Viajar en tren con niños

Viajar en tren con niños
comparte

Si no te apetece soportar los llantos y quejas de tu hijo mientras conduces, deberías plantearte la opción de un viaje en tren. Aunque te parezca mucho más caro, lo cierto es que los niños menores de 4 años no pagan, y los menores de 12 tienen una reducción en el precio. A cambio, sólo tendrás que preocuparte de tu niño y no de la carretera o el tráfico.

El tren resulta muy seguro y económico para viajar con niños. Además, si el trayecto es nocturno y bastante largo, podéis viajar en coche litera y hacerlo aún más cómodo. Algunos trenes tienen un pequeño espacio para cambiar al bebé, pero en la mayoría hay que hacerlo sobre el propio asiento.

 

En general, los trenes resultan más cómodos y el trayecto se hace más llevadero al poder pasear por los pasillos, ir al vagón restaurante… Pero debes tener siempre cuidado con el niño, no sea que un frenazo brusco le haga caer o alguien se le eche encima. Además, es más difícil que se mareen viajando en tren.

 

Facilidades económicas

 

Los niños menores de 4 años viajan gratis si van en brazos de un adulto. A partir de esta edad y hasta que cumplan los 12, tienen descuentos de hasta el 40% del precio del billete normal y tienen derecho a ocupar su asiento. Además, si sois familia numerosa podréis beneficiaros de más descuentos.

 

En la mayoría de estaciones existen salas de espera y de servicio para cambiar al bebé. No existen puntos específicos para calentar el biberón o un potito, pero si lleva vagón-restaurante se les puede pedir allí que lo hagan.

Viajar en avión con bebé

Viajar en avión con bebé

Con las vacaciones cerca, muchas familias se disponen a organizar sus viajes para visitar a allegados y amigos. British Airways sabe que viajar con niños puede resultar difícil, por eso te ofrece una serie de servicios y consejos para ayudarte desde el momento de la planificación del viaje hasta la finalización del mismo.

 

Consejos para viajar en tren

 

-Lleva una toalla por si deseas acostar al niño a tu lado. Los trenes no están especialmente preparados para la piel y la ropa de los bebés y por lo tanto, siempre será una protección adecuada.

 

-Instala al niño en el lado de la ventana, así se distraerá con el paisaje y no correrá el riesgo de que le empujen o golpeen con el equipaje las personas que recorren el pasillo durante el viaje.

 

-Lleva suficiente agua. Los niños beben mucho y además el aire acondicionado genera un ambiente seco y deshidrata.

 

-Es necesario llevar pañales, toallitas humedecidas, bolsas de plástico para retirar lo sucio, comida y juguetes para el niño.

 

-No lo dejes en su sillita aunque las ruedas estén bloqueadas, va más seguro en un asiento o en tus brazos.

 

-Preséntalo a los viajeros de alrededor, es una forma de implicarlos y hacer que soporten, con paciencia, las eventuales molestias.

 

-Planifica con anterioridad al viaje qué juegos infantiles llevarás al vagón o que actividades plantearás para que se entretengan


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar