×
  • Buscar
Publicidad

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Bebés y repelentes, ¿cuál es mejor para ellos?

Durante la época de calor, es normal que, sobre todo en ciertas zonas más húmedas, los mosquitos se ensañen con la piel de los bebés y les produzcan picaduras que, si bien normalmente no son graves, pueden infectarse, producirle alergia o transmitir ciertas enfermedades más serias. Por eso, es probable que te estés preguntando si puedes usar un repelente de mosquitos con tu bebé y cuál es el más seguro.

Publicidad

¿A partir de qué edad se puede usar el repelente?


Antes de los 2 meses de edad no se debe usar ningún tipo de repelente con el bebé. Antes de esta edad lo único que se recomienda es usar una mosquitera tanto en la cuna como en la silla de paseo. Otra opción es usar aceites esenciales en el ambiente para ahuyentar a los bichos o antimosquitos eléctricos en la casa.  


A partir de los 2 meses sí se pueden usar algunos repelentes. La Academia Americana de Pediatría (AAP), según las indicaciones de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, recomienda utilizar repelentes basados en dietil-meta-toluamida (DEET), picaridina o IR3535, pero porque en América hay zonas en las que los mosquitos pueden contagiar enfermedades graves como el dengue o el virus zika. En España, donde este riesgo apenas existe, la Asociación Española de Pediatría aconseja, de los 2 meses a los 2 años, usar insecticidas para la ropa que lleven permetrina y repelentes para las zonas descubiertas con IR3535. Pero desaconsejan el uso de repelentes químicos con DEET a no ser que se viaje a zonas peligrosas.

No te puedes perder ...

Bebé rechaza la leche de fórmula

Bebé rechaza la leche de fórmula

Llega la hora de volver al trabajo y has decidido darle leche de fórmula al bebé en esas horas y continuar con lactancia mixta ya que sacarte leche en tu trabajo no es nada sencillo. Sin embargo, tu bebé no parece estar de acuerdo contigo y no hay manera de conseguir que se beba los biberones de leche de fórmula… ¿qué puedes hacer?

Y tambien:


Y a partir de los 2 años se pueden usar repelentes con DEET en concentraciones no superiores al 20%. Para niños mayores de 3 años también los que tengan aceite de eucalipto de limón.


¿Qué repelente escoger?


Los repelentes son unas sustancias químicas o naturales que, aplicadas sobre la piel o la ropa, interfieren con los receptores químicos de los insectos impidiendo que detecten el olor humano y, de esta manera, no sepan dónde posarse para picar.


Por lo tanto, los repelentes sirven para insectos que están cerca de su objetivo y solo previenen las picaduras de los insectos que pican (mosquitos, garrapatas, pulgas y moscas) pero no de los insectos con aguijón (abejas, avispones y avispas). Por lo tanto, no busques uno si tu problema son las abejas o avispas.


Además, se comercializan en formas muy diversas: aerosoles, atomizadores, líquidos, cremas, etc.  Algunos están fabricados con productos químicos, y otros con ingredientes naturales. Estos últimos son más inofensivos y mejores para bebés, pero su efecto dura mucho menos tiempo con lo que hay que aplicarlos con mayor frecuencia.


Como hemos visto antes, hay varios tipos de repelentes según sus ingredientes principales:


1- Repelentes químicos con DEET. La N-Dietil-meta-toluamida es el ingrediente más habitual de los repelentes y uno de los más eficaces. Como hemos visto, no debe usarse en menores de 2 años salvo en ciertos países. Se puede aplicar sobre la piel o sobre la ropa y su efecto dura de 2 a 5 horas, según su concentración.


2- Icaridina o picaridina. KBR 3023 (hidroxietil isobutil piperidina carboxilato). Este compuesto también es muy eficaz y es menos agresivo, por lo que es mejor para bebés a partir de los 6 meses. La protección dura de 3 a 8 horas según su concentración.


3- IR3535 (3-N-butil-n-acetil aminopropionato de etilo).  Es eficaz contra los mosquitos, las garrapatas y las moscas que pican. La protección varía según el producto de una a seis horas. Su toxicidad es mínima, pero es un irritante ocular por lo que no debe usarse en menores de un año. A partir de los doce meses puede usarse con una concentración menor del 20%.


4- Repelentes con aceites esenciales de plantas (citronela, cedro, eucalipto). Estos repelentes son tan eficaces como los que tienen DEET o icaridina, pero su tiempo de protección es menor de 2 horas. No es frecuente que causen reacciones alérgicas pero no se deben usar en menores de 2 meses. Además, el citriodiol no se debe usar en menores de 2 años ya que contiene alcohol y puede causar irritaciones. Para bebés de entre 2 meses y un año se recomienda la citronela.


5- Repelentes con permetrina. La permetrina es eficaz contra mosquitos, piojos… pero no debe aplicarse sobre la piel, solo sobre la ropa.


¿Cómo se debe aplicar?


- Lee bien las instrucciones del producto antes de usarlo y sus ingredientes así como la edad desde la que puede usarse para asegurarte de que es apto para tu bebé.


- Aplícalo solo en las zonas de piel que estén expuestas o sobre la ropa, nunca debajo de la ropa.


- Nunca lo eches en sus manos (ya que se las chupará) ni cerca de sus ojos o su boca.


- Aplica solo la cantidad necesaria, echar más no le protegerá más y puede ser peor.


- Cuando llegues  a casa, lávale bien para eliminar el repelente que pueda quedar sobre su piel.  Lava también su ropa.


- Si le produce alguna reacción alérgica, deja de usarlo y lleva al niño al médico.


- No uses crema de protección solar con repelente, es mejor usar ambos productos por separado.


- No eches repelente en cortes, heridas o en zonas de la piel dañadas o irritadas.


- No uses colonias o jabones que desprendan aromas dulces ya que podrían atraer a los insectos. 


Fecha de actualización: 11-12-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.