×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijastro me odia

Mi hijastro me odia

“¡No me digas lo que tengo que hacer!”, “¡No me mandas!”, “¡Solo obedezco a mi padre!”… Seguro que alguna de estas frases soltadas por un niño le resultará familiar a cualquier padrastro. Tal vez los niños se lleven muy bien desde el principio con la pareja de su progenitor, pero no suele ser lo habitual.

Publicidad

Indice

 

Problemas de adaptación a la familia reconstruida

Los niños de familias reconstruidas suelen ser hostiles y descargan su furia contra la nueva persona que entra a formar parte de su vida. Normalmente las razones no son personales, sino una manifestación de su desacuerdo a la nueva situación y a lo que la presencia de dicha persona significa (sus padres se han separado y no vivirán juntos nunca más). Creen que negarse a establecer un vínculo con el padrastro puede mantener el vínculo con el padre ausente o ser una afirmación del amor hacia él o la familia original que se ha deshecho.

 

¿Cómo actuar ante el rechazo de los hijos?

No te puedes perder ...

Mi hijastro me odia

Mi hijastro me odia

“¡No me digas lo que tengo que hacer!”, “¡No me mandas!”, “¡Solo obedezco a mi padre!”… Seguro que alguna de estas frases soltadas por un niño le resultará familiar a cualquier padrastro. Tal vez los niños se lleven muy bien desde el principio con la pareja de su progenitor, pero no suele ser lo habitual.

Y tambien:

Lo aconsejable es que tomes dos medidas importantes:

1. Entenderle, ser empático con el niño aceptando el dolor que siente ante su nueva vida (“Sé que te duele que tu familia se haya separado”). Comprender sus emociones y hacérselo saber, te acercará a él. El sentirse escuchado y entendido puede, al menos, disminuir su mal comportamiento.

2. Dejar claro que es necesario cumplir unas normas y seguir siendo educado, aunque ahora la familia sea distinta. El respeto no debe limitarse a la relación padre e hijo sino que debe extenderse a todos los miembros de la casa y a las normas familiares. Al mantener unas normas los niños aprenden que un adulto no tiene que ser madre o padre para que se le escuche o se le trate con respeto. Cumplir normas ayuda a que las cosas funcionen.
 

Consejos para mejorar las relaciones intrafamiliares

Si quieres una familia unida recuerda que el proceso no es inmediato ni fácil. Lograr que las personas se conozcan y se quieran requiere su tiempo.

Respeta las relaciones de los niños con sus progenitores. Y favorece los encuentros con la ex o el ex de tu pareja.

Pasa tiempo a solas con los niños en familia, para conocerles y favorecer la normalización de la familia. Si adoptas el tentador papel de amigo de juegos, le otorgas todos los caprichos o solo propicias situaciones lúdicas o divertidas llevándoles a sitios especiales con el objetivo de caerles bien o hacerles la vida más fácil, correrás el peligro de desestabilizar el hogar y no conseguir la buscada normalización. Por lo tanto si lo que pretendes es que no se sientan de visita en tu casa, lo aconsejable es tratar de hacer vida normal de familia.


Fuente: Blog EnFamilia de la AEP. "Nuevas familias: cómo adaptarse", https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/nuevas-familias-como-adaptarse

Fecha de actualización: 06-06-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.