¿Qué puede comer un niño de 24 meses?

¿Qué puede comer un niño de 24 meses?
comparte

Con 2 años los niños pueden comer de todo, ya no existen restricciones alimentarias como tal, aunque hay que seguir evitando las grasas, las frituras, los azúcares y los frutos secos con los que pueda atragantarse. A esta edad pueden surgir diferentes problemas en la alimentación, como que no quiera comer algún tipo de alimento o que coma poco. Todo puede resolverse con paciencia y unos sencillos consejos.

Las necesidades nutricionales de un niño de 2 años son las siguientes:


- Calorías: 1.300-1.400 kcal/día

- Proteínas: 30-40 g/día

- Hidratos de carbono: 130-180 g/día

- Grasa: 45-55 g/día


Que deben repartirse en 4 o 5 comidas al día:


- Desayuno y almuerzo: 25%

- Comida: 30%

- Merienda: 15%

- Cena: 30%


Con 24 meses los niños ya pueden comer todo tipo de cereales, verduras, legumbres, frutas, carnes, pescados, incluso frutos secos, aunque se aconseja tener cuidado con aquellos con los que el niño pueda atragantarse, como los cacahuetes, los kikos o las palomitas de maíz.


Además, tu hijo ya debe comer como un adulto en cuanto a la variedad de los platos y su preparación. Eso sí, hay que procurar cocinar con poca sal y evitar alimentos pobres nutricionalmente hablando o perjudiciales para su salud como la comida basura, las chucherías, la bollería, etc. Tampoco debes darle grasas trans o saturadas, opta por las grasas saludables, presentes en muchos alimentos. Una dieta equilibrada, variada y completa aporta al niño todos los nutrientes que necesita, asegurando su crecimiento y desarrollo. Es fundamental que sea rica en calcio, hierro, magnesio, vitaminas del complejo B, vitamina A, vitamina C, vitamina K, fibra, proteínas, carbohidratos, ácidos grasos omega 3 y 6, etc.

No te puedes perder ...


Eso sí, ten en cuenta que come como un adulto, pero no las mismas cantidades. Quizá el problema es que le das mucha comida. La cantidad debe ser, aproximadamente, el cuenco que forman sus manos.


Asimismo, debes procurar que coma de todo y todos los grupos de alimentos. No importa si no come judías verdes si le encanta el brócoli, el calabacín, la zanahoria o las espinacas, pero no debes permitir que no coma ninguna verdura. Igual pasa con todos los grupos esenciales de alimentos como pescado o frutas, las que suelen ser más complicadas de dar a niños.


Prueba con diversos alimentos del mismo grupo, formas de cocinarlos y presentarlos diferentes y enmascararlos en alimentos que sí le gustan, haciendo por ejemplo hamburguesa de espinacas, canelones de verduras, croquetas de pescado, etc.


Otros problemas que pueden surgir a esta edad son cambios en la alimentación, por ejemplo, que de repente tenga hambre a todas horas y no pare de pedir comida. Esto puede estar causado por una fase de crecimiento o un gasto extra de energía si hace más deporte o actividades. Si no come por ansiedad ni tiene sobrepeso, puedes aumentar las cantidades y darle alimentos más saciantes (como aquellos que tienen fibra o están calientes), además de enseñarle a masticar despacio y hacer 5 comidas al día siempre para que no llegue con tanta hambre a la siguiente.


Si ocurre lo contrario, y se muestra inapetente y no quiere comer, lo primero que deberás valorar es si engorda y crece adecuadamente. Piensa que su ritmo de crecimiento a esta edad suele ser menor, así que es normal que tenga menos apetito en algunas épocas. También puede ser una inapetencia transitoria causada por desgana o que llegue sin hambre a la comida porque ha estado comiendo dulces o chucherías entre horas. Procura que no pique para que llegue con más ganas a las comidas y nunca le fuerces. Si es algo pasajero y el niño se encuentra bien, no le des más importancia. Si está cansado y pierde peso, consulta al médico.


También es momento de empezar a enseñarle buenos modales y las reglas básicas de comportamiento en la mesa, como no hablar con la boca llena, no levantarse hasta que se ha terminado, cómo usar el cuchillo y el tenedor, etc. Enséñale además buenos hábitos alimenticios e involúcrale en la compra, la cocina o a poner y quitar la mesa. Recuerda que comiendo no debe verse la tele, debe ser un momento para hablar y estar en familia. 

Foto: Foto de Comida creado por bearfotos


Te puede interesar:
La detección de niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éstos puedan alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 08-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>