Mª Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Nacional de Matronas

Mª Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Nacional de Matronas
comparte


En este número de TodoPapás hemos hablado con Mª Ángeles Rodríguez, presidenta de la Asociación Nacional de Matronas. Una profesión fundamental para aportar a la sociedad lo que se espera de ellas, hijos y madres sanos, como pieza básica de la salud.


TPP: ¿Qué es y qué hace una matrona?

 

MA: El perfil profesional  se expresa en la definición de Matrona aceptada por la Confederación Internacional de Matronas, la Federación Internacional de Obstetras y Ginecólogos y la Organización Mundial de la Salud, y es la siguiente:

 

"Una Matrona es una persona que habiendo sido admitida para seguir un programa reconocido por el Estado, ha terminado con éxito el ciclo de estudios prescritos y obtenido los títulos necesarios que le permitan inscribirse en los centros oficiales para ejercer legalmente la profesión de Matrona. Debe estar capacitada para proporcionar la necesaria supervisión, cuidados y consejos a la mujer en el embarazo, así como durante el parto y el puerperio. Asumir la propia responsabilidad de manejar el parto y ofrecer cuidados al recién nacido y al lactante. Este cuidado incluye medidas preventivas, la detección de anormalidades materno-fetales, procurarse asistencia médica y la ejecución de medidas de urgencia en ausencia de ayuda médica. Debe realizar un papel de consejera y educadora en el dominio de la salud, no solamente bis a bis con las mujeres sino en el seno de sus familias y de sus comunidades. Su labor deberá incluir la educación prenatal y la preparación de su familia en el papel de tal; y extender su cuidado en ciertas áreas de la ginecología, de la planificación familiar y el cuidado de los niños. Ella puede ejercer su profesión en hospitales, clínicas, centros de salud, a domicilio y en cualquier otro servicio de salud".

No te puedes perder ...

Síntomas de la anafilaxia en niños

Síntomas de la anafilaxia en niños

Los síntomas de la anafilaxia son variados y variables. Su gravedad o intensidad depende de diferentes factores, entre ellos de la edad de la persona afectada.

 

TPP: ¿Cuáles son sus orígenes?

 

MA: La profesión de matrona está ligada a la historia de la humanidad y no faltan reseñas en diversos documentos seculares de todas las culturas y épocas, haciendo referencia a la comadrona o partera. En un principio, como un oficio y más tarde configurada jurídicamente como una profesión.

 

En España, uno de los primeros documentos reguladores es el hecho de que Alfonso X el Sabio señalara en su obra de carácter jurídico "Las siete partidas" (1256-1263): "La partera debe ocuparse de la atención a la madre también durante el embarazo." Igualmente, se preocupa el rey de la atención al niño cuando enumera las cualidades de una buena nodriza. No deja de resultar curioso el interés de un rey por estos problemas.
 

Existen referencias escritas a ciertas parteras pero, más bien, motivadas por la dignidad de la parturienta que por ellas mismas. Así sabemos que a Doña Jimena le asistió una partera llamada "La Herradera", y que a la Reina Isabel de Portugal, esposa de Carlos I, le asistió una partera llamada Doña Quirce de Toledo.
 

También tenemos referencias escritas que nos demuestran que la comadrona era persona respetada. Precisamente en el relato del bautizo de Felipe II, se dice: "llevó a cristianar al Príncipe Felipe el Duque de Frías, a su derecha caminaba la comadrona que asistió el parto, y a su izquierda el Gran Duque de Alba".

 

Pero la existencia de la matrona como profesional no fue regulada hasta que en 1434 las Cortes de Zamora, y 1448 las Ordenanzas de Madrigal, dieron cartas de aprobación a médicos, cirujanos y parteras, para que pudieran ejercer libremente. Según el historiador Grangel, existió en España una pragmática firmada por los Reyes Católicos en 1498 que autoriza al Real Protomedicato para que examinara a las parteras, regulándose así de manera transitoria el ejercicio profesional.
 

En el año 1713, tal como ocurriera anteriormente en Francia, las matronas españolas ya     sabían que su monopolio había comenzado a dejar de serlo cuando en 1713 Julio Clement, comadrón de la Corte francesa, fue llamado a España para asistir el parto de la Reina Luisa Gabriela de Sajonia, esposa de Felipe V, primer soberano español de la Casa de Borbón, nieto de Luis XIV y nacido en Versalles. Conocedor el rey de los éxitos que los obstetras varones cosechaban en Francia, no quiso que a la Reina le asistieran las parteras españolas (E. Bumm, 1906). Éstas, como era de esperar, protestaron ante tan inaudita violación de sus derechos y publicaron escritos rechazando la intromisión de los hombres en el terreno obstétrico. Pero, las razones que esgrimían eran morales y religiosas, careciendo de toda base científica, por lo que sus grandes protestas no sirvieron de mucho y el obstetra varón acabó imponiéndose (E. Bumm, 1906).

 

En 1804 Carlos IV en cédula de 16 de mayo, dispuso de nuevo los exámenes de comadrona y expresa que "el arte de los partos y de las comadronas solamente podrán ejercerlos aquellas que obtuvieron el título respectivo". Al mismo tiempo se especifica que estarían sujetas a penas y multas aquellas que incumplieran la ley. En 1845, mediante Real Orden, se convalidan todos los títulos de matrona expedidos por el Real Protomedicato de Navarra, por otro nuevo de las distintas universidades. A partir de 1857 se hace mención a los títulos de matrona y practicante (recién creado). Y, desde entonces, ambas profesiones siguen trayectorias paralelas y se las menciona conjuntamente respecto a sus reválidas. En las primeras legislaciones se orienta la formación de ambos profesionales hacia la asistencia domiciliaria principalmente, y en 1888 se regulan de nuevos ambas carreras  a través del Colegio de San Carlos, con la aprobación del Protomedicato. Los estudios exigidos estaban contenidos en La Cartilla de Antonio Medina.

 

En 1904 se deroga la normativa anterior y se regula de nuevo la carrera de matrona, mediante Real Orden especificándose que "para adquirir el título se cursarán los estudios en las Facultades de Medicina". Para hacer la inscripción se les exige ser mayor de edad y tener certificado aprobado en la Escuela de Enseñanza Primaria Supe¬rior. Se establecieron los estudios en dos años académicos.

 

Las matronas españolas, por fin, tuvieron formación académica. Pero a diferencia del resto de Europa, no existían aquí instituciones asistenciales importantes dedicadas a la obstetricia, de manera que las estudiantes no tenían lugar apropiado para recibir enseñanza clínica hasta 1904. Fue entonces cuando se inauguró la Maternidad de Santa Cristina de Madrid, donde se instaló la primera Escuela de Matronas de España quedando adscrita en 1931 a la Facultad de Medicina.

 

En el pasado más reciente podemos ver la evolución de una profesión, cada vez más consolidada y con más proyección de futuro, contemplada en toda Europa como una profesión independiente y con Directivas Sectoriales propias que definen el ámbito de sus actividades y competencias, así como la formación académica. (Directivas 154-155/80).

 

TPP: ¿Cómo ha evolucionado el papel de la matrona?

 

MA: A lo largo de la historia, las Matronas han sabido adaptarse y prepararse  para  asumir los cambios  sociales y nuevas necesidades en el ámbito de la salud. 

 

Los cambios en los últimos 20  años están en el escenario de los partos y algunas herramientas de control del proceso. La esencia de la profesional matrona es la misma: ayudar a una mujer.

 

TPP: ¿Tres consejos para una embarazada?

 

MA: El embarazo no es una enfermedad y tu cuerpo es una maravilla de la naturaleza preparada para adaptarse a los cambios que origina la gestación, por tanto:

-Vívelo con el entusiasmo de haberlo decidido libremente.
-Cuídate con la responsabilidad de que cuidas a tu hijo.
-Disfruta de que esta extraordinaria vivencia te ha llegado en un país con recursos que te facilitará las cosas.

 

TPP: ¿Tres consejos para el momento del parto?

 

MA:

-Quieres tener a tu hijo porque así lo decidiste.
-Puedes porque te sobran capacidades para ello.
-Confía, porque tendrás toda la ayuda posible de los profesionales que cuidaremos de ti.

 

TPP: Y, ¿para la etapa posparto?

 

MA: Después del importante logro de traer a tu hijo al mundo, del esfuerzo continuado del embarazo y del sprin final del parto es posible que te sientas cansada y, a ratos, desanimada (casi deprimida).  Sin embargo, tus pensamientos giran en torno a la gran responsabilidad que has contraído y tu propia capacidad de hacerlo lo mejor posible. Mis consejos para ti son:


-Confía en ti misma pero pide colaboración a los tuyos y, si es preciso, a los profesionales.
-Confía en tus capacidades para la crianza.
-No te empeñes en ser super-woman y limítate a ser sencillamente persona-mujer-madre.


 

TPP: Las clases de preparación al parto, ¿qué beneficios aportan?

 

MA: En España, desde la década de los 60, ha existido la Escuela de Educación Maternal del Dr. Aguirre de Cárcer que, promovió entre los profesionales (médicos y matronas) la importancia de indicar a las embarazadas que siguieran cursos de Preparación Maternal, mal llamados cursos de “parto sin dolor”. Siguiendo esas indicaciones, las matronas hemos impartido este tipo de educación sanitaria durante 40 años en los establecimientos del sistema sanitario público, llegando prácticamente al 80% de todos los embarazos, constatando la eficacia del aprendizaje de las mujeres que siguieron estos programas.

 

A día de hoy, muchas mujeres, comprendo que muy ocupadas, no piensan ni por un momento dedicar unas horas durante su embarazo a informarse, salvo con lecturas más o menos fiables sobre todo lo concerniente a la maternidad. Sin lugar a dudas, en otros tiempos las mujeres ha tenido y criado a sus hijos siguiendo los mandatos del instinto y casi siempre los consejos de sus propia madre pero, hoy ni está siempre su madre ni hacemos casi nada por impulso instintivo, sino más bien bajo el sofisticado efecto cultural. Por tanto no se puede confiar absolutamente en que algunas de las modernas madres hayan procesado  debidamente toda la información y sepan hacer y tomar las mejores decisiones en cada momento. Por ejemplo, no acudir al hospital porque las contracciones, aunque son regulares y cada 5 minutos no duelen. Si hubiera seguido un curso de Educación para la Maternidad sabría que el útero, cuando se contrae, es como cualquier otro músculo que duele cuando lleva mucho tiempo trabajando o trabaja a una intensidad alta. Sin embargo, aunque no duela las contracciones regulares cada 5 minutos durante 2 horas han podido iniciar el parto y éste es un motivo para acudir al hospital.
 

Resumiendo: hay que tomar muy en serio el asunto y convencerse de la importancia de realizar estos cursos. La información es poder y extrapolado a la maternidad es saber. Saber que el parto dura unas horas y la anestesia epidural es sólo un tratamiento más pero comprender, asumir y saber hacer lo correcto en cada momento del embarazo, el parto y los largos años de crianza requiere un conocimiento casi nunca innato.

 

TPP: En su opinión, ¿lactancia materna o biberón?

 

MA: Sin ninguna duda: lactancia materna. La leche materna es lo que ha mantenido vivas a todas las especies de mamíferos durante miles de años. La leche materna es de diseño biológico diferente para cada animal. De tal manera, cada una tiene una composición propia, por tanto la absorción y metabolismo de cada leche será la mejor siendo de la misma especie. Es decir, la leche de vaca es estupenda para el ternero pero no para nuestros bebés.

 

Además de las cualidades nutritivas, la lactancia natural proporciona otras ventajas: refuerza el vínculo materno-filial, favorece la normalización (involución) del organismo materno, proporciona una alimentación en perfectas condiciones higiénicas, es económico, de fácil manejo y, sobretodo, refuerza el sistema inmunológico del recién nacido.

 

TPP: ¿En qué momento surge la Asociación Nacional de Matronas? ¿Qué objetivos busca?

 

MA: La Asociación Nacional de Matronas se funda en el año 1978, durante el último Congreso Nacional organizado por el Consejo Nacional de Matronas en Palma de Mallorca,  por iniciativa de muchas presidentas de los antiguos colegios provinciales de matronas y otras matronas que sin vínculo con ninguna organización no nos gustó nada perder las Secciones Colegiales por entender que con la unificación incondicional de colegios nos dejaría en una situación minoritaria a todos los efectos de representación y defensa de los asuntos propios de la profesión de matrona.

 

Los objetivos de la Asociación Nacional de Matronas están orientados hacia la sociedad, las mujeres y sus familias, así como hacia el colectivo. El entorno de la salud reproductiva y, en general, la salud de la mujer a lo largo de toda su vida.

 

En cuanto al colectivo, trabajamos por los intereses de la profesión en la formación continua, la calidad de los cuidados, la divulgación de los avances en salud reproductiva, las políticas para la formación de las futuras matronas y por la identidad y autonomía de la profesión.

 

TPP: ¿Cómo ve el futuro de las matronas en nuestro país?

 

MA: En la actualidad existen muchos problemas que no facilitan las cosas: la escasez de matronas, la carencia de suficiente autonomía para llevar a cabo la atención de las mujeres bajo nuestro criterio y competencias, las retribuciones que no se relacionan con la formación y responsabilidad, la presión social que siempre espera resultados… un largo etcétera que, en parte, depende de otros. Por ejemplo, las retribuciones se establecen, en parte, por los sindicatos a quienes no interesamos porque no interesan las minorías.

 

El futuro puede ser ilusionante, siempre que las Matronas tomemos las riendas de nuestros asuntos. A día de hoy, faltan más de mil Matronas en España para poder dar la calidad que pretendemos en los cuidados.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un calendario para saber el sexo del bebé basado en una teoría que relaciona el momento de la concepción y el ciclo de la ovulación con el sexo del bebé. La evidencia científica de esta relación es poca, pero dado que su práctica es totalmente inocua es una opción que siempre se puede probar. Al fin y al cabo la probabilidad de tener una niño o un niño es del 50%!


Fecha de actualización: 28-03-2006

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>