¿Cómo ayudar a mi hijo a razonar?

¿Cómo ayudar a mi hijo a razonar?
comparte

Cuando a los niños se les ha estimulado desde temprana edad a razonar se obtiene como beneficio un buen desarrollo escolar, permitiéndole también resolver de la mejor manera los problemas que se le presenten día a día, teniendo una participación y aceptación adecuada en la sociedad.

“Se entiende por estimulación temprana al conjunto de técnicas y actividades sistemáticas y secuenciales empleadas en los niños de 0 a 6 años de vida, encausadas para desarrollar al máximo las capacidades cognitivas, motrices, lenguaje y socioemocionales”.


La estimulación temprana no adelanta el desarrollo de los niños, busca estimular de manera oportuna el desarrollo infantil.


“El área cognitiva le permite al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que le rodea, por lo que le debemos proporcionar experiencias que le permitan desarrollar sus niveles de pensamiento, su capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida y adecuada ante diversas situaciones”. Por lo que si desde temprana edad le proporcionamos a su cerebro la información que necesita conseguiremos el mayor número de conexiones neuronales, haciendo que sus circuitos se regeneren y sigan funcionando y desarrollando la inteligencia. (Orlando Terré, 2002).


Será recomendable proporcionarles a los niños actividades que los estimulen de acuerdo a su edad. Cuando son pequeños les encanta escuchar canciones y, si se las cantamos haciendo diferentes sonidos y tonos de voz, haremos que discriminen sonidos e identifiquen tonos agudos y graves. Esto hace que estén alertas y traten de asociar la imagen con el sonido, haciendo más divertida la canción. Cuando ya caminan si acompañas las canciones con bailes y/o expresiones corporales estaremos estimulando su equilibrio, ubicación espacial, coordinación bilateral y trabajando ambos hemisferios cerebrales, lo que beneficiará a la larga a ser niños más alertas y atentos a lo que suceda a su alrededor.


Si les leemos o contamos cuentos por las noches los relajará y se convertirá en una de sus actividades preferidas, ya que además de que es tiempo que comparten contigo estarán ampliando su vocabulario y si seleccionas historias basadas en el entorno en que se desenvuelve o algunas fábulas, estaremos reforzando algunos aprendizajes y valores. Al terminar tu relato, pregúntale qué fue lo que más le gusto, cuál fue su personaje favorito y por qué, si le gustó el final o si lo cambiaría. Esto les ayudará a estructurar su pensamiento, a imaginar y crear, de tal manera que va creando su propio razonamiento.


Procuremos que las actividades y juegos sean apropiados a la edad de los niños, no tratemos de que vivan adelantando su desarrollo y su infancia pase a ser la vida de un adulto chiquito.


Procuremos también que el tiempo que se les dedique a los niños sea exclusivamente para estar con ellos. Escucharlos atentos a lo que nos dicen, preguntan y les inquieta, el ser pacientes con ellos hará que ellos también lo sean, calmando su ansiedad para que actúen, piensen y expresen sus ideas de manera clara y ordenada; esto a futuro hará que los pequeños controlen sus impulsos y sean reflexivos lo que le evitará problemas de aprendizaje y de conducta reforzando una escucha activa que, cuando estén en clase, serán momentos de atención y aprendizajes significativos.


Para que los pequeños logren momentos de atención tendremos que estimularlos con ejercicios y juegos en donde pongan en práctica su memoria, como los rompecabezas, en donde observan la imagen completa y después tienen que unir las piezas que se han separado (memoria visual); los juegos de construcción, en donde ensamblan piezas y van creando figuras o torres (coordinación ojo mano, imaginación y creatividad); los memoramas también reforzarán mucho los periodos de atención visual al encontrar los pares de las tarjetas ubicados en diferentes lugares; los dominós podremos adecuárselos de acuerdo a su edad (figuras, números, grafías); y finalizaremos con las fichas de puntos, aquí ya estaremos iniciando con el conteo y razonamiento matemático.


La música es una herramienta valiosísima en el desarrollo cognitivo, afectivo, psicomotriz y social de los niños. Algunos especialistas en desarrollo infantil recomiendan ponerles música clásica (Mozart, Vivaldi entre otros) a los niños ya que las capacidades musicales están distribuidas en ambos hemisferios cerebrales, estimulando su desarrollo cognitivo, sus habilidades verbales y espaciales, el pensamiento lógico-matemático y el rendimiento del coeficiente intelectual.  Cuando los niños desde temprana edad aprenden a tocar algún instrumento musical porque es de su agrado y tienen la habilidad para hacerlo, se les estará proporcionado una buena orientación a su proceso de enseñanza ya que estaremos favoreciendo su capacidad auditiva, concentración, abstracción y expresión corporal, además de que es una actividad que requiere disciplina y  responsabilidad, de manera que si se hace por gusto y agrado estaremos proyectando estas habilidades a su desarrollo personal en respeto, autoestima, socialización y definitivamente en el aprendizaje. Si los pequeños no tienen la habilidad para tocar un instrumento, no te preocupes, con que la disfruten y forme parte de sus actividades, estarán también recibiendo y desarrollando los beneficios. Recuerda adecuar la música a la edad de tus pequeños y enseñémosles a disfrutar la buena música y adecuarla para la ocasión.


El razonamiento que más preocupa a los papás es en el área lógico-matemática por lo que será importante que, cuando nuestros pequeños vayan adquiriendo un conocimiento, no lo olviden ni lo aíslen ya que irán construyendo nuevos aprendizajes relacionándolos con los anteriores, por lo que recordemos que a base de repeticiones los pequeños se irán apropiando de los aprendizajes significativos.


Otros juegos que ayudan al razonamiento matemático son el ajedrez, jugar con ellos a resolver problemas matemáticos representados con objetos reales o dejarlos que nos acompañen a las compras y él pague y reciba su cambio (nunca solos cuando son pequeños). Con este tipo de razonamiento estaremos desarrollando en los pequeños su capacidad para solucionar diversos problemas en cualquier ámbito en el que se desenvuelvan formulando posibles soluciones, razonarán sobre sus metas, cómo lograrlas y organizar sus acciones y decisiones.


Recordemos que todas la actividades que realicen los niños utilizando sus sentidos les ayudarán a construir conexiones neuronales que se reforzarán a base de repeticiones por lo que no limites a tus pequeños y permíteles jugar, escuchar música, explorar e investigar explorando el mundo que les rodea y, si lo hacen de la mano contigo y a través del juego, estarás proporcionándoles todas la herramientas necesarias para ser una persona de éxito, segura de sí misma y con gran autoestima.


Fuente:

-SPITZ, René. “El primer año de Vida del niño”. Fondo de Cultura Económica, España

-TERRE CAMACHO, Mg  Orlando. “Estimulación multisensorial del niño de 0-6 años de vida. Edit. Libro Amigo, Lima,Perú (2003) 

-SPITZ, René. “El primer año de Vida del niño”. Fondo de Cultura Económica, España

-TERRE CAMACHO, Orlando. “Cómo Potenciar la inteligencia del Niño: Método Point”. Edit. Libro Amigo, Lima,Perú (2003)  

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×