• Buscar
Publicidad

¿Cómo elegir el mejor chupete?

¿Cómo elegir el mejor chupete?

En el mercado existe gran variedad de chupetes: de diferentes formas, tamaños, materiales… lo que puede dificultar la tarea a la hora de comprar un chupete para tu bebé. Te explicamos cómo saber cuál es el más conveniente para tu hijo.

Publicidad

Índice

 

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir el chupete?

Lo primero que debes tener en cuenta es que el bebé tiene la última palabra. Será él quien decida finalmente con qué tipo de chupete está más a gusto. No obstante, a la hora de comprar sí que tienes que tener en cuenta lo siguiente:

- Edad del bebé: tanto la tetina como la zona de agarre varían en tamaño según la edad del pequeño. En la caja de embalaje viene la edad adecuada de cada chupete, elige aquel que se ajuste a los meses que tiene tu hijo.

- Requisitos de seguridad: la norma UNE-EN 1400 establece las condiciones que debe cumplir un chupete para evitar accidentes. Algunas de ellas son:

1.     No usar en su fabricación materiales nocivos, irritantes o tóxicos.

Articulo relacionado: ¿Cómo elegir el mejor chupete?

2.     Tener los bordes protegidos o redondeados.

3.     No tener elementos desmontables o piezas que puedan romperse.

4.     Un etiquetado completo con todos los datos, instrucciones y advertencias.

5.     Anilla o tirador para quitarlo de la boca.

6.     La tetina no debe medir más de 3,3 cm.

7.     La base no debe ser tan grande como para que el bebé se lo meta entera en la boca.

8.    Sin pegatinas ni etiquetas.

9.    Fabricados de una sola pieza.

- Materiales: las tetinas pueden ser fundamentalmente de dos materiales: látex o silicona. El látex es un material natural, blando y elástico, que se asemeja más a la textura del pecho materno. Es resistente, pero al ser más natural, se deforma y desgasta con mayor facilidad, por lo que hay que cambiar la tetina más a menudo.

Mientras que la silicona es un material sintético transparente más rígido y menos resistente a los mordiscos, por lo que se recomienda su uso antes de la aparición de los dientes. Por otra parte, la silicona resiste muy bien el calor, es más fácil de limpiar y se desgasta menos, por lo que dura más tiempo.

En cuanto al resto de materiales que forman el chupete, deben ser atóxicos, hipoalergénicos, blandos y flexibles para no causar irritaciones en la mucosa bucal del pequeño.

- Forma de la tetina: las tetinas con forma anatómica imitan la forma del pezón materno y se adaptan mejor al paladar, por eso se recomiendan durante los primeros meses, mientras el bebé aún se alimenta del pecho. En cambio las tetinas con forma redondeada ayudan a mantener en todo momento una posición correcta dentro de la boca, incluso cuando el bebé lo gira, evitando así deformaciones.

También debes comprobar que la tetina no mida más de 3 cm, para evitar que el bebé abra demasiado la boca.
 

Beneficios del chupete

• Reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Según el estudio realizado por la American Academy of Pediatrics, el chupete estimula el desarrollo de los caminos neuronales que controlan la potencia de las vías respiratorias superiores, pudiendo reducir hasta un 90% el riesgo de muerte súbita en los bebés.

• Ayuda a calmar al bebé. La sensación que reciben los bebés cuando están mamando es de tranquilidad y seguridad. El uso del chupete satisface este reflejo de succión, calmando y reconfortando al bebé cuando está nervioso o cuando ninguna otra cosa parece funcionar.

• El bebé permanece más tiempo tumbado boca arriba. Antes de dormir el bebé se muestra más tranquilo si usa chupete. Este estado de relajación facilita que el bebé permanezca más tiempo boca arriba, tal y como recomiendan los pediatras.

Reduce el riesgo de caries. El uso del chupete reduce la dependencia del bebé al biberón, evitando la toma prolongada de líquidos. De esta manera, los bebés tienen menos riesgo de desarrollar caries en el futuro.
 

Consejos para el correcto uso del chupete

- No se lo ofrezcas antes de los 15 días para no interferir con la lactancia. 

- Cámbialo cada 2 o 3 meses o si ves que empieza a estropearse.

- Úsalo solo en momentos puntuales (dormir, calmarle…) no de forma habitual.

- Ten varios de repuesto.

- No se lo cuelgues del cuello.

- Mantenlo siempre limpio. No hace falta esterilizarlo todos los días, pero sí mantenerlo limpio.


Fuente:

AEP

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 10-09-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×