×
  • Buscar
Publicidad

¿Con cuántos meses aguanta la cabeza un bebé?

¿Con cuántos meses aguanta la cabeza un bebé?

Cuando nace un bebé, su motricidad todavía no esta coordinada, ni presenta finalidad alguna, se adaptará al nuevo medio en que vive a través de una actividad refleja e irá madurando su desarrollo paulatinamente, empezando por los músculos que mantienen la cabeza erguida y siguiendo hacia abajo.

Publicidad

Cada niño, como persona única, tiene su propio temperamento, estilo de aprendizaje, genética familiar y tiempo de crecimiento. Sin embargo, hay patrones universales y predecibles en el desarrollo que ocurren durante los primeros años de vida (0 a 9 años).  Por eso es importante que los niños durante su desarrollo reciban diferentes tipos de estímulos e interacciones para ejercitar y desarrollar nuevas habilidades.

 

Algunos niños al nacer tienen poco control sobre su cabeza, porque los músculos de su cuello son todavía muy débiles, sin embargo, hay otros que son capaces de levantar la cabeza cuando cumplen un mes de vida y de mantenerla erguida mientras está sentado a los 4 meses. A los 6 meses debe tener los músculos del cuello suficientemente fuertes como para mantener el control de la cabeza.

 

Conocer las etapas del desarrollo infantil puede ayudarnos a entender mejor al niño y evitar situaciones que le puedan afectar el resto de su vida, además de que esto nos permite estar pendientes de algún retraso observable y poder atenderlo en tiempo.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

El bebé necesita que mamá sostenga su cabeza y cuello durante al menos el primer mes, esto les permitirá mirarse a los ojos, conectarse y fortalecerá su vínculo afectivo mientras lo mece en sus brazos. Cuando esté en brazos de mamá o papá es importante apoyarlo sobre el hombro, de esta manera se tendrá mayor control para mantener su cabeza erguida, aunque no muy bien ni por mucho tiempo. Podrá mantenerla erguida mientras esté sentado en el asiento del auto o en el portabebé frontal, asegurándonos de que su cara esté despegada de la tela, ya que aún no tiene fuerza para mover la cabeza para respirar sin dificultad.

 

Es necesario tener cuidado con el pequeño durante los primeros meses de vida hasta que tenga suficiente fuerza en sus vertebras cervicales para sostener por sí mismo la cabeza, por lo que debemos sujetarle el cuello y la cabeza cuando se le levante, lo tengas en brazos o lo traslades.

 

Se recomienda que el bebé duerma boca arriba para prevenir ´´la muerte súbita en la cuna (SIDS)´´. Mientras esté despierto podemos acostarlo boca abajo ya que el movimiento de levantar el pecho y la cabeza para verte a ti o a sus juguetes le fortalecerá los músculos del cuello. Nunca debemos dejarlo solo en esta posición.

 

Los niños desarrollan sus destrezas a ritmos distintos, unos más rápido que otros, dependerá de su fuerza y de la ejercitación que se le proporcione. Los bebés prematuros lograrán esta madurez meses más tarde que los nacidos en término; comenta con tu pediatra si tienes dudas.

 

Cuando el pequeño ha logrado un buen control de su cabeza, puede desarrollar habilidades como sentarse, rodar o voltearse, cuando esté en el piso empezará con el gateo y posteriormente caminará. La importancia de sostener su cabeza es porque de ahí logrará habilidades más complejas, como sentarse en una silla para comer y tragar alimentos sólidos.

 

Podremos ayudar al pequeño a lograr el control de su cuerpo sin forzar su naturaleza. Entre los 4 y los 6 meses puedes tomarlo de sus manos y ayudarlo a sentarse, esto fortalecerá su abdomen, sus brazos y cervicales, nunca jalar, siempre guiándonos con su propia fuerza.

 

No debemos olvidar que no hay dos niños que crezcan y se desarrollen exactamente a la misma velocidad, ni de la misma manera, y que algunos evolucionan más rápido que otros. Si a los tres meses, aproximadamente, no logra hacerlo consulta al pediatra.

 

Recuerda que es la secuencia y no la edad lo que constituye el factor importante para evaluar el progreso de un niño. Nunca hay que forzar, ni obligarles a mantener posturas o realizar movimientos que no sean capaces de hacer por sí solos, pero sí se les puede estimular con diversos juegos y movimientos sencillos.


Fecha de actualización: 15-06-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.