Cómo cuidar a un bebé con bronquitis

Cómo cuidar a un bebé con bronquitis
comparte

La bronquitis es la inflamación aguda o crónica de la mucosa de los bronquios, una enfermedad muy habitual en menores de 2 años que afecta a todo el tracto respiratorio. Puede ser aguda o crónica y causa tos y problemas para respirar que deben aliviarse con diversas medidas.

Tipos de bronquitis


- Bronquitis aguda: suele estar causada por un virus y es el resultado de un resfriado que se complica. Después de unos días, aparece una tos seca y constante que suele evolucionar a tos profunda a medida que se acumula la mucosidad en los bronquios. Debido a la inflamación, la mucosa de los bronquios se engrosa y produce moco y pus, que causan goteo nasal y problemas para respirar o falta de aire. El niño puede presentar también fiebre, escalofríos, problemas para dormir, dolor detrás del esternón, sibilancias, estertores. En este caso la enfermedad suele mejorar sola en unos días.


- Bronquitis subaguda o prolongada: causada por una infección bacteriana que requiere antibiótico para su curación. Suele ir acompañada de sinusitis.


- Bronquitis crónica o frecuente: se produce cuando el niño sufre entre 4 y 5 episodios de bronquitis aguda al año. Normalmente se debe a problemas en el sistema inmunitario del niño. En este caso, los bronquios se estrechan o permanecen obstruidos y producen moco continuamente (asma). Los síntomas principales por lo tanto son tos crónica que va aumentando en intensidad y frecuencia, producción de moco que puede ser claro (amarillo o verde), aunque en ocasiones puede tener algo de sangre, falta de aliento o sibilancias (silbidos en el pecho).

No te puedes perder ...


- Bronquitis perpetua: sólo se manifiesta en los casos de fibrosis quística.


¿Cómo cuidar a un bebé con bronquitis?


Si la bronquitis es bacteriana se recetan antibióticos, si no, se adoptan una serie de medidas para aliviar los síntomas del bebé y mejorar su respiración.


Por norma general, la bronquitis en niños dura entre 7 y 14 días, pero puede extenderse si se complica. Para evitarlo, es importante que se administren al niño broncodilatadores si tiene problemas para respirar, así como analgésicos para el dolor y la fiebre.


Se recomienda también que el niño beba muchos líquidos para favorecer la fluidificación del moco y ayudarle a respirar mejor. Si le cuesta respirar, se pueden hacer inhalaciones: en un cazo con agua hirviendo, se añaden una par de gotas de algún aceite esencial como eucalipto, mejorana o tomillo y se pone al niño a inhalar estos vapores con una tolla en la cabeza unas 3 o 4 veces al día (no recomendado para menores de 2 años).


Si la bronquitis está relacionada con una alergia a los ácaros, no se debe usar humidificador ya que los ambientes húmedos hacen que los ácaros se reproduzcan más rápidamente. Si no, sí que es conveniente para fluidificar el moco y respirar mejor por la noche.


Para favorecer la fluidificación del moco, puedes hacer una cataplasma de mostaza mezclando una parte de harina de mostaza con tres partes de harina de trigo y agua tibia para formar una pasta homogénea. Mete la pasta entre dos paños y colócalo en el pecho del niño (consulta antes a tu médico).


Para la congestión, lo mejor son los lavados nasales con suero o agua salina. Pon una o dos gotas en cada orificio nasal y succiónala con una jeringa.


Para que duerma mejor y pueda respirar por la noche, pon almohadas debajo de su cabeza, cuello y espalda para que el tronco esté ligeramente más elevado que le resto del cuerpo.


Procura que tu hijo descanse lo más posible para recuperarse.


No le des jarabe para la tos ya que la tos productiva no se debe eliminar ya que ayuda a expulsar el moco.


Además, existen una serie de medidas de higiene y hábitos de vida que previenen el contagio de esta enfermedad, como lavarse las manos con frecuencia, consumir alimentos ricos en vitamina C, evitar los ambientes con humo o estimular las defensas inmunitarias con plantas como propóleo, tomillo o levadura de cerveza (recuerda que los niños menores de 2 años no deben tomar hierbas).


Te puede interesar:
El cálculo del percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es importante para así poder comprobar de manera rápida y precisa cómo se está desarrollando el bebé.


Fecha de actualización: 22-03-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>