¿Cuándo empezar a darle yogur al bebé?

¿Cuándo empezar a darle yogur al bebé?
comparte

El yogur es una alternativa láctea muy interesante durante los primeros años de vida. Muchos niños empiezan a despreciar la leche o remolonear a la hora de tomar la leche del biberón, y quizás una buena alternativa sea el empleo de los alimentos que se ofrecen con la cuchara como el yogur.

La mayoría de los bebés puede empezar a comer yogur cuando empieza a comer alimentos sólidos, alrededor de los 8-9 meses. El yogur es una excelente opción para las primeras papillas del bebé, su textura agradable, su alto valor biológico, el gran aporte de calcio y de vitaminas de grupo B, A y D, y una menor cantidad de lactosa que la de la leche, que gracias a la fermentación se trasforma en ácido láctico, hacen que sea un alimento de alta tolerancia y muy indicado para los niños.La mejor opción es el yogur natural, sin azúcar y pasteurizado (regular o griego), hecho con leche entera y con cultivos activos.


Es importante elegir el yogur sin ningún tipo de aditivo, por lo que si al bebé le gusta el sabor de la fruta es mejor colocarla posteriormente y no comprar una presentación que ya la traiga, pues generalmente contienen gran cantidad de azúcar que no es recomendable que consuman los bebés.


El yogur natural es la mejor opción para evitar el exceso de azúcar. Puedes darle más sabor (y nutrientes) al yogur natural de tu bebé si le agregas tú mismo frutas o vegetales. Si tu bebé apenas empieza a comer alimentos sólidos, prueba primero mezclarle purés de frutas o de verduras cocinadas. Si tu bebé está un poco mayor, puedes agregar fruta blanda o vegetales cocidos picados a su yogur. Otras buenas opciones son el aguacate machacado, el puré de manzana, la avena y el germen de trigo. Evita los colorantes y aromas artificiales siempre que sea posible, recuerda que solo son aditivos químicos que imitan su sabor y color.


El yogur es un excelente alimento para los niños. Su valor biológico (las bacterias vivas que contiene) es uno de sus mayores aportes, contribuyen a recuperar la flora intestinal después de alguna diarrea, o durante el tratamiento con antibióticos de alguna infección. Es un alimento muy socorrido durante la convalecencia, de fácil digestión y que ayuda a reponer las defensas del niño. La leche y los productos lácteos están a la cabeza de los alimentos con calcio, que como sabemos son una importante componente para la formación de los huesos y para el crecimiento de los niños.


Si a tu bebé le han diagnosticado una alergia o intolerancia a la lactosa, o si muestra signos de una alergia de cualquier tipo, como un eczema, espera a tener el visto bueno del pediatra.


Como con todos los demás alimentos, cada vez que introduzcas un nuevo ingrediente en la alimentación de tu bebé debes esperar dos o tres días para ver si hay una intolerancia o reacción alérgica. De esa forma, si tu niño tiene una reacción, será más fácil distinguir qué alimento la causó.


Es muy raro que los bebés tengan intolerancia a la lactosa. Pero incluso si tu niño la desarrolla, es posible que pueda comer yogur. Eso se debe a que gran parte de la lactosa que contiene el yogur se descompone en el proceso de elaboración, haciendo que el organismo tolere mejor el yogur que otros productos lácteos.


Recuerda que dependiendo de donde se mire, es probable que puedas leer una respuesta diferente en el tiempo sobre cuándo puede consumir yogur tu bebé. La mejor sugerencia es hablar con tu pediatra para averiguar si tienes una línea de tiempo sugerida para introducir ciertos alimentos.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×