Tipos y clases de fobias raras

Tipos y clases de fobias raras
comparte

Las fobias son miedos exagerados, que no presentan mecanismos adaptativos, que aparecen o persisten a edades inadecuadas, que se repiten ante la misma situación u objeto preciso, no ceden al desarrollo, son persistentes y, sobre todo, alteran la vida familiar y social de la persona que la sufre.

Existen muchos tipos de fobias. Las más habituales son: miedo a los lugares muy concurridos de gente (demofobia), a los lugares cerrados (claustrofobia), a los espacios abiertos (agorafobia), a la visión de la sangre (hematofobia), a los animales (zoofobia), a los insectos (ictiofobia), a las alturas (acrofobia), o al agua (hidrofobia).


Sin embargo, hay fobias para prácticamente todos los tipos de situaciones u objetos, algunas tan raras como estas:


Kenofobia: Miedo al vacío

Brontofobia: Miedo a los relámpagos y truenos

Melofobia: Miedo a la música

Gamofobia: Miedo al matrimonio

Necrofobia: Miedo hacia la muerte, los muertos y las cosas muertas en general

Pentherafobia: Miedo a la suegra

Aclufobia: Terror a la oscuridad

Pirofobia: Miedo a los incendios y las llamas

Micofobia: Miedo a las setas y/u hongos

Pantofobia: Temor irracional y ansiedad por todo

Misofobia: También llamada germofobia, bacilofobia o bacteriofobia,​ es el miedo patológico a la suciedad, la contaminación y los gérmenes

Hipengiofobia: Miedo a las responsabilidades

Aracnofobia: Miedo a las arañas

Gerontofobia: Miedo a los ancianos

Androfobia: Miedo hacia los varones

Ailurofobia: Miedo a los gatos

Monofobia: O autofobia es un miedo anormal a estar solo

Selafobia: Miedo a los flashes de luz

Tanatofobia:  Temor experimentado hacia la muerte, especialmente a una muerte inminente

Teofobia: Miedo a los dioses o la religión

Rhytifobia: Miedo a tener arrugas

Apifobia: Miedo a las abejas, avispas y abejorros

Enoclofobia: Miedo a las multitudes

Dromofobia: Miedo intenso y persistente a los cruces de calles, a las intersecciones urbanas

Cremnofobia: Miedo a los precipicios y los abismos

Fonofobia: Miedo irracional a ruidos fuertes

Cromatofobia: Miedo a los colores

Bacilofobia: Miedo a las bacterias, los microbios, los microorganismos, los gérmenes

Escolonofobia: Miedo a ir al colegio


¿Padezco fobia?


El miedo es algo normal, un sentimiento que todas las personas experimentamos a lo largo de nuestra vida cuando nos encontramos ante una situación desconocida o que nos parece peligrosa. Es un sentimiento evolutivo y adaptativo que nos ayuda a sobrevivir ante determinadas situaciones. Sin embargo, si se transforma en miedo nos paraliza y nos afecta, causando los siguientes síntomas:


- Aumento de la frecuencia cardiaca.

- Sudoración excesiva.

- Temblor o estremecimiento.

- Dificultad para respirar.

- Sensación de atragantamiento.

- Dolor o molestias en el tórax.

- Malestar estomacal.

- Sensación de mareo o desmayo.

- Temor a perder el control o enloquecer.

- Temor a morir.

- Aturdimiento.

- Escalofríos o calores súbitos.

- Ansiedad.


¿Cómo se tratan las fobias?


Este tipo de miedo irracional y paralizante debe ser tratado por un especialista. Así, el psicólogo recurrirá a la terapia, que puede ser individual, cognitiva conductual (concentrada en ayudarlo a aprender nuevas formas de controlar la ansiedad y los ataques de pánico cuando/si ocurren) o terapia familiar.


También existen fármacos, aunque no se suelen usar más que para controlar los ataques de pánico ya que la terapia es más efectiva.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×