¿Cómo saber si mi hijo consume drogas?

¿Cómo saber si mi hijo consume drogas?
comparte

La adolescencia y la juventud son edades y etapas difíciles llenas de cambios en las que muchos adolescentes y jóvenes hacen cosas de las que pueden arrepentirse más adelante. Durante estas edades, la percepción del riesgo es menor y, por tanto, muchos jóvenes llevan a cabo muchas conductas sin ser plenamente conscientes de sus consecuencias.

Algunos de estos comportamientos incluyen el sexo sin protección, conducción temeraria o el consumo de drogas. Si eres padre de un adolescente, en este artículo hablaremos de este último punto y profundizaremos en las señales que pueden indicar si tu hijo o hija consume drogas.


Los adolescentes son experimentadores natos y es fácil que lleven a cabo conductas de riesgo sin ser conscientes de las consecuencias de su conducta, simplemente para mejorar su imagen. El egocentrismo característico de esta etapa de la vida, así como la importancia y la influencia que tienen las amistades, son algunas de las causas por las que se comportan de esta manera. 


Uno de los fenómenos más preocupantes de esta edad es el consumo de droga que es, en muchos casos, de tipo recreacional. La marihuana, la cocaína, el MDMA, entre otras, son sustancias psicoactivas que pueden comenzar a consumirse en edades relativamente tempranas.


Aunque muchos jóvenes viven el consumo de droga como una simple experiencia vital y más tarde lo dejan, otros siguen enganchados durante el resto de su vida, lo que les causa serios problemas en los diferentes ámbitos de su vida como el trabajo, las relaciones interpersonales y su salud.


 

¿Cómo detectar si el adolescente consume drogas?


El consumo de drogas es una de las grandes preocupaciones de los padres, que son las figuras clave en cuanto a la prevención de este comportamiento en sus hijos. Lógicamente, los adolescentes que consumen drogas tratarán de esconderlo.

 

 ¿Olor?


Algunas drogas como la marihuana o el tabaco dejan un fuerte olor en aquellas personas que las consumen. Si el adolescente es consumidor, empleará una serie de estrategias para minimizar las posibilidades de ser descubierto. Mascar chicle, limpiarse las manos repetidamente e incluso aplicarse perfume o loción de manera exagerada son algunos ejemplos de ello.

 

¿Cómo tiene los ojos?


En los ojos es muy posible detectar el consumo de drogas, pero se debe tener claro que cada droga tiene sus efectos y, por lo tanto, son varias las señales visibles que pueden manifestarse en esta parte del cuerpo.


La marihuana, por ejemplo, provoca que los ojos se enrojezcan y que aparezca una mirada de somnolencia. En el caso de las drogas como el éxtasis, los ojos adoptan lo que se conoce como “ojos en forma de plato”, bien redondeados, abiertos y con las pupilas dilatadas. La cocaína, por otro lado, también provoca una forma similar a la que genera esta droga de diseño, pero sus efectos son menos exagerados.

 

Cambios de humor


Las drogas causan un cambio de humor muy notorio en las personas que las consumen, especialmente cuando no están drogadas. Esto suele ocurrir porque el cuerpo está pidiendo que se consuma la droga nuevamente, y por eso pueden mostrarse irritables, gruñones e incluso agresivos. Además, la presencia de los padres incomoda mucho a los jóvenes que consumen, pues prefieren pasar tiempo a solas para hacer de las suyas.

 

 

El adolescente se ha vuelto irresponsable


La droga tiene un efecto devastador en la vida de la persona que la consume y esto incluye su trabajo o sus estudios. No siempre se da el caso, pero, especialmente en el caso de las drogas duras, sí que es posible que muchos jóvenes dejen de lado sus responsabilidades para vivir una vida más bien ociosa. Por ejemplo, las malas notas o repetidas llamadas de atención en el colegio también pueden ser un indicador de sus malos hábitos.

 

¿Qué hacer cuando se descubre que un hijo consume drogas?

 

Una vez que se ha notado que el adolescente actúa raro o se ha encontrado alguna sustancia es momento de actuar. Se debe tener muy en cuenta que, si no se hace ahora, el problema se hará más grave.

 

- Visitar al médico


El doctor le hará una serie de preguntas al adolescente y le explicará los riesgos asociados al uso de drogas. También realizará o pedirá un conjunto de exámenes de orina y sangre para determinar el tipo de sustancia consumida.


Él podrá indicar si hay necesidad de acudir a algún centro especializado en adicciones o los datos de contacto de algún especialista.


- Buscar ayuda psicológica


Tratar de hablar con el adolescente cuando se sospecha que usa drogas puede tornarse complicado. Él se pondrá a la defensiva y tratará de esquivar toda clase de conversación.


En lugar de pelear y empeorar la situación, busca ayuda de un psicólogo especializado en adolescentes y adicciones. La terapia permitirá que ambos lados, tu hijo y tú, entiendan al otro.

 

 

- Buscar ayuda en un centro de atención de adicciones


Si el adolescente consume drogas desde hace tiempo es probable que la solución no sea tan fácil ni rápida de hallar. El psicólogo y el médico podrán recomendar buscar un centro especializado.

 

Estos centros ofrecen condiciones de mayor seguridad y control en un ambiente agradable. Para obtener mejores resultados no se debe olvidar de:

 

- Elegir un lugar que tenga instalaciones cómodas y personal especializado.

- Buscar un centro con buena reputación.

- Resolver todas tus dudas y conversar con el personal que tratará al adolescente.

 


Como último consejo, el aceptar que el adolescente consume drogas es un paso difícil de dar. Como padres siempre se querrá pensar que el adolescente es responsable en su vida y salud. En lugar de negar la realidad, se debe ser objetivo y buscar la solución a este problema antes de que se presenten otras complicaciones.


Fuente:

Molina del Peral, José Antonio (2014), Dialogar para prevenir. ¿Qué hablo con mis hijos sobre drogas?, Madrid, Ed. Pirámide.

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar