×
  • Buscar
Publicidad

5 cualidades que debe tener un buen padre

5 cualidades que debe tener un buen padre

Esos locos bajitos. Tener hijos es algo que implica una enorme responsabilidad, pero también momentos totalmente inolvidables. Tras cada hijo hay unos padres sobre los que recae la enorme responsabilidad de influir en la forja de la personalidad y el comportamiento de esa personita que está dando sus primeros pasos en la vida. 

Publicidad

Índice

 

No es tarea fácil, tenlo por seguro, pero es un camino que se puede disfrutar muchísimo si se vive como es debido. Aquí no te vamos a ayudar en ese sentido, o al menos no de forma directa, sino que vamos a ayudarte a saber qué diferencia a un buen padre del resto, qué se debe tener y fomentar para criar bien a un hijo.
 

5 características esenciales de un buen padre

Ser un buen padre no es fácil. Requiere mantener un equilibrio entre ciertas cualidades y una mente siempre abierta al cambio y al aprendizaje. No existe un manual para ser el padre perfecto, pero sí que hay ciertas cualidades y pautas importantes para poder asegurar la construcción de una familia en la que reine el buen ambiente, una que parta de unos lazos forjados con amor, cariño y confianza.

¿Y cuáles son esas características? Las vamos a ver a continuación, así que toma buena nota si estás esperando la llegada de un retoño a tu casa.
 

Resiliencia

No te puedes perder ...

Elige la silla de paseo adecuada

Elige la silla de paseo adecuada

Actualmente encontramos en las tiendas una gran variedad de sillitas de paseo disponibles para los más pequeños.  Esta situación nos plantea una verdadera incógnita a la hora de elegir una de ellas y saber, sobre todo, si nuestra decisión ha sido la correcta

Y tambien:

Como padre, y como persona, seguramente tendrás días más o menos difíciles, pero no puedes dejar que esto afecte negativamente a cualquiera de tus hijos. No hablamos de ser una persona que no muestre ningún tipo de debilidad, sino más bien de ser una capaz de reponerse y supercar cualquier circunstancia adversa.

Poder 
ser resilientes es algo difícil, pero tremendamente necesario ya no solo por el bienestar de tus pequeños, sino también por el tuyo. Necesitas tener esa capacidad de levantarte y pelear contra viento y marea, incluso cuando las cosas se ponen difíciles. Eso, además, será un genial valor a inculcar a tus hijos.
 

Aprendizaje

Por supuesto, nadie es perfecto. Te equivocarás, tomarás decisiones erróneas e incluso descubrirás que tus hijos pueden ser auténticas cajas de sorpresas, tanto en lo positivo como en lo negativo. Todo eso te servirá para darte cuenta de que tienes mucho que aprender como padre y como persona, y eso es algo que no puedes olvidar nunca y que siempre debes tener presente.

Toma nota de cada lección, de cada cosa que aprendas a diario en la convivencia y fuera de esta. Eso te ayudará a ser mejor persona y, también, a ser un mejor padre. Y, aunque resulta obvio, recuerda que es algo que debes transmitir a tus pequeños: el valor de aprender cada día de lo vivido y sacar lecciones que nos ayuden en el futuro.
 

Coherencia

Ser coherente es algo en lo que fallan muchos más padres de lo que parece. Y es que no tiene lógica ni sentido que establezcas unas normas y que, de repente, por cansancio o por falta de ganas, decidas romper esas normas sin explicación alguna, solo para retomarlas al día siguiente con más dureza aún. Eso da un mensaje contradictorio a los niños, los confunde y los desubica.

La coherencia es fundamental en la educación de los niños, pero a menudo es algo que también deben aprender, y la única forma de que comprendan qué es y cómo se lleva a cabo es siendo tú coherente. Aplica las normas de forma consciente, mantén una rutina predecible y lógica. Es algo fundamental para que vivan con cierto equilibrio y entiendan mucho mejor cómo funciona el mundo que les rodea.
 

Amabilidad

Como padre, una de tus prioridades es hacer que tus hijos se sientan seguros y a gusto contigo. Deben encontrar en ti un refugio en el que poder hablar, sentirse cómodos y a salvo de cualquier problema del exterior. La mejor forma de llegar a ello es demostrando tu amabilidad, no basta con quererlos mucho, hay que demostrarles ese amor, esa confianza y ese cariño tan necesarios para forjar un vínculo tan fuerte como es el que debe existir entre un padre y un hijo.

Adáptate a las curvas que puedan surgir durante el camino de la vida con tus retoños, aprende de todo y aplica todas las enseñanzas que os da el día a día, pero recuerda siempre hacerlo desde la amabilidad y el cariño. Evita los gritos y las humillaciones, haga lo que haga tu hijo, trátale siempre con amabilidad.
 

Compenetración

Si hay algo importante entre los padres y los hijos es la compenetración, la facilidad para poder formar un buen equipo sin que haya discusiones ni guerras constantes. Aunque hay edades más complicadas, sobre todo la adolescencia, siempre debe quedar ese resquicio de complicidad entre una parte y la otra porque, en el fondo, lo importante es la capacidad para establecer una familia que esté verdaderamente unida frente a viento y marea.

Todos estáis remando en la misma dirección, aunque a veces no lo parezca. De este modo, no solo os encontraréis más a gusto cuando estéis juntos, sino que también aprenderéis mucho más lo que significa trabajar en equipo, lo que puede conseguir una buena comunicación y lo importantes que son tanto la asertividad como la empatía. Además, la compenetración os ayudará a estar unidos frente a la adversidad.

Y estas son las bases. El resto es un camino que solo se puede descubrir andando, aunque recuerda, debes hacerlo siempre de la mano del resto de tu familia.


Fecha de actualización: 09-09-2020

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.