Vacaciones con mascotas

Vacaciones con mascotas
comparte

La llegada de las vacaciones va acompañada de la elección del destino, de la planificación del desplazamiento, la búsqueda de los lugares de interés, la reserva del alojamiento y muchos otros aspectos. Además aquellos quienes tienen mascotas deben tener en cuenta qué hacen con ellas, si se las llevan con ellos de vacaciones o bien si las dejan con familiares o amigos o bien alojadas enalgún establecimiento.

En España un 38% de los hogares tienen un animal de compañía, los preferidos por los españoles son los perros (23,8%) y los gatos (12,6%). Se calcula que este verano, aproximadamente, un 65% de las familias que tienen mascota viajaran con ellas estas vacaciones, el 35% restante optaran por otra opción como son las guarderías para mascotas o dejarlas con algún conocido.

 

De viaje con un animal

 

Una vez tomada la decisión de que nuestra mascota va a viajar con nosotros, son varios los aspectos que hemos de considerar. En primer lugar, según cuál sea el medio de transporte en el que nos desplacemos tendremos que valorar distintas cuestiones.

 

En caso que efectuemos el viaje en coche es obligatorio usar un sistema de contención que evite que el perro pueda acceder al espacio del conductor, bien sea una reja o correa con adaptador para el cinturón de seguridad, en cuyo caso, el animal debe sujetarse mediante arnés y no mediante collar para evitar lesiones en el cuello. Además, el veterinario de Nestlé Purina Roger Catalán Bravo aconseja “realizar paradas cada dos horas, para que el animal pueda estirar las patas, hacer sus necesidades y beber agua, y sobre todo, evitar dejar al animal encerrado en el automóvil ya que puede sufrir ungolpe de calor en pocos minutos con posibles consecuencias fatales”.

No te puedes perder ...

 

Si el destino de las vacaciones exige un desplazamiento en avión es básico informarse de las normativas de la compañía en cuestión. En términos generales, la normativa indica que las mascotas pueden viajar en un transportín al lado del pasajero en caso que su peso sea inferior a los 6 -7kg, en caso de peso superior el animal deberá viajar en una jaula en la bodega del avión, sin sobrepasar las dimensiones y respetando las características del recipiente de traslado exigidas por la compañía.

 

Si el traslado se realiza en tren, en España, la RENFE acepta animales domésticos de hasta 6kg dentro de un transportín. Además deberemos abonar el billete para la mascota, normalmente, con un importe del 50% de la tarifa general de la clase en la que se viaje, aunque en los trenes de cercanías el traslado del animal resulta gratuito, y evitar que el animal no ocasione molestias al resto de pasajeros.

 

En caso de viajar en barco, las condiciones varían dependiendo de la compañía, así mientras que hay embarcaciones que disponen de espacios habilitados para animales, otros exigen que estos viajen en la bodega. También hay variaciones en el coste de su billete.

 

En todo caso, existe la posibilidad de contratar los servicios de alguna compañía de transporte con servicio específico para transporte de animales, las que garantizan que el animal viajará en un vehículo adaptado especialmente, con temperatura controlada y supervisión veterinaria.

 

Una vez, se haya decidido y se tengan claros los requisitos sobre el tema de transporte debemos informarnos de la estancia con nuestra mascota durante las vacaciones. A la hora de planificarlo lo más práctico es consultar una guía de hoteles, campings o casas de turismo rural que admitan animales de compañía. Es aconsejable llamar antes al establecimiento para asegurarse de las condiciones particulares como, por ejemplo, si imponen restricciones en cuánto al tamaño del perro o número de animales.

 

Determinado el tema del transporte y del alojamiento, es muy recomendable acudir al veterinario para comprobar que el estado del animal es el adecuado para emprender el viaje. Catalán recuerda que “es el momento en que debemos comprobar si los datos del microchip están actualizados, para facilitar el contacto en caso de pérdida, y solicitar, en caso que sean necesarios, los certificados de salud o la administración de algún fármaco o producto antiparasitario”.

 

Por último, lo más inminente al viaje son los preparativos del equipaje del animal. Por un lado, es muy importante el tema de la documentación. Para los destinos domésticos es necesario la cartilla sanitaria actualizada, una chapa identificativa con el teléfono móvil y la dirección en la que vamos a alojarnos, además del domicilio habitual, y la documentación relativa al seguro de responsabilidad civil y/o de salud en caso de tenerlo contratado.

 

Para viajes dentro de la Unión Europea, además será necesario un pasaporte en el que figuren los datos del microchip y la vacunación antirrábica, en algunos casos también será preciso un análisis de sangre 6 meses antes de nuestro viaje para certificar la eficacia de la vacunación antirrábica. En caso de destinos fuera de la Unión Europea, lo más operativo es contactar directamente con las embajadas o consulados para informarse.

 

Otro tema, es la medicación, si nuestra mascota padece alguna enfermedad que requiere medicación es importante asegurarse que disponemos de la cantidad suficiente para todas las vacaciones. Antes de salir, también es recomendable consultar la dirección y teléfono del centro veterinario más cercano.

 

En cuanto a la alimentación es aconsejable seguir con el alimento habitual al que el animal está acostumbrado, a no ser que las vacaciones comporten una variación importante en el ritmo físico, normalmente en el caso de los perros, y éste precise de una mayor cantidad de calorías y proteínas. En cuyo caso deberemos realizar el cambio del alimento de forma gradual. En caso que la mascota este siguiendo una dieta de prescripción veterinaria, tendremos que ponernos en contacto con un centro veterinario de la zona de destino y asegurarse de que la tienen.

 

Finalmente no debemos olvidarnos de llevar en el equipaje recipientes para el agua y la comida, el collar y la correa, un cepillo, alguno de sus juguetes, una cama, cesto o manta, y un bozal por si fuera obligatorio a la hora de acceder a algún transporte o espacio público.

 

Dejar la mascota durante las vacaciones

 

En el caso que la planificación de nuestras vacaciones no contemple el hecho de llevarnos a la mascota, deberemos valorar si dejarla a cargo de alguien conocido o bien alojar a nuestra mascota en un establecimiento especializado.

 

Una opción es pedirle a algún amigo o familiar que conozca a la mascota, que se haga cargo del animal mientras estamos de vacaciones. En este sentido, Catalán expone que “en el caso de los perros, que son animales muy sociales, lo mejor es asegurarles que tengan algún tipo de compañía y procurar que éste pasee 2 veces al día, mientras que en el caso de los gatos, debido a su naturaleza territorial, lo mejor es no cambiarles de hogar y que la persona a quien dejemos la mascota se pase por nuestra casa”.

 

En muchas poblaciones existen personas que se dedican a cuidar de animales de compañía, en caso que esta sea la opción podemos informarnos en el establecimiento especializado dónde compramos o bien en la clínica veterinaria.

 

Otra opción, si hemos desestimado las anteriores, es solicitar los servicios de un establecimiento dedicado a la guardería temporal de animales de compañía. Actualmente existen distintos centros dedicados a la guardería de animales por todo el territorio, los hay que ofrecen servicio de recogida y entrega del animal a domicilio, otros con servicio de peluquería, de paseo y ejercicio o servicio veterinario propio. En cualquier caso, es recomendable visitar previamente el establecimiento para ver las instalaciones.

 

Este tipo de establecimientos de guardería requieren que el animal esté convenientemente identificado, al corriente de las vacunaciones y desparasitaciones periódicas y un teléfonode contacto. No obstante, sea cual sea la opción que elijamos deberemos dejar la cartilla sanitaria del animal a la persona que va a cuidarlo, así como el teléfono de su veterinario habitual por si tuviera que realizar cualquier consulta.

 

El veterinario de Nestlé Purina, Roger Catalán afirma que en la mayoría de las ocasiones si el animal se encuentra bien de salud y la logística del viaje lo permite, no hay excusas para no llevárselo de vacaciones, no obstante, puntualiza que “será preferible dejar a la mascota si en el destino al que nos dirigimos no es bien vista, cuando las exigencias administrativas lo impidan o si su estado de salud es dudoso: hembras en un estado de gestación avanzado o animales con comportamiento inadecuado”.

 

En definitiva, sea cual sea la decisión que tomemos será básico planificarlo y preveer cuáles serán las necesidades de nuestra mascota en cada situación para que podamos disfrutar de las vacaciones.


Fuente:

Roger Catalán Bravo, veterinario

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>