• Buscar
Publicidad

Mi bebé no bebe agua

Mi bebé no bebe agua

Es un pensamiento generalizado el creer que beber agua es siempre indispensable y vital para todas y cada una de las personas, y no es del todo cierto. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que, durante los primeros seis meses de vida de un bebé, este solo se alimente de leche materna, excluyendo el agua de su dieta.

Publicidad

Puede sonar extraño y parecer bastante raro ya que todos los especialistas hacen mucho hincapié en la importancia de hidratarse y de beber agua. Pero resulta que, dar agua a los bebés pequeños puede exponerlos a riesgos de padecer diarreas y desnutrición. Esta recomendación se debe a que si beben agua consumirán menos leche materna para compensar y esto puede derivar en una suspensión temprana de lactancia y, en consecuencia, una posible desnutrición. Asimismo, si se ofrece menos leche puede derivar a que la madre comience a producir menor cantidad.

 

La leche materna está compuesta por un 80% de agua, especialmente la primera leche que consume el bebé en cada toma. Por lo que la leche les aporta a los pequeños todo lo que necesitan durante sus primeros seis meses de vida sin necesidad de otros alimentos complementarios. Incluso en climas cálidos, si se nota que el recién nacido está sediento se le debe ofrecer el pecho o, en cualquier caso, la leche de la madre en biberón.

 

Como es lógico en verano o épocas calurosas tendrán mucha sed y demandarán más el pecho, es decir, pedirán mamar con mayor frecuencia, pero no por hambre, solo querrán aliviar la sensación de sequedad. Es importante que las madres tengan en cuenta esto ya que no tiene nada que ver con el hambre, el bebé se alimenta bien cuando le tocan sus tomas, pero, además, pedirá tomas extra para calmar la sed, por lo que estas serán tomas cortas.

No te puedes perder ...

Mi bebé no come

Mi bebé no come

Una de las mayores preocupaciones de los padres (y de las principales consultas al pediatra) es la falta de apetito de sus hijos. Muchas veces, desesperados por la negativa del niño a comer día tras día, recurren a suplementos para el hambre; sin embargo, la reeducación de los hábitos alimenticios del pequeño es la mejor solución: una rutina adecuada, variedad en la dieta, no sucumbir a sus rabietas…

Y tambien:

 

Es a partir del medio año de vida que se puede comenzar a añadir la alimentación complementaria en la dieta de los pequeños, aunque la leche materna deberá seguir siendo la base. Es a partir de este momento cuando también se podrá introducir la ingesta de agua.

 

De manera gradual, los pequeños comenzarán a consumir más alimentos sólidos y secos y como consecuencia deberán beber más líquidos para hidratarse. Aunque pueda parecer una tontería, no a todos los niños les gusta el agua y les va a costar más querer beberla y cogerle el gusto. En cualquier caso, no hay que obligarlos nunca a beberla porque podrían llenarse demasiado, haciendo que se encuentren mal e, incluso, pudiendo llegar a vomitar. 

 

Durante los meses más calurosos hay que prestar especial atención al consumo de agua de los pequeños. Normalmente, como mismo hacían cuando lactaban, también son conscientes de la cantidad de agua o comida que necesitan dosificándola de manera natural e innata. Aun así, los padres y las madres siempre deberán llevar un control, sobre todo a aquellos niños que no sientan especial atracción por el agua. Además, cuando están enfermos con fiebre o diarreas hay que tener mucho más cuidado para evitar la deshidratación.

 

Es importante ofrecer agua desde el comienzo de la alimentación complementaria para que, poco a poco, vayan acostumbrándose a ella y la tomen de manera natural. El problema es que a algunos niños les cuesta mucho más que a otros y habrá que paliar la necesidad de hidratación con otros líquidos, sobre todo si los niños y las niñas ya no son tan pequeños y no se les puede ofrecer leche materna. Lo bueno es que el agua se puede obtener también de otros alimentos como la frutas, las verduras o los zumos.

 

Algunos trucos que se pueden llevar a cabo para conseguir que beban agua son los siguientes:

 

-En el caso de tratarse aún de un bebé hay que evitar ofrecerle bebidas azucaradas para sustituir el agua. La primera opción siempre es el pecho.

-A los niños pequeños no se les debe ofrecer agua de la nevera ya que suele sentarles mal. El agua mejor a temperatura ambiente.

-Cuando se les vaya a dar agua es mejor que no sea con el mismo recipiente con el que beben leche ya que podrían decepcionarse y negarse a beberla. Los recipientes coloridos que llamen su atención son una buena opción.

-Es probable que no sepan pedirla cuando les apetezca, por ello es mejor ofrecerla a menudo, aunque la rechacen.

-Otra forma de conseguir que le cojan el gusto a beber agua es añadiéndole una cucharada de zumo de naranja o limón o un poco de leche que le dé un punto de sabor.

 

El consumo de agua es muy importante y necesario para el organismo. Una adecuada hidratación favorece el rendimiento cerebral y la concentración, algo indispensable para aquellos niños y niñas que están en etapa escolar. Además, el agua cumple funciones en la digestión de los alimentos y transporte nutrientes hasta las células entre otras muchas labores.


Fuentes:

Organización Mundial de la Salud,

https://www.who.int/features/qa/breastfeeding/es/

Asociación Española de Pediatría,

https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/dar-agua-al-bebe-que-toma-pecho

Fecha de actualización: 24-07-2019

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×