×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas en bebés con bronquitis

Síntomas en bebés con bronquitis

Los bebés recién nacidos son totalmente dependientes de sus padres o progenitores, pues son ellos quienes deben satisfacer sus necesidades básicas o realizar actividades elementales. Sus cuidados son fundamentales, pues estos pequeños individuos que acaban de llegar al mundo son más proclives a coger determinadas enfermedades o infecciones.

Publicidad

La bronquitis es, por ejemplo, una de las enfermedades más típicas en bebés y niños, que más motivan la visita a Urgencias junto a la gastritis o infecciones que causan fiebre alta. Cuando se inflaman o irritan las vías respiratorias se produce la bronquitis. La bronquitis vírica es una enfermedad infecciosa propia, como decíamos, de los lactantes y afecta a todo el tracto respiratorio.


La bronquitis es la inflamación aguda o crónica de la mucosa de los bronquios. Los bronquios son los conductos o tubos que llevan el aire a los pulmones y se encuentran en el aparato respiratorio. La bronquitis aguda es de corta duración y cursa con tos y expectoración. Esta sigue una infección respiratoria y afecta inicialmente a la nariz, los senos paranasales y la garganta. Posteriormente empieza a propagarse hacia los pulmones. La bronquitis crónica dura mucho tiempo y es recurrente.


Tanto los bronquios como los bronquiolos, al igual que la tráquea, son órganos de paso del aire (hacia o desde los pulmones). Están recubiertos internamente por células secretoras de moco y presentan cilios. Los bronquios en los pulmones están recubiertos con unas proyecciones similares a cabellos, conocidos como cilios, que extraen microbios y residuos de las vías respiratorias. Los bronquios son, por tanto, la entrada a los pulmones y se dividen en dos: el bronquio derecho y el bronquio izquierdo. El derecho cuenta con tres ramas y el izquierdo solamente con dos.

No te puedes perder ...

Reflujo gastroesofágico en bebés

Reflujo gastroesofágico en bebés

En bebés menores de 18 meses es habitual el reflujo o regurgitación, una afección digestiva que provoca que los contenidos estomacales vuelvan del estómago al esófago, provocando vómitos, llanto, irritabilidad, problemas para comer y dormir, etc. Afortunadamente, la mayoría de casos se resuelven solos al crecer y madurar el sistema digestivo del bebé.

Y tambien:


La bronquitis tiene lugar cuando se inflaman los bronquios, una intrincada red que une la tráquea con los pulmones, subdividiéndose y mostrándose cada vez más delgados hasta que se acaban convirtiendo en unos finos canales llamados bronquiolos. Es ahí donde se produce el intercambio del aire rico en oxígeno por el dióxido de carbono.


Cuándo empiezan los síntomas y cuáles son


Los síntomas en bebés con bronquitis comienzan entre los tres y los siete días tras coger el virus. Este comienza con un catarro, fiebre y obstrucción de la nariz. Pasados tres o cuatro días, el virus comienza a extenderse hacia los bronquios y bronquiolos originando irritación y estrechamiento de estas vías respiratorias, que les provoca tos y una especie de pitido cuando respiran. Ese ruido inspiratorio o espiratorio agudo que aparece en el árbol bronquial como consecuencia de una estenosis es lo que conocemos como sibilancia. Los bebés afectados, por tanto, respiran más deprisa y con mayor dificultad.


Los principales problemas que se detectan en los bebés más pequeños están relacionados con la alimentación. Los bebés se cansan más al no respirar bien y además suelen dormir mal, pues tienen un sueño muy ligero y se despiertan con frecuencia. En referencia a los pitidos, estos suelen mejorar en un periodo que va de los tres a los siete días. Sin embargo, la obstrucción de la nariz durará algo más y la tos podrá persistir hasta una o dos semanas.  


Por norma general, la bronquitis en bebés y niños dura aproximadamente entre 7 y 14 días, pero también puede extenderse hasta las tres o cuatro semanas. Los más pequeños pueden presentar además vómitos o náuseas. Al diferenciar la bronquitis aguda de la crónica también lo haremos con los síntomas.


Síntomas cuando la bronquitis es aguda


- Tos seca o con mucosidad

- Goteo nasal

- Dificultad para respirar o falta de aire

- Fiebre leve

- Escalofríos

- Falta de sueño


Síntomas en bronquitis crónica


- Tos crónica que va aumentando en intensidad y frecuencia.

- Producción de moco que puede ser claro (amarillo o verde), aunque en ocasiones puede tener algo de sangre.

- Falta de aliento o sibilancias (silbidos en el pecho).


Para aliviar todos estos síntomas existen diferentes tratamientos dependiendo de la intensidad y edad de los bebés. Es cierto que no se necesitan antibióticos para la bronquitis aguda causada por un virus, pues la infección desaparece por sí sola al cabo de una semana, pero sí se puede usar paracetamol, darles mucho líquido y utilizar un humificador o vaporizador.


Si los síntomas no mejorasen el médico podría recetar un inhalador para abrir las vías respiratorias si se presentan sibilancias.


Si se trata de una infección bacteriana secundaria, se le recetarán antibióticos.


La cosa puede complicarse si no le damos a esto la suficiente importancia. La neumonía es la más común de las complicaciones en la bronquitis. Esta ocurre cuando la infección se propaga a los pulmones causando que los sacos de aire dentro de dichos órganos se llenen de líquido. Por este motivo, por tanto, resulta fundamental prestar especial atención a cualquiera de los síntomas que puedan presentar los bebés e intentar que los síntomas se reduzcan.  


Fecha de actualización: 20-03-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.