¿Cómo tratar a los niños impulsivos?

¿Cómo tratar a los niños impulsivos?
comparte

Los niños impulsivos no se paran a reflexionar, no piensan las consecuencias de sus conductas y actúan sin pensar. Esto es algo que conviene trabajar desde pequeños ya que la capacidad para identificar el momento adecuado y saber esperar son factores clave para una buena aceptación social.

Un niño que es capaz de esperar y evaluar la situación antes de actuar consigue sacar lo mejor de sí mismo y es más libre ya que responde con su voluntad y no de manera automática y dejándose llevar por impulsos que pueden cambiar de un momento a otro.

 

¿Mi hijo es impulsivo?

 

Los niños impulsivos responden a algunas de estas características:

 

- No leen las instrucciones antes de realizar una tarea y se ponen a hacerla directamente, con lo que es probable que se equivoquen si no hacen lo que se les está pidiendo.

 

- No son capaces de guardar su turno en una fila.

 

- En los juegos en grupo le cuesta respetar su turno.

 

- Dice cosas sin pensar en las consecuencias, con lo que puede llegar a faltar al respeto o hacer daño a otros.

 

- Se mete en peleas sin una causa aparentemente justificada.

 

- No guarda el turno para hablar, interrumpe y lo hace por encima de los demás.

No te puedes perder ...

 

¿Cómo trabajar el control de la impulsividad?

 

Para controlar la impulsividad es imprescindible que la cabeza mande sobre el cuerpo, que el niño sea capaz, por ejemplo, de dejar de hacer algo cuando se lo pedimos; que pueda callarse y esperar el turno para hablar; o dejar de moverse si no es un buen momento.

 

Para ello, se pueden llevar a cabo una serie de ejercicios que conseguirán diferentes beneficios:

 

1- Jugar a bailar con una canción y, cuando la música pare, detenerse y quedarse quieto. Esto les ayuda a tener mayor capacidad de autocontrol, a aceptar y seguir las normas sociales.

 

2- Explicar al niño que no se debe interrumpir y actuar con el ejemplo. Hacer juegos de turnos. Estos ejercicios consiguen una correcta adaptación social, lo que contribuye a hacer más amigos y ser mejor aceptado.

 

3- Hacer juegos de preguntas donde la norma será que antes de contestar hay que estar callado unos segundos: evita que el niño diga o haga cosas de las que luego puede arrepentirse.

Fuente: Queremos que crezcan felices, Silvia Álava.

 


Te puede interesar:
Detectar niños con altas capacidades de manera precoz permite tomar las medidas precisas en el entorno del menor para que éste pueda alcanzar todo su potencial.


Fecha de actualización: 19-11-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>