×
  • Buscar
Publicidad

Madres solteras por elección

Madres solteras por elección

El rol tradicional de tener novio, casarse y después tener hijos ya no es válido para todas las mujeres. Muchas deciden tener hijos sin tener pareja, algo posible hoy en día gracias a los donantes de semen y la fecundación in vitro.

Publicidad

Indice

Una decisión muy pensada

Algunas mujeres tienen muy claro que quieren tener hijos, por encima de todo. Pero no siempre se encuentra a la pareja perfecta y muchas veces se plantan en los treinta y tantos, sin pareja y viendo cómo su reloj biológico no para de sonar.

La única opción para ellas entonces es plantearse la maternidad en solitario, pero este tema plantea muchas dudas: ¿Podré cuidarlo yo sola? ¿Crecerá diferente a los demás niños por no tener padre? ¿Puedo darle una educación tan buena como una familia tradicional? ¿Y si me pasa algo?

Estas y otras cuestiones surgirán a la hora de tomar esta importante decisión. Sin contar con otra también fundamental: ¿cómo tenerlo? Es decir, ¿prefieres un donante de semen o la adopción?

Cualquier persona, tenga pareja o no, debería meditar cuidadosamente si está preparada o no para tener hijos. Para muchas parejas es algo natural después de comprar una casa y casarse; pero a veces uno de los dos no está convencido de este paso, lo que puede llevar a problemas en la pareja o incluso al divorcio.

No te puedes perder ...

Tener un hijo para salvar a otro

Tener un hijo para salvar a otro

En 2006 el Gobierno aprobaba la ley de Reproducción Asistida, una polémica ley que por primera vez permitía la selección genética de preembriones con fines terapéuticos para terceros, es decir, escoger embriones sanos y compatibles con un hijo ya nacido para sanar la enfermedad que éste padezca. El Partido Popular y diversas asociaciones familiares y cristianas alzaron la voz contra la ley. A pesar de la oposición, la ley se aprobó y ya se han permitido muchos casos para curar a un hijo enfermo

Y tambien:

En resumen, tener un hijo siempre es una decisión trascendental ya que cambiará completamente tu vida. Lo más importante desde el momento que llegue al mundo será cuidarlo, y deberás anticipar al niño a ti siempre en todas tus decisiones.

El momento adecuado es aquel en el que tu estabilidad laboral, profesional y personal te permitirán darle la mejor educación posible y todo el amor del mundo, estés en pareja o soltera. Si estos requisitos se cumplen y estás convencida, no hay dudas.

La educación de cada familia es distinta, ya sea una familia numerosa, unos padres divorciados, una familia reconstituida… Y ninguna es mejor que otra. Lo más importante es darle todo el amor y cariño posible y educarlo desde pequeño por medio de unas normas y límites que le ayuden a crecer y desarrollarse como persona, aunque estos límites estén impuestos por una, dos o tres personas.

 

¿Reproducción asistida o adopción?

El número de madres solteras ha aumentado considerablemente en las últimas décadas. Si hace unos años estaba estigmatizado y la familia lo ocultaba, ahora, un estudio del Instituto de la Mujer del año 2008 pone de manifiesto que el número de mujeres que deciden ser madres en solitario se ha multiplicado casi por 13 en los últimos 30 años, pasando de un 2,03 a un 26%. Según indica este informe, las madres solteras por elección suelen ser mujeres de entre 35 y 45 años, activas laboralmente y en posesión de estudios universitarios.

Este estudio no concretaba la manera en que estas mujeres habían llegado a la maternidad, si mediante adopción o técnicas de reproducción asistida. Sin embargo, el Dr. Antonio Requena, director de IVI Madrid, explica que “ha aumentado un 28% el número de madres solteras que ha acudido a IVI en el último año. Si en el 2009 fueron 543 madres solteras las que optaron por la reproducción asistida; en el 2010 fueron 733”.

Para muchas resulta más sencillo acudir a una clínica de reproducción asistida y solicitar un donante de semen. Sin embargo, tanto una opción como otra plantean ventajas e inconvenientes.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de decidir es si realmente quieres estar embarazada o no. Muchas mujeres quieren ser madres, pero no quieren estar nueve meses pendientes de su salud física. Además, es fundamental contar con apoyo, ya sea de familiares o de amigos, porque el embarazo puede resultar de riesgo y que sea necesario reposo u otros cuidados especiales para los que hace falta contar con ayuda.

La edad y la fertilidad también influyen a la hora de decidir, ya que cuanto mayor se sea, más difícil que funcionen los tratamientos de reproducción asistida.

En cuanto a la adopción, en algunos países (incluido España) resulta más difícil adoptar para una persona en solitario que para una pareja. La edad y la economía personal también son condicionantes a la hora de conceder o no una adopción. Asegúrate de que tienes posibilidades reales de que te otorguen una adopción.

Y, por supuesto, el dinero. Ambas posibilidades son caras, así que deberás hacer cuentas para ver si puedes permitírtelo antes de embarcarte en esta aventura.

Si no lo tienes claro, haz una lista de pros y contras y estudia de manera realista tu caso, para ver cuál de las dos opciones se ajusta mejor a tus deseos y tus posibilidades.

 

¿Seré capaz de hacerlo?

Por muy segura y feliz que estés de tu decisión, es normal que te asalten dudas. La sobrecarga de trabajo y el exceso de responsabilidad pueden agobiarte, ya que todo el peso de su cuidado y educación depende exclusivamente de ti. No obstante, esto también tiene ventajas, ya que no tendrás que discutir con nadie sobre qué colegio es mejor.

- Piensa siempre en positivo: Si quieres, puedes.

- Rodéate de todos tus seres queridos para que te ayuden en las decisiones más complicadas y te den otro punto de vista sobre el cuidado del niño.

- Si te preocupa que le falte una figura paterna, tu hermano, tu padre o un buen amigo pueden suplir esa carencia.

- No debes agobiarte porque algo malo pueda pasarte y tu hijo se quede solo en el mundo, pero sí debes dejar por escrito en tu testamento quién quieres que sea su tutor si algo te pasara.

- Nunca mientas a tu hijo sobre su padre (o padres biológicos). Cuéntale las cosas tal y como sucedieron, pero con un lenguaje adaptado a su edad y sin darle más explicaciones de las que te pide.

- Confía en ti misma y en la familia que has formado.

- Intenta no sobreprotegerlo, un defecto de muchas mamás solas. Tiene que aprender a valerse por sí solo y fomentar su autonomía.

- No le mimes más ni dejes de regañarlo porque te dé pena que “no tenga padre”. Su educación debe ser la misma que le darías si tuviera un padre presente. Debes imponerle reglas y límites.


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado unas pruebas de altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.

Fecha de actualización: 26-03-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad