×
  • Buscar
Publicidad

Ciberbullying, cuando el acoso está en el móvil

Ciberbullying, cuando el acoso está en el móvil

El ciberbullying consiste en un acoso reiterado a través de medios tecnológicos, como pueden ser las redes sociales o internet. Puede tratarse de situaciones de vejaciones, insultos o chantajes. En España, su prevalencia va en aumento con los años, y cada vez a una edad más temprana.

Publicidad

Según una encuesta realizada por Microsoft, el 37% de los jóvenes españoles admiten haber sufrido ciberacoso. A pesar de que el acoso online o ciberbullying puede darse y se da en cualquier edad, es especialmente prevalente en la entrada de la adolescencia (12-14 años), aunque últimamente se observan casos cada vez más tempranos, con 10-11 años.

 

¿Qué es ciberbullying?

Hablamos de ciberacoso cuando alguien humilla, atormenta, molesta o amenaza de forma reiterada y consciente a otra persona a través de medios digitales, como puede ser internet, redes sociales…El anonimato que a veces proporcionan estos espacios, así como la no percepción directa del daño causado hacen que el ciberbullying pueda adoptar formas distintas a las que adoptaría el bullying en el espacio físico. A menudo los niños ven el terreno online como uno en el que todo vale y nada importa. Pero esto no es así.

Qué puede hacer si tu hijo está experimentando ciberbullying:

1. Observar. Puede que tu hijo no te quiera contar el problema por vergüenza u orgullo. Fíjate si parece molesto después de haber estado con el móvil o el ordenador, si parece irascible o no quiere estar con su familia y amigos…Pueden ser indicadores de que está viviendo una situación de bullying.

No te puedes perder ...

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión durante el embarazo puede desarrollar una conducta violenta en los hijos adolescentes

La depresión en el embarazo se asocia con conductas violentas en los hijos adolescentes, según un estudio de las Universidades de Cardiff y Bristol y el 'King's College' de Londres en Reino Unido. El trabajo ha descubierto que los niños de áreas urbanas cuyas madres sufrían de depresión durante el embarazo eran más propensos que otros a mostrar conductas antisociales, incluyendo el comportamiento violento, en años posteriores de la vida.

Y tambien:

2. No contestar. Lo mejor que podeis hacer es distanciaros lo más posible de la situación y mantener la calma. 

3. Comunicación y apoyo. Habla con tu hijo, puede que necesite apoyo emocional; hazle saber que tiene el apoyo de su familia y que vais a combatir juntos la situación.

4. Pedir ayuda. Acude al colegio si la fuente del acoso es un compañero/a para que inicien algún tipo de protocolo; contacta con las redes sociales en las que tenga lugar el acoso para que cierren el perfil o página y te ayuden a que no pueda continuar esa situación.

5. Bloquear. Dile a tu hijo que bloquee en sus redes a esas personas. Evitarás que se vuelvan a poner fácilmente en contacto con él.

6. Guardar pruebas. Capturas de pantalla, guardar los emails, comentarios o posts vejatorios…Guárdalos para tener pruebas con las que apoyar tu testimonio y el de tu hijo en caso de que haga falta.

7. Comunicación para intentar cortar la situación. Intenta hablar con la parte que está llevando a cabo el bullying. Hazles saber que lo que están haciendo es humillante y vejatorio y que es castigable por la ley. Si se trata de otro compañero del colegio, habla con sus padres. Puede que esto les dé el golpe de realidad necesario para que sean conscientes de que lo que estaban haciendo está mal y con ello se detenga la situación.

8. Si no cesa, denuncia. Se trata de un delito y no tienes que dejarlo estar. Si hablando de manera civilizada no habéis conseguido acabar con el acoso, recurre un paso más allá y denuncia. 

 


Fecha de actualización: 29-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.