.

Recuerda que durante los dos primeros años tu bebé puede no crecer con la misma velocidad que un bebé que nació a término. Los bebés prematuros por lo general son más pequeños durante este tiempo. A veces crecen en fases aceleradas y usualmente alcanzan a los bebés nacidos a término casi a los dos años.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de estatura final de los niños que arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fuente:

Rodríguez, D., & Ceriani Cernadas, J. (2006). Bebés prematuros. Sus días en neonatología, llegada a la casa, el seguimiento.

Egan, L. F. (2006). El ABC del cuidado de enfermería en los bebés prematuros extremos–Segunda parte–. Rev Enfer Neon [Internet][citado 2011 Aug 28] Disponible en: www. fundasamin. org. ar/download. php.

http://www.who.int/features/qa/preterm_health_challenges/es/

http://www.mychildwithoutlimits.org/understand/prematurity/common-health-problems-associated-with-prematurity/?lang=es

http://infogen.org.mx/prematurez/

Fecha de actualización: 05-10-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>