Si fuera mi hijo… la importancia de no juzgar

Si fuera mi hijo… la importancia de no juzgar
comparte

Seguro que más de una vez te has sorprendido a ti misma por la calle diciendo, u oyendo a un amigo decir: “Si fuera mi hijo, no permitiría que estuviera dando esos gritos”, o “montando esa rabieta”, o alguna frase similar. Y ahora, años después, te ves a ti mismo en medio del centro comercial aguantando la pataleta de tu hijo sin saber muy bien cómo pararle, mientras notas cómo todo el mundo te mira y te juzga.

Y es que educar a un niño no es tan sencillo (ni tan complicado). Simplemente, hay que tener mucha paciencia y saber cómo actuar en cada situación, dependiendo de la edad del niño, de su carácter, de su madurez, etc. Porque lo que vale para un niño al educarle, no vale para otro. Y lo que es bueno para una familia, no le funciona a otra.

 

Por eso, los consejos en materia de educación, siempre que sean de buena fe y solicitados, son bienvenidos y te pueden dar una idea de cómo conseguir que tu hijo te obedezca, pero no siempre te serán útiles.

 

No hablemos por lo tanto de las críticas, ni siquiera las bienintencionadas. Criticar es muy sencillo, y gratis. A todos nos encanta hablar mal de los demás y comentar con otros que mal están actuando en tal o cual caso. Sin embargo, cuando nos critican a nosotros no nos gusta; menos aún si son críticas dirigidas a nuestra manera de educar a nuestros hijos.

 

Por eso, es importante aprender esta sabia lección: no juzgues nunca a los demás sin saber sus motivos para hacer algo; menos aún en materia de educación.

No te puedes perder ...

Aprendiendo a hacer los deberes

Aprendiendo a hacer los deberes

Aunque te parezca que aún es pronto para que tu niño empiece a tener deberes, cada vez es más común mandarles ciertas tareas sencillas desde pequeñitos para que vayan cogiendo el hábito de estudiar todas las tardes. Ayúdalo en todo lo posible para que no le cueste dedicar un rato al estudio
 

 

No mires a los demás padres por encima del hombro pensando que tu educación es mucho mejor y tus hijos los más obedientes del planeta. Seguro que más de una vez has tenido que pasar por una situación parecida a ese padre. Muestra empatía, sonríele con afecto, haciéndole ver que a todos nos pasa, y sigue tu camino. Puede que la próxima vez seas tú el que estés en ese centro comercial aguantando la pataleta, y agradecerás que la gente no te juzgue y te mire con amabilidad.

 

Y, a ser posible, destierra de tu vocabulario esa odiosa frase: “Si fuera mi hijo…”. No lo es, es el suyo, y hace todo lo posible. Igual que tú. Igual que todos.

 

Foto: Designed by Jcomp - Freepik.com


Te puede interesar:
Ganar peso durante el embarazo, alrededor de unos 12 kilos, es parte intrínsica de la propia gestación. Con el fin de evitar problemas de salud tanto a la madre como al feto es preciso no superar los límites establecidos.


Fecha de actualización: 19-01-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>