• Buscar
Publicidad

Solidarios todo el año

Solidarios todo el año

Llega la Navidad y con ella las buenas acciones. Época ésta en la que, más por tradición que por devoción, dejamos a un lado nuestras preocupaciones en favor de las necesidades de los que menos tienen. Pero esta buena conciencia que parece únicamente apoderarse de nosotros en el mes de diciembre, es el motor que impulsa a muchas asociaciones y organizaciones durante todos los días del año.

Publicidad

Indice

 

Articulo relacionado: Viajar en familia a Santander

Si hay alguien que disfruta de la Navidad sin ninguna duda son los niños: Tienen vacaciones escolares, se reúnen con la familia y esperan ilusionados la llegada de los Reyes Magos. Pero la realidad lamentablemente no es siempre igual en todo el mundo. Numerosas asociaciones y ONGs trabajan incansables para proporcionar a muchos niños lo que para otros es un rutina habitual: educación, calzado, ropa, juguetes, alegría, risas, un hogar…
 

Educación

Es el caso de Pelancha Gómez Olazábal, como directora de la Escuela Infantil Jauja, siempre ha estado preocupada por la infancia en el mundo y el intentar que ésta tenga una educación se ha convertido en uno de sus objetivos principales, ya que, según dice “a través de ella podremos vencer la pobreza del mundo”. Para ello ha puesto en marcha una iniciativa consistente en el hermanamiento de dos escuelas (Las escuelas Jauja de Majadahonda y Villanueva del Pardillo en Madrid) con escuelas rurales ubicadas en el noroeste de Argentina, donde asisten niños de la comunidad indígena “Los Diaguitas”. Estas escuelas están diseminadas por la sierra y altas montañas de la precordillera andina y se accede a ellas por caminos agrestes por los que sólo pueden transitar vehículos de alta tracción o caballos y burros. Hasta ella se acerca también toda la población de la zona, desde sus casas de adobe sin prácticamente recurso alguno, para abastecerse de agua, ya que la escuela rural es el único punto donde hay luz (sólo para el alumbrado) y un pozo.

Pelancha no deja de sorprenderse: “Es impresionante ver como los niños vienen de tan lejos, tardando 2 y 3 horas de camino en burro para asistir a la escuela. Muchos se tienen que quedar a dormir durante la semana, porque sería imposible ir y volver a diario. Pero los chicos son felices en la escuela, pues es el único sitio donde pueden ser niños, jugar con compañeros y tener una atención afectuosa de su maestro”. Una felicidad que se antoja increíble de conseguir si tenemos en cuenta las difíciles condiciones de vida en las que se encuentran. “Les hemos aprovisionado de calzado, abrigo, etc. necesidades que no tenían cubiertas. No tienen ropa para reponer, viven casi con lo puesto hasta que se cae de viejo” nos cuenta Pelancha. “También les hemos llevado material escolar, pues no tenían ni lápices y la hoja del cuaderno la usaban varias veces borrando lo escrito anteriormente. Además les llevamos material deportivo, pues pensamos que es tan importante el desarrollo intelectual como el físico y social”.

Sin duda esta labor llena de sinsabores tiene una gran recompensa: “Es maravillosos observar el rostro de estos niños al ver cuadernos, lápices, libros para todos o pelotas y canastas de baloncesto para jugar” reconoce la directora de Jauja.
 

 

Futuro

Proporcionar un mañana mejor a los niños más desfavorecidos del planeta es también la labor inestimable de World Vision: “Nuestra visión de un mundo ideal es un mundo justo en el que todos los seres humanos vivan con dignidad y puedan realizarse adecuadamente. Un mundo que no tolere el hambre ni la miseria y que esté imbuido de deseos de confraternización. Nos une la esperanza en un futuro mejor”.

Lejos de perseguir una utopía World Vision materializa sus esfuerzos a través del apadrinamiento de niños de países sacudidos por el hambre y la pobreza de Asia, África y América Latina, así se logran ejecutar proyectos de desarrollo en las comunidades donde vive el niño apadrinado con su familia. Entre otras cosas se ponen en marcha programas a largo plazo destinados a potenciar la generación de ingresos, con el fin de que las comunidades lleguen a obtener una independencia económica. Con las contribuciones se consiguen asimismo mejoras en el suministro de agua y en la atención sanitaria. De este modo y gracias a las aportaciones individuales las aldeas incluidas en el área del proyecto de desarrollo se implican directamente en las actividades y van aprendiendo a ser gestoras de su propio desarrollo. Así con el tiempo, la ayuda se convierte en autoayuda.
 

 

Alegría

Pero no hace falta cruzar nuestras fronteras para conocer la difícil realidad de muchos niños que necesitan nuestra solidaridad. Desgraciadamente nuestros hijos también enferman, hay niños en centros de acogida, pequeños que sufren cáncer o viven en familias desestructuradas. Para todos ellos también puede y debe haber una vida mejor. Por todo ello lucha la Fundación Abracadabra, que a través de la magia se empeñan sin cesar en arrancar una sonrisa a niños hospitalizados o a todos aquellos que lo necesiten. Gracias a la presencia de sus magos solidarios, Abracadabra devuelve a los más pequeños a su mundo de ilusión, juegos y fantasía, del que ninguno debería verse privado. Así lo afirma su presidente Juanjo García: “Tratamos de ayudarles a que su infancia sea lo más feliz posible, regalándoles ilusión, fantasía, risas... y a que sientan la magia a su alrededor. De hecho los médicos confirman que la magia y la risa es una herramienta terapéutica maravillosamente útil que ayuda al bienestar del enfermo y en cada actuación que tenemos lo comprobamos”
Y como no, en Navidad, las peticiones se multiplican. “Nuestra actividad es frenética durante todo el año, pero en estas fechas el número de peticiones aumenta considerablemente. Nuestro compromiso es llegar a todas”.
 

 

Ilusión

Pero si durante la Navidad son los Reyes Magos o Papá Noel quienes dejan a los niños un poco de ilusión, durante el resto del año, un hada madrina muy especial se encarga de hacer realidad los sueños de niños enfermos. Es la Fundación Pequeño Deseo (FPD), que intenta cumplir las ilusiones de los chiquitines más desfavorecidos, quienes, lógicamente tienen deseos tan variados como su imaginación. “Unos quieren ser bomberos por un día, pilotos de coches de carreras o futbolistas de primera división”, nos dice Miriam Gil, encargada de Comunicación de la Fundación, “otros quieren tener un piano, una mascota o simplemente ir al zoo o conocer a su artista preferido. Cada deseo es una experiencia única e inolvidable para el pequeño y lo más importante de estas experiencias es el factor sorpresa”. Estos deseos llegan a la Fundación a través del centro médico o del entorno familiar del niño. Una vez obtenidos los correspondientes consentimientos, la FPD se pone en marcha. El deseo queda celosamente guardado para que la ilusión del niño sea mayor.

“Sin duda, el momento de cumplimiento del deseo aleja al niño temporalmente de su enfermedad, inundando todo de ese momento mágico” afirma Miriam. “¿Hay algo más bonito que hacer sonreír a un niño”.
 

 

Con tu ayuda

Ésta es una pequeña muestra de las muchas organizaciones que tiene por misión dar una existencia mejor a los niños; pero estos altruistas cometidos no podrían llevarse a cabo sin la colaboración de todos nosotros.

Pelancha Gómez-Olazábal agradece la ayuda de todos aquellos que “generosamente han apadrinado a un niño, donando una aportación esporádica o participando en los eventos que organizamos para recaudar fondos”. Gracias a esta financiación se ha conseguido que la escuela sea un punto de concienciación hacia los padres de estos niños sin recursos sobre la importancia de la escolarización, para ofrecer a sus hijos un futuro mejor. Pero aún hay mucho que hacer: “queremos construir un albergue para que estos niños prosigan sus estudios más allá de los 11 años, comprar cabañas ganaderas para asegurar una provisión de alimentos para las escuelas y lana para sus trabajos artesanales, construir más pozos de agua, etc. Pero para ello hace falta la colaboración de todos, pues cuantos más seamos, más podremos conseguir”

Tampoco la Fundación Abracadabra puede regalar magia sin el apoyo de empresas patrocinadoras que se comprometen con el proyecto, ya que a través de sus aportaciones se consigue financiar las actuaciones periódicas en los hospitales infantiles.

Juanjo también agradece el compromiso por parte de la sociedad civil, así como el apoyo de las instituciones públicas para con las ONGs, de las que “hemos recibido subvenciones públicas para la realización de actuaciones de magia en centros sin recursos y esperamos seguir contando con dichas ayudas”.

Si no quieres quedarte de brazos cruzados, ayúdales tú también a materializar sus sueños. No tienes excusa. Aunque sólo sea porque es Navidad…

Si quieres más información o contactar con ellos:

www.diaguitas.org; asociaciondiaguitas@yahoo.es; www.fpdeseo.org; www.fundacionabracadabra.org; www.worldvision.es.



 


Fuentes: Pelancha Gómez-Olazábal, www.diaguitas.org, Fundación Abracadabra; Fundación Pequeño Deseo. World Vision.

Fecha de actualización: 16-05-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×