Consuelo Crespo. Presidenta de UNICEF- Comité España

Consuelo Crespo. Presidenta de UNICEF- Comité España
comparte

El pasado mes de septiembre UNICEF fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2006 por “su esfuerzo generoso de apoyo a la infancia”. A punto de cumplir 60 años como principal organismo de ayuda a los niños en el mundo, hemos hablado con Consuelo Crespo, presidenta del Comité Español de UNICEF, quien al recoger el premio no dejó de recordarnos un dramático dato: 8 de cada 10 niños no disfrutan de los derechos básicos como llevar una vida digna y recibir una educación

 

 

“Debemos ayudar a nuestros hijos a descubrir los valores que perduran, viviendo con más capacidad de dar que de recibir”


Como presidenta de UNICEF-Comité Español y tras el reciente galardón Príncipe de Asturias ¿cuál es su principal objetivo?

La misión del Comité es dar a conocer  la situación de la infancia en el mundo y en España, y cómo debería ser enmarcándola en la Convención sobre los Derechos del Niño.

Debemos difundir el trabajo que realiza UNICEF para lograr el cumplimiento de los derechos de la infancia y recaudar fondos para apoyar ese trabajo.

Mi objetivo es cumplir ese mandato lo mejor posible.


¿Por qué decidió dedicarse a los niños?

Siempre he pensado que la inquietud por mejorar el mundo debe materializarse en compromisos concretos, y las oportunidades que me han surgido siempre han tenido que ver con la infancia.

Creo que el trabajo que UNICEF realiza por y con los niños es la mejor forma de transformar las cosas.


¿Cuál es el principal enemigo de la infancia?

La falta de valores, la visión a corto plazo y el individualismo que se han instalado en la sociedad del bienestar.


¿Es necesaria la actuación de UNICEF en el Primer Mundo?

Sí. Mientras el mundo que llamamos desarrollado no tome el rumbo correcto, el mundo en desarrollo no tomará el que justamente le corresponde.


Y en España concretamente ¿contra qué lucha UNICEF?

El trabajo de UNICEF tiene el objetivo de garantizar la protección a todos los niños y niñas, pero la prioridad son aquellos que se encuentran en una situación de especial emergencia, en los 156 países en vías de desarrollo.

En España, UNICEF trabaja en varios ámbitos: el de la educación, con programas de educación en valores y educación para el desarrollo; el de la protección, con campañas contra la explotación sexual infantil en los viajes y acciones para protección de los derechos de los niños y niñas en Internet; y el de la promoción de derechos participando activamente en la difusión, seguimiento y evaluación de la Convención sobre los Derechos del Niño en nuestro país. El propósito de UNICEF-Comité Español, de cara al futuro, es centrar su trabajo en la promoción de políticas públicas para la lucha contra la exclusión social de la infancia en nuestro país.


¿Cómo es la actuación de UNICEF-Comité Español en el mundo?

El Comité Español es uno de los 37 Comités Nacionales de la organización, que tienen la función de apoyar las políticas y programas de UNICEF mediante la promoción y defensa de los derechos de la infancia, la educación para el desarrollo y la recaudación de fondos. Con un trabajo coordinado de los comités autonómicos, provinciales y locales, se pretende situar los derechos de la infancia en el centro de la agenda política y movilizar y concienciar a la sociedad para invertir en la infancia.

UNICEF como institución internacional, ha establecido cinco prioridades básicas para los próximos años que son: la supervivencia y desarrollo del niño; la educación básica e igualdad entre los géneros; el VIH/SIDA y la infancia; la protección de los niños contra la violencia, la explotación y los malos tratos; y la promoción de políticas y asociaciones a favor de los derechos de la infancia.

El Comité Español colabora  para lograr esos objetivos.


¿Actúan en colaboración con las ONG?

Sí, UNICEF actúa en colaboración con ONG tanto locales como internacionales, con los gobiernos y con otras agencias de Naciones Unidas. Trabajar juntos permite rentabilizar  esfuerzos y maximizar  resultados para los destinatarios de nuestros  programas.


Pídanos… ¿qué podemos hacer la población civil de los países desarrollados por los niños?
Sobre todo estar bien informados, conocer cómo vive la mayor parte de niñas y niños del mundo y el porqué de su situación de pobreza. Y así reflexionar sobre cuál debería ser nuestra respuesta, y ofrecerla a través de las organizaciones humanitarias.

Los ciudadanos también pueden colaborar haciéndose socios, aportando periódicamente  una cantidad de dinero, ya sea grande o pequeña. Estas contribuciones nos permiten trabajar con planificación, avanzando hacia los objetivos propuestos y además el socio-colaborador está informado de la labor que desarrolla UNICEF y cómo se emplea su aportación, ya que recibe periódicamente nuestra revista y otras publicaciones.La misión del Comité es dar a conocer  la situación de la infancia en el mundo y en España, y cómo debería ser enmarcándola en la Convención sobre los Derechos del Niño.Debemos difundir el trabajo que realiza UNICEF para lograr el cumplimiento de los derechos de la infancia y recaudar fondos para apoyar ese trabajo. Mi objetivo es cumplir ese mandato lo mejor posible

 

¿Y los organismos públicos y demás instituciones?

Deben adecuar sus normas a la Convención sobre los Derechos del Niño, dedicar todos los recursos que sean necesarios para poder cumplirlas y, en definitiva, garantizar que realmente se cumplan.


¿Se podría hacer más?

Siempre se puede hacer más, por eso, UNICEF lleva a cabo programas en favor de la infancia en todo el mundo. Por dar algunos datos, en la actualidad 5.700.000 niños y niñas están abocados a realizar trabajos forzosos y de servidumbre, y en los países menos desarrollados la tasa de mortalidad entre los menores de 5 años es de 155 (en algunos países hasta más de 300) por cada mil nacidos vivos. La lista de cifras dramáticas cuando hablamos de infancia es interminable, por lo que sí,  hay mucho trabajo por hacer.

Todos -la sociedad en general y, por supuesto, también los gobiernos- podríamos comprometernos más.

Los problemas que UNICEF denuncia no son cercanos a nuestra cotidianidad y tendemos a hacerlos invisibles sin percibir la importancia que realmente tienen. Por eso, es necesario dedicar muchos esfuerzos a la sensibilización.

Quizás estemos ya demasiado habituados a ver imágenes del sufrimiento infantil y nos hemos vuelto insensibles…

Debemos evitar difundir imágenes que  buscan captar la atención del espectador a través del morbo y del espectáculo. En mi opinión, es necesario, e incluso urgente, sensibilizar a la sociedad para conseguir su movilización pero mostrando la realidad con rigor y el máximo respeto a la dignidad de las personas.


¿Cuánto dona España a la infancia respecto a otros países?

Según el informe anual de UNICEF de 2005, España ocupa como donante el octavo lugar entre los países más desarrollados. El total de los recursos donados en España es de 35.953.000 euros, frente al total de 171.310.375 euros de  EE.UU., que ocupa el primer puesto, o Alemania con 131.703.061 euros.

Sin embargo, teniendo en cuenta las contribuciones per cápita a UNICEF, Noruega es el más generoso y España ocupa el puesto número 20.


Estamos viviendo un momento de numerosos conflictos bélicos, especialmente crueles con la infancia. ¿Qué puede hacer UNICEF-Comité Español por los niños de estos países?

Recaudar todo lo posible para enviar los fondos que se necesitan a la zona de conflicto, allí   trabajamos para darles protección, educación y la recuperación psicológica necesaria, también para proporcionarles agua potable, nutrición adecuada, atención a la salud, etc.Es muy importante que esos fondos lleguen en el momento en que se solicitan para poder atender lo mejor posible al mayor número de niñas y niños dentro de las enormes dificultades que esas situaciones provocan.


¿Pueden olvidar estos niños lo que han vivido?

A un niño no se le puede hacer olvidar los horrores de la guerra, la violencia, la explotación o la pobreza. Lo que se intenta es ofrecerles la oportunidad de una vida mejor, alejada de estas amenazas. Se trabaja con ellos para que a través de las actividades de rehabilitación psicosocial asimilen las experiencias vividas y consigan el aprendizaje necesario para continuar viviendo su infancia a pesar de la situación tan extrema que les ha tocado pasar.


¿Cree que es posible la erradicación del hambre en el mundo? ¿O es una utopía con la que seguiremos soñando?

Estamos en el siglo XXI y más del 80% de la población mundial vive en situación de pobreza, de exclusión, de vulnerabilidad. Se conocen las estrategias para cambiar esa situación, existen los medios, pero falta la voluntad política de hacerlo.


¿Cómo podemos inculcar a nuestros hijos la solidaridad, la cooperación y la tolerancia?

Los jóvenes necesitan asumir los valores que perduran, pero en nuestra sociedad están ocultos bajo los que caducan, que son más visibles y más atractivos en apariencia.

Nuestra tarea es ayudarles a descubrirlos y distinguirlos. Quizá la mejor manera es que los adultos vivamos con más capacidad de dar que de recibir.


Muchas gracias y enhorabuena por el Premio Príncipe de Asturias.

Gracias a vosotros por ofrecernos un espacio en vuestra revista. Los medios sois nuestra mejor herramienta para dar voz a los niños y niñas que carecen de ella.

Más infromación:
www.unicef.es


Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×