• Buscar

El síndrome de burnout: madres agotadas

El síndrome de burnout: madres agotadas

O, lo que es lo mismo, “quemarse” por el estrés y las preocupaciones, algo que les pasa a casi todas las madres en algún momento de su vida quizá porque nos exigimos demasiado, o porque no tenemos la ayuda suficiente, o porque tenemos una filosofía de vida equivocada.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el síndrome de burnout en madres?

El síndrome de burnout se aplica generalmente al trabajo y es un trastorno causado por la presencia de una respuesta prolongada al estrés. No obstante, puede aplicarse a cualquier caso en el que una persona esté quemada, agotada, cansada y exhausta y ya no pueda más. Como les pasa a muchas mamás.

Y es que ser mamá es el trabajo más agotador ya que no hay descanso. Eres mamá las 24 horas del día, los 7 días a la semana y los 365 días del año. Aunque te vayas unos días de vacaciones sin tus hijos, sigues pensando en ellos, en qué habrán comido, si estarán bien o no… No somos capaces de desconectar.

Estas características de todas las mamás, unidas a las preocupaciones y problemas del día a día, puede hacer que estallemos y nos “quememos”.

Los síntomas principales de este síndrome son:

- Cansancio extremo

- Dolor de cabeza

- Problemas para dormir

- Dolores musculares

- Trastornos gastrointestinales

- Sensación de soledad

- Problemas de pareja y distanciamiento afectivo

- Frustración

- Estrés

- Tristeza y ganas de llorar

- Ataques de ansiedad (como una presión en el pecho que no nos deja respirar)

Muchos de estos síntomas pueden confundirse con otros trastornos o problemas, pero lo más probable es que si padeces el síndrome de burnout lo sepas ya que te sentirás totalmente superada por tu vida.


¿Por qué aparece el burnout?

Las causas son muchas, y dependerá de cada mujer, pero en definitiva la aparición de este síndrome se debe a lo que comentábamos antes: la presión de ser una madre perfecta, y además estar a tope en el trabajo, tener tiempo para la familia, los amigos, el marido… Nos exigimos demasiado y es imposible llegar a todo.

Nos sentimos juzgadas y nos frustramos al ver que no logramos alcanzar todo lo que queremos. Esa presión día a día, termina por hacernos estallar.


¿Qué hacer ante esta situación?

Si sientes que tu vida se escapa de tus manos y que la presión, el cansancio y el agotamiento te pueden, quizá debas dar una vuelta a tus prioridades:

- No te aísles: habla con tu pareja, otras mamás que estén pasando por lo mismo, tu madre o una amiga, quien tú quieras, pero no te encierres en ti misma o se agravará el problema.

- Pide ayuda para hacer las cosas: no eres peor madre si no eres capaz de hacerlo todo tú sola, al contrario, eres mejor si pides ayuda antes de desmoronarte. Las tareas de la casa, el cuidado de los niños… con lo que necesites, busca ayuda, ya sea tu pareja, a la que puedes implicar más en los quehaceres, como un asistente o ayuda externa.

- Organízate: hay que priorizar y no intentar hacer todo el mismo día. Los domingos por la tarde puedes dedicar un ratito a organizar tu agenda semana para ver qué cosas hay que hacer esa semana, cuáles deben hacerse cada día y cuáles se pueden aplazar. No pretendas ser una superwoman.

- Reserva un rato para ti: aunque solo sea media hora a la semana, dedica un rato para cuidarte, leer un libro, salir a caminar, de compras o tomar un café con una amiga. Desconecta mente y cuerpo.

- Ejercicio y vida sana: el estrés está relacionado también con las horas de sueño y la alimentación, así que procura dormir al menos 7 horas al día, llevar una dieta sana y hacer ejercicio regular para desestresar. El deporte aporta felicidad y nos permite no pensar en nada durante un rato.


Fecha de actualización: 05-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×