×
  • Buscar
Publicidad

Cómo dormir a un bebé

Cómo dormir a un bebé

El sueño de un bebé suele ser la odisea de los progenitores y es que durante los primeros meses de vida se despertarán muy a menudo durante la noche. Existen algunas pautas que se pueden llevar a cabo para ayudar a que el pequeño duerma más profundamente y tenga menos desvelos durante la noche, aunque si tiene hambre va a ser inevitable.

Publicidad

Los bebés no tienen ciclos regulares del sueño hasta que llegan a los 6 meses de vida, aunque duerman alrededor de 16 o 17 horas al día no implica que tengan largos periodos de sueño, lo más probable es que no duerman más de 1 o 2 horas seguidas. Mientras más mayores se vayan haciendo menos horas de sueño necesitarán y es normal que se despierten durante la noche, aunque solo sea por unos minutos. Igualmente, cada niño es un mundo y no esto no significa que las necesidades de sueño sean las mismas para todos los bebés.

 

Durante los primeros 6 meses de vida los pequeños solo pasarán por dos de las cuatro etapas del sueño que tienen los adultos, aunque esto irá evolucionando diferente en función del temperamento de cada bebé, el ambiente familiar o si sufren ansiedad por separación.

 

El patrón de sueño de los bebés irá evolucionando con el paso de los meses. Los primeros meses serán más complicados ya que se despertarán a menudo para alimentarse ya que en esta etapa su crecimiento es muy rápido. Esto también fomenta el apego durante el amamantamiento gracias al contacto piel con piel y a la liberación de oxitocina en la madre.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Se ha comprobado que los pequeños que toman la leche tardan más tiempo en adoptar el sueño prologando durante la noche, pero las tomas nocturnas son esenciales para alargar el periodo de lactancia materna. En cambio, los menores que tomen leche de fórmula harán pausas nocturnas más largas. Estas interrupciones nocturnas son normales y naturales para el desarrollo de los seres humanos y no suponen ningún problema o complicación para las personas.

 

Aunque hay que adaptarse al ritmo del recién nacido la madre debe descansar y organizar bien el tiempo para que la falta de sueño no le cause problemas de ningún tipo. Se ha demostrado que uno de los factores que fomentan la depresión postparto es la falta de sueño.

 

El colecho es una técnica muy aceptada en algunas culturas y no tiene ningún tipo de repercusión negativa en la salud mental ni física del bebé ni los progenitores. Acostar al bebé en la cama familiar puede facilitar las tomas por la noche. En estos casos de recomienda no cubrirle la cabeza al bebé, acostarlo boca arriba, no utilizar mantas ni edredones pesados, el colchón debe ser firme y la temperatura de la habitación agradable.

 

Se pueden llevar a cabo todos los días algunas rutinas tranquilas y relajantes antes de la hora del sueño, por ejemplo, baño, canción de cuna, arroparlo en los brazos y acariciarlo hasta que se duerma en la cuna. Esto facilitará la tarea para que se duerma, pero con el tiempo deberá aprender a dormirse solo. En este caso, se recomienda dejar al bebé solo en la cuna cuando esté somnoliento para que con el tiempo aprenda a dormirse solo, es una manera de hacer que su último recuerdo sea la cuna y así la relacione con la hora de dormir. Por norma general los niños suelen tardar entre 20 y 30 minutos en dormirse.

 

Los progenitores deben crear el ambiente adecuado a la hora de dormir a los bebés por la noche. No es conveniente que las tomas de leche antes de dormir sean divertidas ni los despejen, lo adecuado es que sean aburridas y breves para no activar al pequeño. La idea es que el bebé asocie la noche con el sueño y la poca actividad.

 

Por este motivo tampoco se aconseja jugar con el pequeño antes de dormir ni darle carantoñas o mimos. Todo debe ser muy relajado y no estimularlo. Cuando se despierte por la noche no hay que encender las luces sino dejar una muy tenue. Asimismo, seguir horarios y una misma rutina cuando se despierte ayudarán a que concilie el sueño con más facilidad. En resumen:

 

1. Jugar y hablar con el bebé durante el día hará que se mantenga despierto durante más horas y, por consiguiente, durante la noche las recupere durmiendo periodos más largos.

2. Cuando se está alimentando o cambiando al bebé durante la noche lo mejor es hacerlo con calma y en silencio para no estimularlo.

3. Colocar al bebé en la cuna cuando aún esté despierto pero somnoliento para que se acostumbre a dormir por sí mismo en su propio espacio.

4. Cuando comienza a llorar en la noche se aconseja esperar algunos minutos para comprobar que son quejas reales o si se puede volver a dormir solo.

 


Te puede interesar:

Las tablas de percentiles de peso y talla del bebé son elaboradas por la OMS para facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad